El costo más alto de los nuevos medicamentos para el colesterol pone a los pacientes en riesgo, según un estudio

El costo más alto de los nuevos medicamentos para el colesterol pone a los pacientes en riesgo, según un estudio

MARTES, 23 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Es más probable que los pacientes a quienes se niega el acceso a unos punteros medicamentos para reducir el colesterol, llamados inhibidores de PCSK9, sufran ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares (ACV) y otros problemas del corazón.

Los pacientes tienen un 16 por ciento más de probabilidades de sufrir una crisis de salud relacionada con el corazón si su receta de PCSK9 es rechazada que si es cubierta y se surte durante un año, según los investigadores.

Los pacientes que tienen una receta pero que no la surten, probablemente porque no pueden costear el copago, tienen un riesgo un 21 por ciento más alto de una emergencia relacionada con el corazón, añadieron los investigadores.

"Deberíamos rebelarnos, porque tenemos las herramientas para ayudar a las personas, pero no las estamos ayudando", planteó la coautora del estudio, Katherine Wilemon, fundadora y directora ejecutiva de la FH Foundation, un grupo de investigación y defensoría para pacientes con hipercolesterolemia familiar, un colesterol elevado relacionado con su genética.

Los inhibidores de PCSK9 llegaron al mercado de EE. UU. en 2015, pero siguen siendo costosos en comparación con la terapia de primera línea de estatinas, apuntaron los investigadores. Funcionan al potenciar la capacidad del hígado de eliminar el exceso de colesterol del torrente sanguíneo.

El medicamento costaba unos 14,000 dólares al año durante el periodo cubierto por este estudio, de 2015 a 2017, señalaron los investigadores. El año pasado, los fabricantes anunciaron reducciones en los precios de dos de los principales inhibidores de PCSK9, Praluent (alirocumab) y Repatha (evolocumab), pero el costo sigue siendo de 4,500 a 8,000 dólares al año.

En este estudio, los investigadores revisaron los expedientes médicos y las reclamaciones de farmacia de unos 139,000 adultos con un riesgo alto después de que los inhibidores de PCSK9 entraran al merado en 2015. En promedio, los pacientes fueron monitorizados durante más o menos un año después de la fecha de emisión de su receta.

Se consideraba que los pacientes eran de alto riesgo si tenían hipercolesterolemia familiar o si habían sufrido problemas cardiacos relacionados con la obstrucción de las arterias.

"En total, este grupo tenía un riesgo extremadamente alto", aseguró la investigadora principal, Kelly Myers, directora de tecnología de la FH Foundation. "La tasa anual de eventos cardiovasculares en este grupo fue de alrededor de un 3.5 por ciento. La tasa anual de la población adulta completa de EE. UU. es de menos de un medio por ciento".

Los investigadores observaron en específico el acceso a los nuevos medicamentos para el colesterol, y si influía en el riesgo de los pacientes de eventos relacionados con el corazón, como ataque cardiacos, angina inestable, angioplastia, cirugía de baipás coronario, paro cardiaco y enfermedad cardiaca o ACV provocados por la congestión de las arterias.

Las compañías aseguradoras rechazaron a alrededor de dos tercios de las recetas de PCSK9 de los pacientes con un riesgo alto, encontraron los investigadores.

Incluso tras las reducciones en los precios de 2018, las tasas de denegación han permanecido altas, lamentó Myers.

"Todavía no hemos visto muchas evidencias en los datos de que haya un cambio convincente", dijo. "Hay una mejora general, pero a más de un 50 por ciento de los individuos en muchos planes les siguen denegando la terapia".

Además, alrededor de un 15 por ciento de las personas con una receta aprobada no la surtieron, probablemente porque no podían costearla, añadió Myers.

Dos tercios de los pacientes que no surtieron su receta de un inhibidor de PCSK9 están en Medicare, que no permite la asistencia con el copago, apuntó Myers. Su copago promedio por los fármacos es de 200 dólares al mes, en comparación con 100 dólares al mes para las personas con un seguro privado para los medicamentos recetados.

"Es probable que estén abandonando su terapia debido al costo extremadamente alto de los copagos", advirtió Myers.

La falta de acceso a esos medicamentos tuvo un impacto inmediato en su riesgo de ataque cardiaco, ACV y otros problemas del corazón, encontraron los investigadores.

"Las personas cuyas recetas de medicamentos para reducir el colesterol son rechazadas o abandonadas son más propensas a sufrir eventos cardiacos que aquellas cuyas recetas se cubren", aseguró el Dr. Donald Lloyd-Jones, presidente de medicina preventiva de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago, y vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).

Los investigadores también encontraron que era más probable que la receta se rechazara si un paciente era mujer, negro o hispano.

"El estudio muestra con claridad cómo las disparidades en el acceso a las recetas de inhibidores de PCSK9 afectan a los resultados cardiovasculares, y la necesidad de mejorar la equidad en la salud", añadió Lloyd-Jones. "A medida que continuamos logrando avances en la prevención y el tratamiento de la enfermedad cardiaca, la principal causa de muerte del mundo, debemos aprovechar los datos de este estudio y otros que cuantifican las formas en que podemos hacer una diferencia".

La AHA cambió sus directrices sobre el colesterol en 2018 para fomentar el uso de los inhibidores de PCSK9 en las personas con un riesgo alto que ya toman la dosis más alta de estatina que pueden tolerar.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 23 de julio de la revista Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

Más información

La FH Foundation ofrece más información sobre la cobertura de seguro de los medicamentos para el colesterol.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión