El estrés no socava el éxito del tratamiento de fertilidad, según un estudio

El estrés no socava el éxito del tratamiento de fertilidad, según un estudio

JUEVES, 26 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Los problemas con la esterilidad pueden tener un costo emocional. Pero un nuevo estudio encuentra que el estrés que una mujer con frecuencia experimenta durante el tratamiento contra la esterilidad no limita sus probabilidades de éxito.

El análisis observó a 20 estudios que exploraron el estrés que conlleva la esterilidad, una afección que toca las vidas de millones de mujeres de todo el mundo.

"La esterilidad y su tratamiento son experiencias muy estresantes que pueden provocar un distrés emocional sustancial", explicó la autora principal del estudio Marci Lobel, directora del programa de psicología social y de la salud de la Universidad de Stony Brook, en Nueva York.

Investigaciones anteriores han mostrado que "la incapacidad de concebir conduce a algunas mujeres a sentirse distintas, defectuosas o desfasadas respecto a sus pares, lo que resulta en soledad, depresión o ansiedad", anotó.

"Sentir que el distrés emocional de una tiene de alguna forma la responsabilidad por el fracaso del tratamiento solo agranda la angustia que experimentan muchas mujeres estériles", añadió Lobel.

Pero, dijo, la revisión encontró que "el distrés emocional de las mujeres no se asocia con unos peores resultados del tratamiento", independientemente de la edad, los antecedentes de tratamiento o durante cuánto tiempo una mujer ha sido estéril.

Los investigadores anotaron que más o menos 70 millones de mujeres de todo el mundo son estériles, lo que significa que no pueden concebir tras intentarlo durante todo un año. Tan solo en Estados Unidos, esa cifra es de 1.5 millones.

Más o menos la mitad de esas mujeres al final buscan tratamiento contra la infertilidad; los dos más comunes son la fertilización in vitro (FIV) y la inyección intracitoplásmica de esperma (IICE).

Muchas alcanzan el éxito. Poco más de un tercio de las pacientes europeas que se someten a una FIV quedan embarazadas, mientras que más de la mitad de todas las mujeres que reciben la ayuda de la FIV de menos de 35 años de Estados Unidos al final tienen un bebé.

Pero esa cifra se reduce con la edad, con una tasa de éxito de menos del 7 por ciento entre las mujeres estadounidenses mayores de 42 años de edad. El tratamiento también puede ser una experiencia ardua y larga, ya que implica la administración repetida de análisis de sangre, inyecciones de hormonas, ultrasonidos y procedimientos quirúrgicos. También es caro: cuesta a las mujeres estadounidenses entre 10,000 y 15,000 dólares, dependiendo en el seguro individual y la ubicación.

No hay dudas de que la experiencia es estresante. Pero la nueva investigación observó si ese estrés afecta a los resultados.

En conjunto, en los estudios participaron más de 4,300 mujeres, con una edad promedio de 30 a 36 años. Algunas investigaciones controlaron los niveles de ansiedad, depresión y estrés antes del inicio del tratamiento, mientras que otros observaron a la ansiedad y la depresión durante el tratamiento.

Al final, el equipo de la Stony Brook no encontró ninguna conexión entre ninguna forma de distrés emocional y un aumento en el riesgo de que el tratamiento de fertilidad no funcionara.

Los hallazgos se publicaron en una edición reciente de la revista Social Science and Medicine.

Lobel anotó que incluso aunque no haya un efecto nocivo en los resultados, "hay una necesidad apremiante de aliviar el distrés asociado con la esterilidad, el tratamiento de la esterilidad y el fracaso del tratamiento".

"El entrenamiento en gestión del estrés y habilidades de afrontamiento podría ayudar a reducir el considerable impacto personal de la esterilidad y su tratamiento. De hecho, muchas parejas paran el tratamiento debido a la intensidad de la tensión que experimentan", señaló Lobel. "Para muchas mujeres y sus parejas, está en juego la capacidad de cumplir una meta esencial de sus vidas, tener hijos".

La Dra. Jennifer Kawwass, directora médica del Centro Reproductivo Emory, en Atlanta, se hizo eco de esas opiniones.

Incluso las parejas más relajadas encuentran que "el camino de la infertilidad tiene [el] potencial de ser increíblemente estresante para ambos individuos de la relación", aseguró. Y evaluar cómo ese estrés se manifiesta en términos de los resultados del embarazo puede resultar muy difícil, añadió.

"De cualquier forma, es tranquilizador que no se observaran diferencias en los resultados entre las que tenían distintos grados de estrés", dijo Kawwass.

El Dr. Norbert Gleicher, director médico y científico jefe del Centro de Reproducción Humana, en Nueva York, se mostró de acuerdo en que "los resultados [del estudio] se deben interpretar con precaución". Pero también sugirió que los hallazgos no fueron muy sorprendentes.

"Si el estrés de verdad afectara a los resultados, lo sabríamos", afirmó, explicando que las mujeres han quedado embarazadas en medio de todo tipo de desastres catastróficos con un estrés muy alto, ya fueran naturales o artificiales.

"Claro, el estrés probablemente sí tiene un efecto en los márgenes", añadió Gleicher, que también es presidente de la Foundation for Reproductive Medicine.

"Y estresarse por el estrés empeora las cosas para la paciente. Entonces, cuando una paciente pregunta qué necesita cambiar para tener más probabilidades de un embarazo, siempre les digo que no cambien nada. Cambiar la rutina diaria aumenta el estrés. Intente vivir su vida normal", aconsejó.

Más información

El Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU. ofrece más información sobre la esterilidad.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión