El dolor de espalda en los adultos mayores: los expertos ofrecen una guía de analgésicos

VIERNES, 8 de julio de 2022 (HealthDay News) -- El dolor de espalda y de cuello con frecuencia son una parte desafortunada del envejecimiento, pero los adultos mayores pueden encontrar un alivio de forma segura mediante varios medicamentos, concluye una nueva revisión de la investigación.

La revisión de 138 ensayos clínicos analiza las evidencias sobre las opciones de los medicamentos para los adultos mayores con un dolor "relacionado con la columna", en esencia, cualquier dolor a lo largo del cuello y la espalda.

El dolor de espalda en los adultos mayores: los expertos ofrecen una guía de analgésicos

Una de las principales conclusiones es que no hay un remedio universal, según el investigación sénior, el Dr. Michael Perloff, un neurólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston y del Centro Médico de Boston.

Señaló que las opciones de medicamentos dependen, en parte, de la causa subyacente del dolor. Pero, en particular en los adultos mayores, cualquier afección de salud coexistente y medicamento que estén tomando también es un factor.

"Hay que tener mucho cuidado respecto a las interacciones y los efectos secundarios de los medicamentos", apuntó Perloff.

Al mismo tiempo, estos problemas no deberían evitar que los adultos mayores obtengan alivio del dolor, enfatizó.

"Si usted es una persona mayor y le han dicho que no hay opciones para gestionar su dolor, quizá deba consultar a un especialista del dolor", anotó Perloff.

"Hay mucho que podemos hacer con los medicamentos, inyecciones, fisioterapia y, en algunos casos, la cirugía", añadió.

En cuando a los adultos más jóvenes, los dolores de espalda y cuello con frecuencia se relacionan con los músculos. Aunque esto también puede ser cierto en los adultos mayores, apuntó Perloff, con frecuencia tienen un dolor relacionado con los cambios degenerativos en la columna, por ejemplo la descomposición por desgaste en los discos o en el cartílago que amortigua las articulaciones de la columna.

Para este tipo de dolor, unos analgésicos comunes, entre ellos los antinflamatorios no esteroides (AINE) y el acetaminofén, pueden ayudar, encontró una revisión.

Los AINE, como el ibuprofeno y el naproxeno (Motrin, Aleve), son más efectivos que el acetaminofén (Tylenol), apuntó Perloff. Pero el acetaminofén podría ser la opción más segura para algunos adultos mayores, entre ellos los que tienen un riesgo más alto de sangrado estomacal, o los que tienen una enfermedad renal o cardiaca.

El uso limitado es clave en los AINE. El equipo de Perloff recomienda que las personas mayores los tomen por dos o tres días durante una exacerbación del dolor, pero que eviten usarlos por varias semanas de seguido.

"El dolor crónico con frecuencia fluctúa", anotó Perloff. "Entonces, el tratamiento debe ser distinto en momentos distintos".

En algunos casos, el dolor proviene de un pinzamiento de un nervio. Un ejemplo es la ciática, en que el nervio ciático está comprimido, con frecuencia por un disco en la parte baja de la columna que se sale de lugar. Esto puede provocar un dolor que irradia desde la espalda baja hasta la parte trasera de la pierna.

Los AINE pueden ayudar a aliviar la ciática, encontró la revisión. Pero otra opción, comentó Perloff, es un medicamento específico para el dolor nervioso, en específico la gabapentina y la pregabalina.

Estos medicamentos tienen unos efectos secundarios potenciales, entre ellos mareo y problemas de equilibrio. Entonces, encontró la revisión, cualquier beneficio se debe sopesar contra estos riesgos, en particular en las personas mayores que toman otros fármacos que puedan provocar mareo y caídas, como las benzodiacepinas.

Otros hallazgos incluyeron:

  • Ciertos relajantes musculares, como carisoprodol y clorzoxazona, conllevan un riesgo de sedación y caídas. Pero otros, entre ellos la tizanidina y el baclofeno, pueden aliviar de forma segura el dolor de cuello o espalda de los adultos mayores, en dosis bajas.
  • En cuanto al dolor lumbar crónico, en particular la duloxetina (Cymbalta), han resultado útiles en los ensayos. Podrían ser buenas opciones, dijo Perloff, cuando un adulto mayor tiene tanto dolor como síntomas de depresión.
  • Cuando los medicamentos orales fallan, unas inyecciones de analgésicos o corticosteroides antinflamatorios podrían ayudar con el dolor crónico.

La revisión, que se publicó en una edición reciente de la revista Drugs & Aging, se enfocó en los medicamentos. Pero Perloff apuntó que cuando sus pacientes tienen un dolor crónico, en general durante tres meses o más, es probable que también les recete fisioterapia.

"La fisioterapia puede ser valiosa para optimizar y mantener la función", concurrió el Dr. Robert Griffin, un anestesiólogo del Hospital para Cirugías Especiales de la ciudad de Nueva York, que se especializa en evaluar y tratar los problemas de espalda y cuello.

Griffin, que revisó los hallazgos, también apunto a algunas otras opciones. Incluyen inyecciones en el punto gatillo, en que los medicamentos se inyectan en unos "nudos" dolorosos en los músculos; la ablación con radiofrecuencia, en que se aplica calor de ondas de radio a un tejido nervioso específico, para reducir las señales de dolor de esa área; y la acupuntura y la meditación, que podrían ayudar a aliviar los síntomas o proveer ayuda para afrontarlos.

En cuanto a en qué momento las personas deben acudir a un proveedor de atención de la salud por un dolor de espalda o cuello, Griffin aclaró que "en cualquier momento en que necesiten ayuda".

Pero enfatizó que las personas deben buscar atención médica de inmediato si tienen síntomas adicionales que pudieran indicar una afección de salud grave. Entre estos se incluyen debilidad en las extremidades, cambios en la función de la vejiga o intestinal, fiebre o una pérdida de peso sin explicación.

Más información

El Hospital para Cirugías Especiales ofrece más información sobre el dolor de espalda y cuello.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Michael Perloff, MD, PhD, assistant professor, neurology, Boston University School of Medicine and Boston Medical Center; Robert Griffin, MD, PhD, anesthesiologist, Hospital for Special Surgery, New York City; Drugs & Aging, June 27, 2022, online


Was this page helpful?

Comparte tu opinión