El estrés de la política de EE. UU. afecta a la salud mental y física de los estadounidenses

El estrés de la política de EE. UU. afecta a la salud mental y física de los estadounidenses

MIÉRCOLES, 25 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- La política de EE. UU. ha sido increíblemente divisiva en los últimos años, y es probable que empeore ante el posible juicio político contra el Presidente Donald Trump debido al escándalo ucraniano.

No resulta sorprendente que el estrés de la desagradable política nacional haya comenzado a afectar a la salud emocional y física de algunos ciudadanos, sugiere un estudio reciente.

Casi dos de cada tres estadounidenses dicen que la política los estresa, y uno de cada cinco no puede dormir o sus amistades han resultado dañadas por la política, encontraron los investigadores.

"Un número sorprendentemente alto de adultos estadounidenses perciben que su implicación en la política tiene efectos negativos en su salud social, emocional e incluso física", señaló el investigador principal, Kevin Smith, jefe de ciencias políticas de la Universidad de Nebraska, en Lincoln.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, anunció el martes que la Cámara de Representantes comenzará una investigación para un juicio político, acusando a Trump de "traicionar su juramento al cargo" al pedir al presidente recién electo de Ucrania que investigara al rival demócrata a la presidencia de EE. UU.

Las cosas empeoraron el miércoles cuando la administración de Trump publicó un memorando de la llamada telefónica con el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, en que Trump presionó a su contraparte para que investigara al candidato presidencial Joe Bidden, y ofreció la ayuda de EE. UU. para la investigación.

La nueva encuesta nacional de 800 personas, realizada antes de estas últimas revelaciones, indicó que la política está creando una creciente crisis de salud pública en Estados Unidos, advirtió Smith.

Muchos reportan que la política los estresa de varias formas

Otros hallazgos de la encuesta:

  • Más de una de cada 10 personas sentía que la política había afectado a su salud física de forma adversa.
  • Casi un tercio dijeron que se habían enojado mucho con los medios de comunicación que promovían opiniones contrarias a sus creencias personales.
  • Tres de cada 10 estadounidenses dijeron que habían perdido los estribos por la política.
  • Una cuarta parte de las personas dijeron que la política las ha llevado a odiar a algunas personas, y a pensar seriamente en mudarse de su comunidad.
  • Más o menos un 22 por ciento dijeron que les importa demasiado quién gana y quién pierde.
  • Alrededor de un 15 por ciento dijeron que desearían haberse controlado más en conversaciones sobre la política o que habían publicado cosas en línea de las que luego se arrepintieron.

Esos resultados se hacen eco de la encuesta "Estrés en EE. UU.", realizada en 2017 por la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA), afirmó Lynn Bufka, directora asociada de prácticas, investigación y política de la APA.

En ese estudio anterior, dijo, casi dos tercios de los estadounidenses dijeron que el futuro del país era una fuente de estrés muy significativa o algo significativa, incluso más que los factores estresantes usuales, como el dinero o el trabajo. Más de la mitad dijeron que consideran que este es el punto más bajo en la historia de EE. UU. que pueden recordar.

El estrés político parece estarse cobrando un mayor precio en las personas del lado izquierdo del espectro político, lo que potencialmente se vincula con el controversial ciclo electoral de 2016 y el estilo beligerante de gobernar de Trump, planteó Smith.

Pero es posible que este estrés motivado por la política haya existido antes de Trump, pero que nadie hiciera la pregunta, dijeron Smith y Bufka.

"No sabemos qué hubieran reportado las personas con presidentes anteriores", dijo Bufka, y anotó que otros investigadores han citado a los expresidentes George W. Bush y Barak Obama como "presidentes que polarizaron mucho".

"Quizá la polarización y el estrés asociados con la política han estado aumentando en las últimas décadas, pero es difícil saberlo", apuntó Bufka.

Las preocupaciones sobre la política surgen en las sesiones de terapia

La Dra. Michelle Riba, expresidenta de la Asociación Americana de Psicología, dijo de forma anecdótica que al menos parece que las personas van a terapia con una mayor frecuencia con preocupaciones políticas en mente.

Antes de la administración de Trump, los pacientes preocupados por los eventos actuales usualmente querían hablar de eventos trágicos recientes, como los ataques del 11/9 o los tiroteos de Columbine, señaló Riba, profesora de psicología en la Universidad de Michigan.

Ahora, las personas tienden a llevar las preocupaciones políticas del día a la sesión con el terapeuta.

"Depende de lo que sucede ese día, pero las personas sacan esos problemas en las sesiones más de lo que recuerdo desde hace tiempo", dijo Riba.

¿Qué puede hacerse? Una opción es desvincularse de la política, pero Smith se muestra renuente a apoyar esa medida.

"Las personas que parecen menos afectadas son las que no se interesan o implican en la política", dijo Smith. "Como científico político, aunque sea insinuar que las personas deban retirarse de la implicación cívica contradice lo que creo".

Pero un poco de civismo podría ayudar a reducir los niveles de estrés relacionado con la política, planteó Smith.

"Si las personas están dispuestas a participar en los desacuerdos políticos de una forma un poco más cívica, a ser un poco menos propensas a atribuir intenciones malévolas a las personas que tienen unas opiniones políticas distintas a las suyas, creo que eso calmaría un poco las cosas", dijo Smith.

Formas de contrarrestar el estrés de los ambientes políticos muy pesados

Las personas que se preocupan mucho por la política pueden adoptar algunos métodos comprobados para el alivio del estrés, como el ejercicio, comer bien, dormir bien, y disfrutar del tiempo con la familia y los amigos, sugirió Riba.

Y si de cualquier forma es demasiado, darse un descanso de las noticias constantes es adecuado, añadió Bufka.

"Es importante que los individuos se den la oportunidad de descansar de los medios sociales y las noticias, de los que obtienen la información que les resulta estresante", enfatizó Bufka. "Vivimos en una era en que se puede obtener información todo el tiempo, así que hay que darse un espacio para escapar de ese hecho de forma bastante intencional".

En cualquier caso, las personas que se sientan estresadas por la política deben sin duda tomar medidas para reducir su ansiedad, dijo Bufka.

"No hacerle caso no lo mejorará, de forma que ser más activo y reflexivo sobre cómo gestionar lo que provoca el estrés nos llevará a una mejor salud a largo plazo", añadió Bufka.

El nuevo estudio aparece en la edición del 25 de septiembre de la revista PLOS ONE.

Más información

La Asociación Americana de Psicología ofrece más información sobre cómo afrontar el estrés.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión