El ejercicio podría mejorar la esperanza de vida tras el cáncer de mama

El ejercicio podría mejorar la esperanza de vida tras el cáncer de mama

LUNES, 22 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Una supervivencia más larga tras el cáncer de mama podría ser tan sencillo como mantenerse en buena forma, muestra una investigación reciente.

En el nuevo estudio, el ejercicio regular pareció reducir el riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes y posiblemente incluso las probabilidades de una recurrencia del cáncer de mama entre las supervivientes al cáncer de mama.

Una especialista en el cáncer de mama dijo que los hallazgos deben dar esperanzas a las supervivientes.

"Una pregunta común que hacen las pacientes que han completado el tratamiento hace poco es qué pueden hacer para evitar que les suceda de nuevo", señaló la Dra. Alice Police, directora regional de cirugía del seno en el Instituto Oncológico de Northwell Health, en Sleepy Hollow, Nueva York.

"Ahora tenemos un estudio muy bien realizado que respalda la idea de que el ejercicio, en contraposición con solo perder peso, es muy importante para la prevención de las recurrencias del cáncer de mama", afirmó Police.

La nueva investigación fue dirigida por Christina Dieli-Conwright, profesora asistente de investigación en biokinesiología y fisioterapia en la Universidad del Sur de California (USC).

Su equipo registró los resultados de 100 supervivientes al cáncer de mama que recibieron tratamiento para el cáncer menos de seis meses antes de entrar al estudio.

Casi la mitad de las participantes eran obesas y un 77 por ciento habían desarrollado síndrome metabólico. Se trata de un conjunto de afecciones de salud (hipertensión, grasa corporal excesiva y niveles altos de grasas en la sangre) que aumenta las probabilidades de una persona de sufrir una enfermedad cardiaca.

"Muchas personas no saben que la principal causa de muerte en las supervivientes de cáncer de mama es la enfermedad cardiaca, no el cáncer", anotó Dieli-Conwright en un comunicado de prensa de la USC.

"En las pacientes con cáncer de mama, el síndrome metabólico es exacerbado por la obesidad, un estilo de vida sedentario y la administración de la quimioterapia", explicó Dieli-Conwright.

De hecho, añadió, las mujeres con síndrome metabólico tienen un 17 por ciento más de probabilidades de desarrollar un cáncer de mama, tres veces más probabilidades de tener una recurrencia del cáncer de mama, y el doble de probabilidades de fallecer por el cáncer de mama, en comparación con las mujeres sin el síndrome.

En el nuevo estudio, las mujeres se asignaron al azar a un grupo sin ejercicio (de "control") o a un grupo que realizó tres sesiones personales de ejercicio cada semana durante cuatro meses.

El programa de ejercicio incluía entrenamiento en resistencia con pesas, además de ejercicio aeróbico de intensidad moderada.

Al final de los cuatro meses, las tasas de síndrome metabólico eran de un 80 por ciento en el grupo que no hizo ejercicio, pero se habían reducido a apenas un 15 por ciento en el grupo de ejercicio, mostraron los hallazgos.

Además, las mujeres en el grupo de ejercicio perdieron grasa, ganaron músculo y redujeron su riesgo de enfermedad cardiaca, reportaron los investigadores. También, entre las del grupo de ejercicio los niveles de presión arterial se redujeron en un 10 por ciento, y los niveles de colesterol HDL "bueno" aumentaron en un 50 por ciento.

Según Dieli-Conwright, la moraleja es que "el ejercicio es una forma de medicina".

Police se mostró de acuerdo. Y aunque el estudio no prueba que el ejercicio regular podría impedir el regreso del cáncer, dijo que la teoría tiene sentido.

"El ejercicio promueve cambios en nuestros cuerpos que van más allá del aspecto, y hacen que todas nuestras células y órganos sean más felices, de forma que podamos permanecer libres de enfermedad", aseguró Police.

La Dra. Stephanie Bernik, especialista en cáncer de mama y jefa de oncología quirúrgica del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, dijo que el estudio es importante porque "muchos pacientes de cáncer (sobre todo los que se someten a quimioterapia) se vuelven sedentarios, y esos hábitos con frecuencia persisten tras el final del tratamiento".

Pero volver a una rutina de ejercicio es clave para la supervivencia a largo plazo, señaló Bernik, y "las mujeres que comen bien y hacen ejercicio son más propensas a tener una longevidad normal".

El estudio fue publicado el 22 de enero en la revista Journal of Clinical Oncology.

Más información

Breastcancer.org ofrece consejos sobre el ejercicio para las supervivientes del cáncer de mama.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión