El número de muertes diarias por la COVID alcanza un nuevo récord en EE. UU., por encima de las 4,400

MIÉRCOLES, 13 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Las muertes por el coronavirus en Estados Unidos alcanzaron otro récord diario el martes, cuando 4,400 estadounidenses fallecieron por la COVID-19 en las 24 horas anteriores.

Estados Unidos ya tiene el conteo de muertes más alto del mundo, con un amplio margen, y apenas faltan 20,000 para llegar a las 400,000, apenas un mes después de que el país llegara al umbral de las 300,000, reportó el The New York Times.

El número de muertes diarias por la COVID alcanza un nuevo récord en EE. UU., por encima de las 4,400

El secretario de salud, Alex Azar, dijo el martes que el gobierno federal liberaría ahora todas las dosis de vacunas disponibles, e instruyó a los estados que vacunen a todos los estadounidenses a partir de los 65 años, un cambio que ilustra el nivel de preocupación de las autoridades de salud de EE. UU. respecto a la contención del coronavirus en los próximos meses.

"La próxima fase refleja la urgencia de la situación a la que nos enfrentamos", aseguró. "Cada dosis de la vacuna que permanece almacenada en lugar de administrarse podría significar una vida más que se pierde o una cama de hospital más que se ocupa".

Una tercera vacuna contra el coronavirus podría pronto unirse a las vacunas de Pfizer y Moderna, que ya han sido aprobadas para el uso de emergencia: el martes, Johnson & Johnson dijo que planifica anunciar pronto los resultados de un ensayo de su vacuna de una dosis, aunque es probable que la compañía no pueda proveer esta primavera la cantidad de dosis que había prometido inicialmente al gobierno federal, debido a retrasos en la producción, reportó el Times.

Si la vacuna puede proteger fuertemente a las personas, como algunos científicos prevén, solo se necesitaría una dosis, haciendo que sea mucho más fácil para los departamento de salud y las clínicas locales vacunar a los residentes. Su vacuna también permanece estable en una nevera durante meses, mientras que las otras dos se deben congelar, reportó el Times.

El Dr. Marcus Plescia, director médico de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales (Association of State and Territorial Health Officials), dijo que las autoridades de salud estaban claramente emocionadas sobre la vacuna de una dosis de Johnson & Johnson.

"Una vez se la ponga, se acabó", afirmó. "Todo el mundo está ansioso porque esté disponible. Tiene mucho potencial".

Pero la esperanza de una tercera vacuna que pueda proteger contra la infección con la COVID-19 se ve disminuida por los retrasos en la producción. En el contrato de la compañía con el gobierno federal, de mil millones de dólares, Johnson & Johnson prometió tener 12 millones de dosis listas para finales de febrero, llevando el total a 100 millones de dosis a finales de junio, reportó el Times.

Pero se informó a las autoridades federales que la compañía se había retrasado hasta dos meses respecto al calendario de producción original, y que no se pondrá al día hasta finales de abril, cuando debía haber entregado más de 60 millones de dosis, comentaron al Times dos personas familiarizadas con la situación pero que no estaban autorizadas a discutirla de manera pública.

Aunque la vacuna de Johnson & Johnson dé resultado, no será suficiente para calmar la pandemia del todo, dijo Plescia al Times. Predijo que los departamentos de salud estatales necesitarán un total de cuatro vacunas disponibles en los próximos seis meses si esperan alcanzar su meta de ofrecer la vacuna a todo estadounidense que la desee.

Recomiendan la vacuna contra la COVID a todos los estadounidenses de a partir de 65 años

El martes, la administración de Trump anunció que recomendaría una vacuna contra el coronavirus a todo estadounidense de a partir de 65 años, mientras intenta acelerar la implementación de la vacuna en el país.

Las autoridades de salud también recomendaron que las vacunas contra el coronavirus se administren a todos los adultos con afecciones preexistentes que los hagan más vulnerables a una infección grave con la COVID-19, reportó el Times.

Ahora mismo, las vacunas se distribuyen sobre todo a las personas en las categorías de más alto riesgo, lo que incluye a los trabajadores de la atención de la salud de primera línea y al personal de los hogares de ancianos. También se añadirán más centros y farmacias de la comunidad a la lista de lugares donde las personas se pueden vacunar, reportó el Times.

HHS tampoco retendrán las dosis de las vacunas para garantizar que los que reciban la primera dosis tengan una segunda dosis reservada. Al contrario, todas las dosis existentes se enviarán a los estados para proveer las inoculaciones iniciales, reportó el Times.

Hace apenas unos días, los ayudantes del Presidente electo Joe Biden dijeron que su administración realizaría un ajuste similar, usando una mayor proporción de las vacunas que ya se han procurado para las dosis iniciales. El equipo de Biden dijo que buscaría distribuir las dosis con una mayor rapidez en centros de vacunación administrados por el gobierno federal, en los gimnasios de las escuelas y los estadios deportivos, y enviando unidades ambulatorias para llegar a las poblaciones en alto riesgo.

Hasta el martes, se habían distribuido casi 27.7 millones de dosis de las vacunas contra el coronavirus, y más de 9.3 millones habían sido administradas a los pacientes, reportaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Estas cifras son muy inferiores a la meta original de la administración de Trump de haber vacunado a 20 millones de estadounidenses el 1 de enero.

Una variante más infecciosa de la COVID ya se ha observado en diez estados

La variante más contagiosa del coronavirus, que ha puesto a Gran Bretaña de rodillas en las últimas semanas, está mostrando señales de una propagación amplia en Estados Unidos, advierten las autoridades y expertos de salud.

Minnesota se unió esta semana a Indiana, Texas, Pensilvania y Connecticut, California, Florida, Nueva York, Georgia y Colorado con informes de casos de la variante, reportaron los CDC. Se ha reportado un total de 72 casos de la variante en Estados Unidos. Una variante sudafricana que también es más contagiosa todavía no se ha confirmado en este país.

Los científicos también apuntan que no pueden descartar la posibilidad de que una variante no detectada de EE. UU. esté acelerando la rápida propagación observada en las últimas semanas.

"Podría ser, es una posibilidad, que tengamos nuestro propio mutante que se transmita con mayor facilidad", planteó el lunes el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. "No lo sabemos. Los estamos estudiando… Si se observa la pendiente de nuestra curva, que es muy pronunciada, se parece un poco a la curva de Reino Unido".

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. dijeron que su programa de vigilancia de cepas está en vías de multiplicar por más de dos el número de secuencias genómicas que se suben a las bases de datos públicas a finales de esta semana.

"El consenso general es que no hay una única variante que impulse a los casos actuales en EE. UU. Dicho esto, debemos estar atentos a estas variantes preocupantes", declaró el lunes al Washington Post Duncan MacCannell, director científico de la Oficina de Detección Molecular Avanzada de los CDC.

Otros científicos están de acuerdo.

"No observamos ninguna evidencia de una variante en particular que le 'gane' a las demás", dijo al Post Kristian Andersen, inmunólogo del Instituto de Investigación Scripps. "Esto no quiere decir que no haya una, pero hasta ahora no hemos visto ninguna evidencia, y estamos buscándola, pero no lo suficiente".

Andersen apuntó que es probable que las variantes británica y sudafricana se hagan dominantes en Estados Unidos en cuestión de meses. "Nuestros esfuerzos de mitigación son muy insuficientes para afrontarlas", advirtió.

Aunque las variantes no muestran señales de ser más letales que la versión original del virus, podrían mandar a más gente al hospital, aumentar el número de muertes por la COVID-19, y prolongar el esfuerzo por alcanzar la inmunidad grupal en este país, reportó el Post.

"Estamos en una carrera contra el tiempo", señaló Jennifer Nuzzo, epidemióloga del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore. "Debemos aumentar la velocidad con la que actuamos, para que no permitamos que este virus se propague más ni que esta variante [británica] se vuelva la dominante en circulación. El tiempo pasa".

Un azote global

El miércoles, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 22.9 millones, mientras que el número de muertes superó las 380,000, según un conteo del Times. El miércoles, los cinco estados con más casos de infecciones con el coronavirus eran: California, con más de 2.8 millones de casos; Texas, con más de 2 millones de casos; Florida, con más de 1.5 millones de casos; Nueva York, con más de 1.1 millones de casos; e Illinois, con más de 1 millón de casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En India, el número de casos de coronavirus superó los 10.4 millones el miércoles, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. El miércoles, Brasil superó los 8.2 millones de casos y las 204,600 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas había superado los 91.7 millones el miércoles, con más de 1.9 millones de muertes, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: New York Times; Washington Post

Comparte tu opinión