El microbioma intestinal podría tener un rol en la EM

LUNES, 26 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- Unos científicos han estado estudiando al microbioma, y a sus numerosas bacterias intestinales, como un área de investigación con mucho potencial para encontrar conexiones con varias enfermedades.

Ahora, los científicos encontraron evidencias de unas diferencias significativas entre las bacterias intestinales de los individuos que tienen esclerosis múltiple (EM) y los de pacientes sanos de las mismas familias.

El microbioma intestinal podría tener un rol en la EM

La mayoría de estos cambios se están reportando por primera vez, según investigadores del consorcio de científicos que participan en el Estudio internacional sobre el microbioma en la esclerosis múltiple (IMSMS). Encontraron unos mecanismos novedosos mediante los cuales estas bacterias podrían influir potencialmente en el desarrollo de la enfermedad y la respuesta al tratamiento.

"Este es el estudio de referencia que el campo usará durante años", aseguró el investigador principal, Sergio Baranzini, el catedrático de neurología con la dotación de la Familia Heidrich y Amigos, y miembro del Instituto de Neurociencias Weill de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF).

Los avances en la secuenciación del ADN de principios de la década de los 2010 posibilitaron que los científicos estudiaran cuáles bacterias se encuentran en muestras de heces, sangre, tejido mucoso y piel.

La mayoría de estos estudios en que se han encontrado vínculos entre las bacterias intestinales y la EM han implicado a ratones, mientras que los realizados humanos han mostrado resultados contradictorios.

En esta investigación, los científicos reclutaron a 576 pacientes con EM de Estados Unidos, Reino Unido, España y Argentina, y entonces eligieron un número igual de personas sin relación genética de los mismos hogares para que fueran el grupo de control.

Los investigadores identificaron docenas de nuevas especies bacterianas asociadas con la EM.

"Nos sorprendió el número de especies que se encontraban presentes diferencialmente en la EM, en comparación con los controles", señaló Baranzini en un comunicado de prensa de la UCSF.

El equipo encontró que la mayor fuente de variaciones en las especies bacterianas era el lugar de residencia de los participantes. Esto confirma la importancia de la ubicación y la variación local en la dieta, anotaron los investigadores.

El IMSMS es un consorcio internacional que se estableció en 2015, para estudiar el rol de las bacterias intestinales en la EM.

Los investigadores obtuvieron ciertas señales de qué hacen las bacterias al estudiar las vías potenciales mediante las cuales estas bacterias codifican, pero se necesitarán estudios distintos para comprender a las bacterias individuales.

"Al saber cuáles genes de cuáles especies podemos identificar en los casos y en los controles, ahora podemos comenzar a reconstruir cuáles vías potenciales están activas en los pacientes y en los controles", planteó Baranzini.

Algunas de las bacterias que el equipo encontró que estaban asociadas con la EM parecen tener un rol al ayudar a los humanos a procesar la fibra vegetal, según el estudio. Los productos secundarios de esto tienden a encontrarse en unas mayores concentraciones en las personas con EM. Oras especies bacterianas parecen tener una influencia sobre la inflamación y la maquinaria de producción de energía de la célula.

Los pacientes tratados con interferón beta-1a, la terapia más antigua para la EM, tienen unas concentraciones más bajas de ácidos grasos de cadena corta en las heces. También tienen unas mayores concentraciones en la sangre.

Los investigadores teorizan que el interferón funciona al aumentar el transporte de estas moléculas de los intestinos al torrente sanguíneo.

El equipo planifica reclutar más pacientes, esta vez en Alemania y Canadá, con la meta de llegar a los 2,000 pacientes. También comenzará a dar seguimiento a un subgrupo de pacientes durante dos años, para buscar los cambios en la microbiota intestinal en respuesta al tratamiento, los cambios en el estilo de vida, y la progresión de la enfermedad.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Cell.

Más información

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre el microbioma.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of California, San Francisco, news release, Sept. 15, 2022

Comparte tu opinión