El esfuerzo de la atención de la COVID hace que muchos profesionales de la salud busquen una salida

MARTES, 6 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Después de la pandemia, el próximo gran desafío de salud en Estados Unidos podría ser retener a muchos médicos, enfermeros y científicos altamente entrenados, advierte un estudio reciente.

Hasta uno de cada cinco empleados en una institución médica académica está pensando en abandonar la profesión debido al esfuerzo de lidiar con la pandemia, según los investigadores.

El esfuerzo de la atención de la COVID hace que muchos profesionales de la salud busquen una salida

"Es aleccionador averiguar que, en un momento de recesión económica, al menos una quinta parte de nuestra fuerza laboral estaban pensando en dejar el trabajo debido a los graves niveles de estrés que experimentaban", comentó la autora sénior del estudio, Angela Fagerlin, presidenta del departamento de ciencias de la salud de la población de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah, en Salt Lake City.

"Muchas de estas personas han pasado de cinco a 10 años de su vida adulta entrenándose para realizar este tipo de trabajo. Sin embargo, es tan abrumador y oneroso que estaban pensando en potencialmente renunciar a todo eso", lamentó Fagerlin en un comunicado de prensa de la universidad.

Varios estudios han examinado los efectos del agotamiento, el estrés, la depresión y la ansiedad en el personal médico durante la pandemia global, pero la mayoría solo han incluido a los trabajadores de primera línea o a las personas que están recibiendo entrenamiento médico. Pocos han abordado los problemas en el equilibrio entre la familia y el trabajo, lo que incluye las necesidades de cuidado de los niños durante la pandemia, anotaron los autores del estudio. Esto contribuyó de forma significativa al estrés y al agotamiento del personal.

Según la autora del estudio, Rebecca Delaney, investigadora postdoctoral de la universidad, "sospechamos que es probable que estas tendencias perturbadoras existan en otros sistemas de atención de la salud en todo el país. Estos hallazgos son alarmantes, y una señal de advertencia sobre la moral y el bienestar de los médicos y los enfermeros, y además de los científicos y el personal de salud no clínico".

En el estudio, los investigadores encuestaron a todo los 22,700 miembros de la facultad, personal y estudiantes en entrenamiento, clínicos y no clínicos, de University of Utah Health, Encontraron que los hombres y las mujeres, y los que tenían y no tenían hijos, tenían dificultades con el impacto de la COVID-19, señaló Delaney.

Alrededor de un 48 por ciento de los participantes tenían al menos un hijo de 18 años o menos, y más o menos un 49 por ciento de ellos reportaron que la crianza y gestionar la educación virtual de sus hijos les provocaba estrés.

Cerca de un 55 por ciento de los miembros de la facultad y un 60 por ciento de los estudiantes reportaron una reducción en la productividad. Y a un 47 por ciento de los participantes les preocupaba que la pandemia afectara el desarrollo de sus carreras. Casi dos tercios de los estudiantes en entrenamiento estaban muy preocupados al respecto, mostraron los hallazgos.

Los investigadores también encontraron que un 30 por ciento de los participantes estaban pensando en reducir sus horarios, y un 21 por ciento estaban pensando en abandonar la fuerza laboral.

Es posible que más empleados con hijos de hasta 18 años respondieran a la encuesta que los que no tenían hijos, lo que sería una limitación del estudio, apuntaron los autores.

Aunque los investigadores encontraron que el agotamiento, la depresión y la ansiedad eran importantes, concluyeron que un mayor énfasis en el equilibrio entre el trabajo y la vida, la accesibilidad del cuidado de los dependientes, y un respaldo psicológico y social continuo podrían prevenir que miles de cuidadores médicos se unan a este éxodo, que tiene el potencial de ser devastador.

Fagerlin concluyó que "los sistema de atención de la salud deben desarrollar formas efectivas de garantizar que los profesionales clínicos, el personal de respaldo y los científicos no clínicos bien entrenados reciban respaldo durante esta época sin precedentes, y también después. Si lo hacen, es más probable que los sistemas de salud retengan una fuerza laboral más diversa y efectiva".

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 2 de Abril de la revista JAMA Network Open.

Más información

La Kaiser Family Foundation ya había analizado los riesgos de los trabajadores de la atención de la salud por la COVID-19, según la raza y la etnia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Utah Health, news release, April 2, 2021

Comparte tu opinión