El fentanilo impulsa un aumento en la mortalidad por sobredosis de opioides

El fentanilo impulsa un aumento en la mortalidad por sobredosis de opioides
| Foto: ISTOCK

Las muertes por sobredosis de medicamentos y drogas continúan sumándose en Estados Unidos, fomentadas en gran parte por la epidemia de opioides y el surgimiento de unos potentes opioides sintéticos como el fentanilo, muestra un nuevo informe del gobierno.

Las muertes por sobredosis aumentaron en un 21.5 por ciento en 2016, un pico mucho más marcado que el aumento del 11.4 por ciento observado en año anterior, reportaron investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"El problema no solo está empeorando, sino que está empeorando de forma exponencial", señaló Emily Feinstein, vicepresidenta ejecutiva del Centro Nacional sobre la Adicción y el Abuso de Sustancias.

"Lo que sucede en nuestro país es vergonzoso. La adicción es una enfermedad prevenible y tratable. Sabemos qué hacer, pero no lo hacemos. Tomamos medidas a medias y esperamos unos mejores resultados", añadió Feinstein, que no participó en el nuevo estudio.

Las sobredosis de medicamentos y drogas acabaron con las vidas de casi 64,000 estadounidenses en 2016, y dos tercios de los fallecimientos implicaron un opioide recetado o ilícito, según los investigadores, dirigidos por Puja Seth, epidemióloga de los CDC.

Los aumentos recientes en las muertes por sobredosis han sido impulsados por una explosión en las muertes en que están implicados los opioides sintéticos como el fentanilo, que es entre 50 y 100 veces más potente que la morfina, advirtieron los científicos de los CDC.

De hecho, las muertes por sobredosis relacionadas con los opioides sintéticos aumentaron en más del doble entre 2015 y 2016, encontraron los investigadores.

La muerte de Prince

En una de las primeras muertes por sobredosis de alto perfil en que estaba implicado el fentanilo, un informe de toxicología obtenido por Associated Press esta semana mostró que Prince, el icono de la música, tenía una concentración "extremadamente alta" de fentanilo en el cuerpo cuando falleció. Prince tenía 57 años cuando sufrió una sobredosis estando solo en su propiedad de Paisley Park el 21 de abril de 2016.

Los traficantes de drogas con frecuencia diluyen la heroína con fentanilo, que es menos costoso, y los consumidores se arriesgan sin saberlo a una sobredosis debido a la potencia posiblemente letal del opioide sintético, dijo el Dr. Robert Glatter, médico de emergencias en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Lo que está claro es que muchas personas no son conscientes de que podrían estar arriesgando sus vidas cuando creen que están comprando solo heroína para mantener su hábito de tomar un medicamento recetado", apuntó Glatter. "Las personas que consumen heroína deberían saber que el fentanilo podría ser un posible contaminante que aumenta de forma significativa la posibilidad de sobredosis y muerte".

El aumento en las muertes por sobredosis abarcó todos los grupos de estadounidenses: hombre y mujeres, todas las categorías de edad, todas las razas y etnias, y todos los lugares desde las comunidades rurales hasta los centros metropolitanos.

"Ningún área de Estados Unidos está libre de esta epidemia", señaló en un comunicado de prensa de los CDC la subdirectora principal de la agencia, la Dra. Anne Schuchat. "Todos conocemos a un amigo, familiar o ser querido que ha sido devastado por los opioides".

Estados más afectados

Pero las tasas de muertes por sobredosis difirieron entre los estados: los estados del noreste son los que más sufren por las muertes relacionadas con el fentanilo, mostraron los hallazgos del estudio.

New Hampshire (30.3 muertes por cada 100,000 personas), Virginia Occidental (26.3/100,000) y Massachusetts (23.5/100,000) tuvieron las tasas más altas de muertes por opioides sintéticos. En general, las tasas de mortalidad por los opioides sintéticos aumentaron en 20 estados y en Washington, D.C., y en 10 las tasas se duplicaron entre 2015 y 2016, según el informe.

Las tasas de mortalidad por otros opioides también siguieron aumentando en todo el país, lo que incluye a los opioides recetados (un 10.6 por ciento) y la heroína (un 19.5 por ciento), reportaron los investigadores.

Los aumentos en las tasas de mortalidad por sobredosis de cocaína y estimulantes (como la anfetamina) también se aceleraron, en poco más de un 52 y un 33 por ciento, respectivamente.

Los hallazgos aparecen en la edición del 30 de marzo de la revista de los CDC Morbidity and Mortality Weekly Report.

Glatter apuntó que una tendencia letal en una droga callejera, un producto conocido como Muerte Gris, es particularmente preocupante.

La Muerte Gris con frecuencia contiene una mezcla variada de heroína, fentanilo, carfentanil (un tranquilizante para elefantes que es 100 veces más potente que el fentanilo), y otro potente opioide sintético llamado U-47700, dijo Glatter.

"La Muerte Gris en realidad parece concreto, y varía en consistencia entre un polvo fino a una apariencia rocosa o a trozos", explicó Glatter. "El motivo de que esta mezcla sea tan atractiva es su precio, de 10 a 20 dólares, en comparación con una pastilla de oxicodona o hidrocodona, que en la calle pueden costar de 25 a 40 dólares".

Para prevenir esas muertes, debe haber una mejora en el acceso a la naloxona (Narcan), el medicamento para tratar la sobredosis que salva vidas, planteó el Dr. Sandeep Kapoor, director de evaluación, intervención breve y remisión al tratamiento de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York.

"Animamos a que si un paciente recibe opioides, al mismo tiempo le recetemos naloxona, con un respaldo de educación sobre la adicción y las sobredosis para protegerlos a ellos, y a sus familias, de las sobredosis letales", comentó Kapoor.

Además, dijo Feinstein, se debe enfatizar el tratamiento de la adicción como una enfermedad, lo que incluye una mejor educación sobre la adicción y las sobredosis para los médicos de emergencias y los hospitales, que las aseguradoras reembolsen mejor el tratamiento de la adicción, y que el gobierno ofrezca una mejor orientación.

"Los hospitales ni siquiera cuentan con protocolos para saber qué hacer si alguien tiene abstinencia de un opioide, ni si alguien sobrevive a una sobredosis", lamentó Feinstein. "Es vergonzoso".

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. tiene más información sobre la epidemia de opioides.

Comparte tu opinión