El nuevo coronavirus no se produjo en un laboratorio, muestra un estudio genómico

El nuevo coronavirus no se produjo en un laboratorio, muestra un estudio genómico

MIÉRCOLES, 18 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- A pesar de los rumores en internet que afirman lo contrario, el nuevo coronavirus surgió de causas naturales y no fue creado en un laboratorio, según unos científicos que realizaron un detallado examen genómico del virus.

El SARS-CoV-2, el virus que provoca la enfermedad con el COVID-19, no muestra ninguna evidencia de ser de diseño artificial, reportó un equipo que publicó sus hallazgos el 17 de marzo en la revista Nature Medicine.

"Al comparar los datos de secuenciación genómica disponibles de cepas conocidas de coronavirus, podemos determinar con firmeza que el SARS-CoV-2 se originó a través de procesos naturales", comentó en un comunicado de prensa de Scripps Research el coautor del estudio, Kristian Andersen, profesor asociado de inmunología y microbiología del instituto.

La investigación fue una iniciativa colaborativa internacional. Andersen contó con científicos de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, de la Universidad de Sídney en Australia, y de la Universidad de Tulane en Nueva Orleáns.

Hasta el martes, la Organización Mundial de la Salud había reportado casi 185,000 casos conocidos de COVID-19 en todo el mundo, entre ellos 7,529 muertes.

A medida que la pandemia se propaga, los rumores de los macabros planes de los científicos que crearon el SARS-CoV-2 en un laboratorio han proliferado.

Pero el equipo de Andersen cree que su investigación prueba lo contrario. Apuntaron que hace mucho que los coronavirus existen, y que provocan enfermedades de variada gravedad.

La primera enfermedad grave vinculada con un coronavirus, el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), emergió en China en 2003, mientras que otra, el síndrome respiratorio de Oriente Medio (SROM), surgió en Arabia Saudí en 2012.

Aunque ambas epidemias al final se extinguieron, el COVID-19 sigue propagándose por todo el mundo. A principios de la epidemia, los científicos chinos mapearon el genoma del SARS-CoV-2 y pusieron esos datos a libre disposición de los científicos de todo el mundo.

Usando ese mapa genómico, Andersen y sus colaboradores examinaron el patrón genético de las proteínas en el exterior del virus, llamadas proteínas de pico. El SARS-CoV-2 utiliza esas proteínas para pegarse a la célula anfitriona.

Al indagar más, los investigadores observaron la evolución de los componentes clave de las proteínas de pico.

Un componente, llamado el dominio de unión al receptor (RBD, por sus siglas en inglés), es un tipo de "gancho" que el SARS-CoV-2 usa para adherirse a las células humanas. El RBD del nuevo virus es increíblemente efectivo para vincularse con la célula, tan efectivo, de hecho, que los científicos creen que solo podría haber evolucionado a través de la selección natural.

Otra evidencia que respalda el origen natural del virus proviene de lo que los investigadores llaman la "columna" del SARS-CoV-2, su estructura molecular básica.

El equipo razonó que si los científicos fueran a crear un nuevo virus de forma sintética en un laboratorio, tomarían prestada sus bases moleculares de un virus que ya se supiera que enferma a las personas.

Pero la columna molecular del SARS-CoV-2 no tiene ninguna semejanza con ningún coronavirus conocido que ya infecte a los humanos. En vez de ello, se parece a los coronavirus que se encuentran en los murciélagos y en unos mamíferos parecidos a los armadillos, llamados pangolines, lo que respalda la teoría de que el nuevo virus saltó hace poco de animales a personas en China.

"Esas dos características del virus, las mutaciones en la parte del RBD de la proteína de pico y su columna distintiva, descartan la manipulación en el laboratorio como origen potencial del SARS-CoV-2", aseguró Andersen.

Josie Golding es directora de investigación de epidemias de Wellcome Trust, con sede en Reino Unido. Comentando sobre los nuevos hallazgos, dijo que son "crucialmente importantes para proveer una perspectiva basada en las evidencias sobre los rumores que han estado circulando sobre el virus (SARS-CoV-2) que provoca el COVID-19".

Los investigadores "concluyen que el virus es producto de la evolución natural, lo que acaba con cualquier especulación sobre un diseño genético deliberado", añadió Golding en el comunicado de prensa.

Entonces, ¿cómo surgió el virus que ahora se extiende por el mundo?

Según el equipo de Andersen, como el SRAS y el SROM, el SARS-CoV-2 probablemente evolucionó en otro animal y mutó en el proceso para pasar a las personas.

El virus es extremadamente similar a coronavirus que se observan en los murciélagos, pero es probable que pasaran a otro anfitrión mamífero (por ejemplo, los pangolines) antes de pasar a los humanos.

La clave genética, según los científicos, habría sido una modificación evolutiva en el "gancho" celular RBD mientras el virus aún estaba en otra especie. Una vez esto sucedió, el SARS-CoV-2 se hizo instantáneamente infeccioso cuando pasó a infectar a las personas.

Sin embargo, en otro escenario, la evolución del mecanismo RBD que desencadena la enfermedad podría haber ocurrido solo después de que el SARS-CoV-2 infectara a los humanos.

Esas primeras infecciones, en que quizá pasó de un pangolín a las personas, no se habrían detectado, porque en esa etapa el virus no provocaba una enfermedad. El virus evolucionó luego para hacerse capaz de provocar el COVID-19, teorizaron los investigadores.

Ahora mismo, es difícil confirmar cuál de las dos situaciones es la correcta, según el equipo de Andersen. Pero si el primer ejemplo es correcto (que un virus que ya está listo para provocar enfermedad salte de animales a personas) entonces es posible que brotes futuros, en que estén implicadas nuevas cepas de coronavirus, estén todavía por llegar, advierten los científicos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión