El gen del deseo de azúcar ayuda a reducir la grasa corporal, pero tiene un inconveniente

El gen del deseo de azúcar ayuda a reducir la grasa corporal, pero tiene un inconveniente

MARTES, 10 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Una versión común de un gen que hace que uno coma más azúcar también juega un papel en la reducción de la grasa corporal, informan unos investigadores sorprendidos.

"Esto va en contra de la percepción actual de que comer azúcar es malo para la salud", dijo el primer autor del estudio, Timothy Frayling.

El gen podría reducir la grasa corporal porque la misma versión "A" del gen FGF21 también resulta en un consumo más bajo de proteína y grasa.

Pero el descubrimiento conlleva un inconveniente.

"Aunque esta versión del gen reduce la grasa corporal", dijo Frayling, "también redistribuye la grasa hacia la parte superior del cuerpo, donde es más probable que provoque daños, incluyendo una presión arterial más alta".

Frayling es genetista molecular en la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter, en Inglaterra.

Los investigadores analizaron los datos de 450,000 personas del Biobanco del Reino Unido, que incluye muestras biológicas de cientos de miles de personas, a fin de examinar los vínculos entre las diferentes versiones del gen FGF21, la dieta, la grasa corporal y la presión arterial.

El análisis encontró que la versión "A" del gen se asoció con un consumo más alto de azúcar y alcohol, un porcentaje más bajo de grasa corporal total, una presión arterial más alta y una proporción más alta entre la cadera y la cintura.

Los hallazgos aparecen en la edición del 10 de abril la revista Cell Reports.

"Dado que este estudio cuenta con muchas personas, nos proporcionó la suficiente cantidad de individuos como para estar seguros de las asociaciones que hemos observado", dijo en un comunicado de prensa de la revista el coautor del estudio, Niels Grarup, profesor asociado de genética metabólica en la Universidad de Copenhague, en Dinamarca.

La versión "A" del gen FGF21 es común: aproximadamente el 20 por ciento de las personas en Europa portan las dos copias máximas del mismo, indicaron los investigadores.

Estudiar las distintas variantes del FGF21 podría ayudar a descubrir algunas de las causas genéticas y biológicas de la obesidad, según los investigadores.

Más información

La Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard tiene más información sobre los genes y la obesidad.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión