SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

El gasto en atención de la salud de los niños de EE. UU. aumentó en un 56 por ciento en menos de 20 años

Los servicios preventivos en la niñez crean adultos más sanos, afirma una investigadora

Los servicios preventivos en la niñez crean adultos más sanos, afirma una investigadora

MARTES, 27 de diciembre de 2016 (HealthDay News) -- El costo de mantener a los niños estadounidenses física y mentalmente sanos aumentó en un 56 por ciento entre 1996 y 2013, encuentra un nuevo estudio.

Los gastos en atención de la salud se dispararon de casi 150 mil millones de dólares en 1996 a más de 233 mil millones de dólares en 2013 para los jóvenes de hasta 19 años de edad, encontraron los investigadores.

La atención rutinaria del recién nacido en el hospital conformó la mayor parte del gasto en 2013. A esto le siguieron el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y la atención dental de rutina, incluyendo las revisiones y los frenos, dijeron los investigadores.

Los hallazgos se publicaron el 27 de diciembre en la revista JAMA Pediatrics.

"Cuando se ubica el gasto en los niños en el contexto de toda la atención de la salud, el gasto en los niños ha sido relativamente bajo", señaló Rachel Garfield, investigadora principal de la Kaiser Family Foundation. La fundación se enfoca en las cuestiones de salud a nivel nacional.

"Pero ha llevado a un mejor acceso a la atención y a algunos resultados a largo plazo incluso mejores para los niños", afirmó Garfield, autora de un editorial que acompañó al estudio.

Y al precisar las áreas donde los costos aumentan, los legisladores pueden determinar si esos aumentos específicos son rentables, dijo el investigador líder del estudio, Joseph Dieleman.

El gasto en ciertas afecciones, como el asma y el autismo, supera a la tasa promedio de aumento del gasto en atención de la salud de los niños, comentó Dieleman, profesor asistente de salud global en la Universidad de Washington.

"El gasto en afecciones como el TDAH, el asma, las anomalías congénitas, las lesiones y los trastornos del espectro autista está aumentando más rápidamente", dijo Dieleman. "Además, el gasto en los recién nacidos, sobre todo en la atención de rutina de los recién nacidos en el hospital, está creciendo a un ritmo rápido".

La mayor parte del gasto en la atención de la salud de los niños busca prevenir la enfermedad y la discapacidad a través de la "atención de rutina", aseguró Dieleman. Esto incluye la atención del recién nacido en los primeros días de vida, los chequeos de los niños, las visitas al dentista, y la atención del embarazo y posterior al embarazo en las madres adolescentes, anotó.

Por otro lado, el gasto para tratar problemas médicos es dominado por unas cuantas afecciones importantes, como el TDAH, el asma y las infecciones respiratorias superiores, señaló.

"Comprender dónde se da el crecimiento y evaluar si este gasto ha sido eficiente y adecuado son los próximos pasos para mejorar la asignación de recursos de salud para la atención de la salud de los niños", dijo Dieleman.

En 2014, el gasto total en atención de la salud de los Estados Unidos alcanzó casi los 3 billones de dólares, y la mayor parte se gastó en los adultos, apuntaron los investigadores.

"Observamos en esta investigación que el gasto en los niños creció con más lentitud entre 1996 y 2013 que el gasto en los adultos", dijo Dieleman. "En términos per cápita, hay mucho menos gasto en los niños que en los adultos".

Esto tiene sentido, dado que los niños en general sufren menos de afecciones crónicas costosas. Pero el gasto en los niños está en aumento, incluso tras tomar en cuenta la inflación, aseguró.

En general, afirmó Garfield, el gasto en la atención de salud de los niños está teniendo resultados positivos que se observarán en la adultez, haciendo que el costo valga la pena.

"El gasto en los niños conduce a resultados que deseamos, algo con lo que la mayoría de personas estaría de acuerdo", añadió. "Los niños pueden acceder a los servicios de atención de la salud cuando los necesitan, lo que conduce a unos adultos más sanos, adultos que son más propensos a terminar la universidad y ser productivos, y ese es el objetivo de gastar en esos servicios".

Entre 1996 y 2013, el gasto en atención de la salud por niño aumentó de 1,915 a 2,777 dólares, hallaron los investigadores.

En 2013, casi 28 mil millones se asignaron a los recién nacidos en el hospital. El gasto en el TDAH casi alcanzó los 21 mil millones de dólares. La atención dental alcanzó los 18 mil millones de dólares, y el asma llegó a los 9 mil millones de dólares, dijo Dieleman.

Como contraste, el gasto en el TDAH infantil fue de poco menos de 8 mil millones de dólares en 1996, comentó Dieleman.

Garfield no pudo decir a partir de estos datos si se está tratando y medicando a demasiados niños por el TDAH. "Es algo en lo que trabajos futuros deben enfocarse", dijo.

Los investigadores apuntaron que estos hallazgos solo representan el dinero que se gasta en atención de la salud y no toman en cuenta otros costos, como los gastos de guardería y los ingresos que pierden los padres.

Además, todavía hay problemas para acceder a los servicios, sobre todo en la atención dental y de salud mental, lamentó Garfield.

Más información

Para más información sobre el costo de la atención de la salud, visite la Kaiser Family Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad