El medicamento más recetado para la presión arterial quizá no sea la mejor opción, según un estudio

El medicamento más recetado para la presión arterial quizá no sea la mejor opción, según un estudio

VIERNES, 25 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Millones de estadounidenses toman inhibidores de la ECA para que les ayuden a controlar su hipertensión; de hecho, esos fármacos son los antihipertensivos más usados en EE. UU.

Pero un nuevo estudio internacional con casi 5 millones de pacientes hacer surgir dudas sobre la idea de que los medicamentos sean tan efectivos como otra clase de antihipertensivo.

Entre los inhibidores de la ECA comunes se encuentran benazepril, captopril, enalapril, fosinopril y lisinopril, entre otros.

El nuevo estudio debería "ayudar a orientar a los médicos en la toma de decisiones clínicas", planteó el autor del estudio, el Dr. George Hripcsak, presidente de informática biomédica del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia, en la ciudad de En Nueva York.

Las directrices del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology) y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) recomiendan iniciar el tratamiento para la presión arterial con cualquier fármaco de cinco clases distintas de medicamentos. Esas clases incluyen a los diuréticos tiazídicos, a los inhibidores de la ECA, a los bloqueadores del receptor de la angiotensina II (BRA), a los bloqueadores del canal de calcio dihidropiridínicos, y a los bloqueadores del canal del calcio no dihidropiridínicos.

Para averiguar con qué frecuencia se recetaban esos medicamentos, el equipo de Hripcsak monitorizó los datos de casi 5 millones de pacientes de cuatro países: Alemania, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

Todos los pacientes iniciaron el tratamiento antihipertensivo con un solo fármaco.

En casi la mitad de los casos (un 48 por ciento) los inhibidores de la ECA fueron los primeros medicamentos recetados, en comparación con un 17 por ciento de los pacientes a los que les recetaron primero diuréticos tiazídicos, encontró el equipo.

Pero el estudio sugiere que los inhibidores de la ECA quizá no siempre sean la mejor opción.

Los pacientes a quienes recetaron diuréticos tiazídicos al final tuvieron un 15 por ciento menos ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares (ACV) y hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca, además de unas tasas más bajas de 19 efectos secundarios, en comparación con aquellos a quienes recetaron inhibidores de la ECA.

Al analizar las cifras, el equipo de la Columbia calculó que se hubieran podido prevenir unos 3,100 eventos cardiovasculares mayores entre los pacientes que tomaron primero un inhibidor de la ECA si los hubieran tratado primero con un diurético tiazídico.

Reportaron sus hallazgos el 24 de octubre en la revista The Lancet.

Los investigadores también encontraron que otra clase de antihipertensivos, los bloqueadores de los canales de calcio no dihidropiridínicos, eran menos efectivos que todas las demás clases de antihipertensivos de primera línea.

Hripcsak considera que ahora mismo hay una falta real de investigación dirigida a ayudar a los médicos a elegir con cuál clase de medicamentos deberían iniciar a los pacientes.

Anotó que la literatura actual cuenta con datos de ensayos clínicos aleatorios y controlados que incluyeron a un total de apenas 31,000 pacientes, y que ninguno de esos pacientes acababa de iniciar el tratamiento para la hipertensión.

"Los ensayos clínicos aleatorios demuestran la efectividad y la seguridad de un fármaco en una población de pacientes altamente definida", explicó Hripcsak en un comunicado de prensa de la universidad. "Pero no son buenos para hacer comparaciones entre clases múltiples de medicamentos en un grupo diversos de pacientes que se encontrarían en el mundo real".

Con el nuevo estudio, Hripcsak cree que "encontramos una forma de rellenar las lagunas que dejaron los ensayos aleatorios y controlados".

Dos cardiólogos que no participaron en el nuevo estudio adoptaron posturas distintas sobre los resultados, lo que sugiere que el debate sobre este tema dista mucho de haber quedado zanjado.

El Dr. Satjit Bhusri dijo que el estudio "es muy potente estadísticamente, y puede implicar profundos cambios en la práctica médica". Pero añadió que las decisiones sobre los antihipertensivos a elegir todavía deben realizarse según cada caso.

"Sugeriría que la opción de terapia para la presión arterial de primera línea sea específica según el paciente, sobre todo en los que tienen enfermedad cardiaca o un riesgo elevado de enfermedad cardiaca", aconsejó Bhusri. Pero los pacientes "a quienes se trata por hipertensión sin un riesgo cardiaco elevado, los medicamentos tiazídicos deberían ser [la opción de] primera línea", dijo.

Pero el Dr. Benjamin Hirsh, cardiólogo, criticó la metodología del estudio de la Columbia.

La conclusión de los investigadores de que "el uso de los diuréticos tiazídicos en lugar de los inhibidores de la ECA provoca 'un 15 por ciento menos de efectos cardiovasculares' es una conclusión altamente sujeta al sesgo", anotó.

"Los inhibidores de la ECA se usan para tratar a los pacientes con un riesgo cardiovascular más alto, como los que tienen insuficiencia cardiaca y enfermedad renal avanzadas", explicó Hirsh. "Esos pacientes tienen un riesgo más alto de enfermedad cardiaca en general".

Según Hirsh, es lógico que los pacientes que toman inhibidores de la ECA tengan unos peores resultados que los que toman diuréticos tiazídicos, porque estaban más enfermos desde el principio.

Y anotó que "los diuréticos tiazídicos también se deben usar con cuidado junto con otros fármacos". Éstos incluyen a medicamentos más recientes para la diabetes, como Jardiance, porque el uso concurrente de un diurético tiazídico podría provocar una presión arterial demasiado baja, explicó Hirsh.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la hipertensión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión