Asma, una consecuencia de los automóviles

Asma, una consecuencia de los automóviles
| Foto: ISTOCK

Cada año, la contaminación por el tráfico provoca unos 4 millones de casos nuevos de asma en los niños de todo el mundo, muestra una investigación.

Dos tercios de esos niños viven en áreas urbanas, según el estudio, realizado por investigadores de la Universidad de George Washington, en Washington, D.C.

"Nuestros hallazgos sugieren que se podrían prevenir millones de casos nuevos de asma pediátrico en las ciudades de todo el mundo al reducir la contaminación atmosférica", señaló la autora sénior del estudio, Susan Anenberg, profesora asociada de salud ambiental y ocupacional en la Facultad de Salud Pública del Instituto Milken de la universidad.

Entre 2010 y 2015, unos cuatro millones de niños de 194 países desarrollaron asma cada año debido a la exposición a la contaminación atmosférica con dióxido de nitrógeno (NO2), apuntaron los investigadores. El NO2 proviene sobre todo del escape de los vehículos.

"Mejorar el acceso a unas formas más limpias de transporte, como el transporte público eléctrico y los desplazamientos activos en bicicleta y a pie, no solo reduciría los niveles de NO2, sino que también reduciría el asma, fomentaría una buena forma física, y reduciría las emisiones de los gases de invernadero", enfatizó Anenberg en un comunicado de prensa de la universidad.

Alrededor de un 13% de la incidencia del asma en los niños se vincula con la contaminación con NO2, anotaron los autores del estudio.

Pero en 92 de 125 ciudades grandes incluidas en el nuevo estudio, la contaminación con NO2 conformó más de un 20% de los casos de asma en la niñez, mostraron los hallazgos.

Entre las 10 ciudades con las tasas más altas, ocho estaban en China (con tasas de un 37% a un 48%), además de Moscú en Rusia y Seúl en Corea del Sur. En esas ciudades, un 40% de los casos se vincularon con la contaminación vehicular.

Los Ángeles, Nueva York, Chicago, Las Vegas y Milwaukee fueron las ciudades de EE. UU. con el porcentaje más alto de casos de asma pediátrico vinculados con la contaminación atmosférica con NO2.

Pero en números reales, China tuvo la peor situación, con 760,000 casos de asma pediátrico vinculados al NO2 al año. A esto le siguió India, con 350,000, y Estados Unidos, con 240,000.

El estudio aparece en la edición del 10 de abril de la revista The Lancet Planetary Health.

La contaminación atmosférica es "un importante riesgo de salud ambiental", según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que creó las directrices sobre la calidad del aire para el NO2 y otros contaminantes atmosféricos.

Pero más de un 90% de los nuevos casos de asma infantil atribuibles al NO2 ocurrieron en áreas que ya cumplían con la directriz de la OMS, anotaron los investigadores.

Según la autora principal del estudio, Pattanun (Ploy) Achakulwisut, científica postdoctoral en el Instituto Milken, "ese hallazgo sugiere que la directriz para el NO2 de la OMS quizá se deba reevaluar para garantizar que proteja lo suficiente a la salud de los niños".

Se estima que 235 millones de personas tienen asma en todo el mundo; la enfermedad puede provocar respiración sibilante, y ataques respiratorios potencialmente letales.

Más información

La Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association) tiene más información acerca del asma infantil.

Comparte tu opinión