El estigma de los estadounidenses contra la depresión podría por fin estar desapareciendo, según un estudio

MIÉRCOLES, 22 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- Los estadounidenses quizá estén abandonando parte del estigma que antes sentían hacia la depresión, pero las actitudes hacia otras afecciones de la salud mental parecen estar atrapadas en el pasado, muestra un estudio reciente.

La investigación, que se basó en entrevistas que se realizaron a adultos de EE. UU. a lo largo de 22 años, encontró de todo un poco cuando se trata del estigma de la salud mental.

El estigma de los estadounidenses contra la depresión podría por fin estar desapareciendo, según un estudio

En general, encontraron los investigadores, el "conocimiento básico sobre la salud mental" de los estadounidenses pareció mejorar con los años. Más personas comprendían que la depresión, la dependencia del alcohol y la esquizofrenia son afecciones médicas con causas biológicas.

Las actitudes sobre la depresión mostraron un cambio particular. En los últimos años, las personas eran menos propensas a evitar a alguien con depresión, en comparación con hace dos décadas.

Pero el panorama de la dependencia del alcohol y la esquizofrenia fue distinto.

En realidad hubo un aumento en el porcentaje de personas que atribuían la dependencia del alcohol a un "mal carácter". De forma similar, más estadounidenses tenían la idea falsa de que las personas con esquizofrenia son "peligrosas".

Los hallazgos sobre la depresión son alentadores, apuntó la Dra. Christine Crawford, directora médica asociada de la Alianza Nacional Sobre Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness, NAMI), una organización sin fines de lucro.

"Si las personas ven que hay menos estigma sobre la depresión, quizá incluso más estén dispuestas a hablar del tema, y a buscar ayuda", señaló Crawford, que no participó en el estudio.

Al contrario, la involución en las actitudes hacia la esquizofrenia y la dependencia del alcohol es preocupante, advirtió Crawford.

Especuló que la forma en que se presentan en los medios podrían ayudar a explicar estas tendencias.

Por un lado, en los últimos años personas famosas y otras figuras públicas han hablado sobre sus propias batallas contra la depresión, lo que puede ayudar a "normalizar" la afección.

"Muchos famosos han dado un paso al frente y han dicho que está bien no estar bien", dijo Crawford.

Por otro lado, dijo, la presentación en los medios de las personas con problemas con el alcohol con frecuencia son menos positivas. Y el público podría percibir sus problemas como un defecto de carácter, en lugar de una consecuencia de una dependencia del alcohol que no se ha tratado.

Mientras tanto, la forma en que los medios noticiosos cubren la violencia podría influir en la opinión pública sobre las personas con esquizofrenia, aseguró Crawford.

Por ejemplo, es común que la cobertura de los tiroteos masivos planteen preguntas sobre la salud mental de los perpetradores y, que desde algunos sectores haya llamamientos para evitar que las personas con enfermedades mentales tengan armas de fuego.

"De lo que las personas no se dan cuenta es que es raro que las personas con esquizofrenia cometan actos de violencia", enfatizó Crawford. "Es más frecuente que sean las víctimas de la violencia".

La investigadora principal, Bernice Pescosolido, dijo algo parecido.

Comentó que, en la depresión, es probable que la conversación pública en aumento haya hecho "una inmensa diferencia".

También es posible que los anuncios de antidepresivos hayan tenido un impacto, dijo Pescosolido, profesora de sociología de la Universidad de Bloomington.

Si las personas ven estos anuncios de forma regular, anotó, esto podría reforzar el mensaje de que la depresión es una afección médica común y tratable.

En cuanto a las actitudes hacia el alcohol, hay una desconexión: hay más personas que no reconocen que se trata de una afección de la salud mental, pero que también la ven comúnmente como un defecto de carácter.

Es desconcertante, dijo Pescosolido. Pero también anotó que los estadounidenses tienden a juzgar la adicción, en general, de una forma más dura que a otros trastornos de la salud mental.

Los hallazgos, que se publicaron en la edición en línea del 21 de diciembre de la revista JAMA Network Open, se basan en entrevistas que se llevaron a cabo en 1996, 2006 y 2018. En cada una participó una muestra nacionalmente representativa de más de 1,000 adultos de EE. UU.

El "estigma" se midió al presentar a los participantes varias viñetas que describían a una persona ficticia con un trastorno de la salud mental, y entonces les hacían preguntas sobre cada una.

A lo largo de los años, encontró el estudio, hubo un aumento en el porcentaje de personas que consideraban que la depresión, la esquizofrenia y el alcoholismo son trastornos psiquiátricos diagnosticables, distintos de los "problemas diarios" de la vida.

Se trata de un paso positivo, según Pescosolido.

"No les decimos a las personas con diabetes que simplemente 'hagan un esfuerzo'", anotó.

En otra tendencia positiva, los encuestados de 2018 estaban más dispuestos a "trabajar de cerca" con, o ser amigos de, una persona con depresión que los participantes anteriores.

Pero esta apertura no se extendía a las personas con dependencia del alcohol ni la esquizofrenia.

En 2018, más de un 60 por ciento de los participantes consideraban el alcoholismo como señal de un mal carácter, mientras que un porcentaje similar creían que las personas con esquizofrenias son peligrosas.

Este tipo de estigmatización es importante, aseguró Pescosolido. En las personas que viven con trastornos psiquiátricos, puede afectar su calidad de vida, y ser un obstáculo importante para la recuperación.

Crawford se mostró de acuerdo. "Como sociedad, debemos cambiar la mentalidad sobre cómo tratamos y hablamos sobre las personas con enfermedad mental", añadió.

Más información

La Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association) ofrece más información sobre la enfermedad mental y el estigma.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Bernice Pescosolido, PhD, distinguished professor, sociology, Indiana University, Bloomington, Ind.; Christine Crawford, MD, MPH, associate medical director, National Alliance on Mental Illness, Arlington, Va.; JAMA Network Open, Dec. 21, 2021, online

Comparte tu opinión