El esmog podría enviar a los niños con autismo a emergencias

MIÉRCOLES, 21 de septiembre de 2022 (HealthDay News) -- ¿Podría la contaminación atmosférica mandar a los niños con autismo al hospital?

Un nuevo estudio encontró que la exposición a corto plazo a la contaminación atmosférica se vincula con un riesgo más alto de hospitalización entre los niños con el trastorno del desarrollo.

El esmog podría enviar a los niños con autismo a emergencias

Las personas con un trastorno del espectro autista (TEA) con frecuencia son admitidas debido a síntomas como la hiperactividad, la agresividad y las autolesiones. Aunque los medicamentos, la dieta y los complementos pueden mejorar la neuroinflamación y la inflamación sistémica, una exposición a corto plazo a la contaminación atmosférica podría exacerbar estos síntomas, encontró el estudio coreano.

El sistema nervioso en desarrollo de un niño es más susceptible a las exposiciones ambientales que el sistema nervioso de los adultos, anotaron los científicos.

"Este estudio sugiere que la exposición a corto plazo a la contaminación atmosférica afecta al agravamiento de los síntomas de TEA, que es más prominente entre los chicos que entre las chicas", comentaron los investigadores, dirigidos por el Dr. Yun-Chul Hong, del Instituto de Salud Pública y Atención Médica del Hospital de la Universidad Nacional de Seúl, y del Departamento de Medicina Preventiva del Colegio de Medicina de la Universidad Nacional de Seúl.

En el estudio, los investigadores usaron datos del gobierno sudcoreano sobre las admisiones hospitalarias diarias por autismo entre los niños de 5 a 14 años, de 2011 a 2015.

El equipo de la investigación también recolectó información sobre los niveles nacionales diarios de materia fina particulada (PM2.5), dióxido de nitrógeno (NO2), y ozono (O3) en cada una de 16 regiones de Corea del Sur, durante hasta seis días.

Al analizar las cifras, el equipo encontró que la exposición a los contaminantes se asoció con un riesgo más alto de hospitalización en los niños con autismo, sobre todo entre los chicos.

Cada aumento en la PM2.5 de 10 microgramos por metro cúbico de aire se asoció con un riesgo un 17 por ciento más alto de admisión al hospital por el autismo. Un aumento de 10 partes por mil millones en el NO2 se asoció con un riesgo un 9 por ciento más alto, y respecto al O3, un riesgo un 3 por ciento más alto.

Los investigadores calcularon que la exposición a estos contaminantes se asociaba con un riesgo un 29 por ciento más alto de admisión al hospital por el autismo, y que el NO2 tenía el mayor efecto. Entre los motivos de admisión al hospital se incluyeron la hiperactividad, la agresividad y las autolesiones.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 20 de septiembre de la revista BMJ.

"Estos resultados enfatizan que la reducción de la exposición a la contaminación atmosférica se debería considerar para la gestión de los síntomas [de autismo], con unas implicaciones importantes para la calidad de vida y los costos económicos", señalaron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista.

Las limitaciones del estudio incluyeron que se midieron los niveles de contaminación atmosférica regional, en lugar de local, y que los niños con un autismo leve quizá tengan menos probabilidades de recibir un tratamiento psiquiátrico, y que por tanto tal vez no hayan sido incluidos en el estudio. Además, el estudio solo encontró una asociación entre los niveles de contaminación y la hospitalización, y no un vínculo causal.

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre la contaminación atmosférica.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: BMJ, news release, Sept. 20, 2022

Comparte tu opinión