El esmog fuerte es tan malo para los pulmones como fumar un paquete al día

El esmog fuerte es tan malo para los pulmones como fumar un paquete al día

MARTES, 13 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Vivir en un área más contaminada de Estados Unidos podría ser tan dañino para los pulmones como un hábito de un paquete de cigarrillos al día, según un nuevo estudio a largo plazo.

La contaminación del aire con ozono, el tipo de contaminación que está aumentando debido al cambio climático, conduce a más cambios relacionados con el enfisema en los pulmones que otras formas de contaminación atmosférica, encontró el estudio.

El autor del estudio, el Dr. Joel Kaufman, de la Universidad de Washington en Seattle, señaló que no se necesitaron cambios enormes en los niveles de contaminación atmosférica para observar daño pulmonar en las TC.

"Lo que inició la afectación en los pulmones no fueron grandes diferencias en la contaminación del aire con ozono. Son los tipos de cambios que las personas se encuentran en Estados Unidos. No se trata de mudarse de Estados Unidos a India; es el tipo de cambio en la contaminación de mudarse de los suburbios a la ciudad", advirtió Kaufman.

"Una de las moralejas de este estudio es que aunque hemos logrado un tremendo progreso respecto a un aire limpio, podemos hacer más, y no deberíamos reducir el enfoque en el aire limpio. Además, las mismas cosas que hacemos para ralentizar el cambio climático pueden mejorar el aire y nuestra salud ahora", añadió.

El enfisema es una enfermedad pulmonar crónica que se asocia comúnmente con fumar. Pero se diagnostica cada vez con mayor frecuencia en personas que nunca han fumado, dijo Kaufman. El enfisema es un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

La contaminación del aire con ozono se encuentra cerca del nivel del suelo y es causada por las emisiones de los coches, de las plantas eléctricas, de las grandes calderas, de las plantas químicas y de las refinerías. La contaminación del aire con ozono es distinta que el ozono que ocurre de forma natural y que protege a la atmósfera superior de la Tierra, según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.

Más de 7,000 adultos de seis áreas urbanas (Baltimore; Chicago; Los Ángeles; la ciudad de Nueva York; St. Paul, en Minnesota; y Winston-Salem, en Carolina del Norte) participaron en el estudio. Los voluntarios tenían entre 45 y 84 años de edad cuando comenzó el estudio, a principios de los 2000.

Los investigadores les dieron un seguimiento mediano de 10 años, lo que significa que siguieron a la mitad menos tiempo, y a la mitad más. Algunos recibieron un seguimiento de hasta 18 años.

Durante el estudio, la mayoría recibieron TC múltiples para observar cómo cambiaba su salud pulmonar con el tiempo. Casi 3,000 voluntarios también recibieron pruebas repetidas de la función pulmonar.

Los investigadores observaron los niveles de cuatro contaminantes importantes: el ozono a nivel del suelo, la materia particulada fina, el óxido de nitrógeno y el carbono negro. Los niveles de materia particulada y de óxido de nitrógeno en el ambiente se redujeron a lo largo del periodo.

Los niveles de ozono parecieron tener el mayor impacto en la salud de los pulmones. Durante el estudio, los promedios anuales de contaminación por ozono en las seis ciudades variaron entre alrededor de 10 y 25 partes por mil millones, comentaron los investigadores.

Un aumento en la contaminación del aire con ozono de 3 partes por mil millones a lo largo de 10 años se asoció con un aumento en los cambios relacionados con el enfisema más o menos equivalentes a fumar un paquete de cigarrillos al día durante 29 años, anotaron los investigadores.

Unos niveles más altos de ozono también se vincularon con un mayor declive en las pruebas de la función pulmonar.

"Este estudio respalda firmemente el hecho de que las exposiciones a la contaminación del aire con ozono y los óxidos de nitrógeno contribuyen a la enfermedad pulmonar crónica [EPC] de las vías respiratorias inferiores en Estados Unidos y en todo el mundo", enfatizó Kaufman.

LA EPC incluye al asma y a otros tipos de EPOC, como la bronquitis crónica.

Afirmó que los estudios con animales, que han mostrado que la exposición a la contaminación del aire con ozono conduce al daño pulmonar, respaldan a los hallazgos.

Kaufman apuntó que no hay mucho que las personas puedan hacer para protegerse de la contaminación atmosférica. "Necesitamos medidas comunitarias y de salud pública para reducir la concentración de la contaminación del aire con ozono", planteó.

El Dr. John Haapaniemi, pulmonólogo del Hospital Sinai-Grace del Centro Médico de Detroit, afirmó que este estudio es importante, ya que ofrece evidencias de que la contaminación del aire con ozono provoca cambios relacionados con el enfisema en los pulmones.

Dijo que las personas jóvenes sanas quizá no noten el nivel de cambios observado en el estudio, pero que es probable que las personas que ya tienen una enfermedad pulmonar sí lo noten.

"Para alguien con enfisema, un pequeño cambio en la función pulmonar puede significar una gran diferencia", comentó Haapaniemi, que no participó en el estudio.

También indicó que es difícil sugerir alguna forma de que un individuo cambie su exposición a la contaminación del aire con ozono. Pero dijo que, si le preocupa la salud de sus pulmones, "lo mejor es no fumar".

El estudio se publicó en la edición del 13 de agosto de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

El sitio web AirNow.gov de la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre la contaminación por ozono.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión