El costo evita que muchos estadounidenses reciban audífonos

El costo evita que muchos estadounidenses reciban audífonos

JUEVES, 5 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Un audífono puede costar hasta 7,000 dólares, y ese es el motivo de que más estadounidenses no utilicen uno, encuentra un estudio reciente.

El informe también sugiere que muchas personas se sienten demasiado avergonzadas como para usarlo.

Independientemente del motivo, es preocupante, señaló uno de los autores del estudio, porque la mala audición puede resultar nociva de muchas formas para las personas.

"La pérdida auditiva no resuelta puede afectar a la salud psicosocial, física y cognitiva [del cerebro]", dijo el autor principal del estudio, el Dr. Michael McKee.

"Además, la pérdida auditiva se vincula con el desempleo y una reducción de los ingresos, así que al no resolver la pérdida auditiva, es posible que a los que no puedan adquirir audífonos les vaya incluso peor en el futuro", añadió.

McKee es profesor asistente de medicina familiar en la Universidad de Michigan.

Apenas más o menos un tercio de los estadounidenses con pérdida auditiva de más de 55 años de edad tienen un audífono, encontró el estudio. El uso de los dispositivos es incluso menos común entre las personas mayores negras, hispanas, con un nivel educativo más bajo y las pobres.

"En muchos casos, esos grupos tenían menos de la mitad de las probabilidades de utilizar audífonos, en comparación con los que tenían una mayor riqueza, un mayor nivel educativo, y los blancos", anotó McKee.

Los audífonos pueden costar desde 2,000 hasta 7,000 dólares del propio bolsillo. La mayoría de los seguros, incluyendo Medicare, no los cubren.

En la cincuentena, más o menos tres de cada 10 estadounidenses experimentan una pérdida auditiva. Eso aumenta a un 45 por ciento entre los que tienen de 60 a 69, a casi un 70 por ciento entre los que tienen de 70 a 79, y a casi un 90 por ciento entre los octogenarios.

Para rastrear el uso de audífonos, los investigadores revisaron los datos de una encuesta de 35,000 hombres y mujeres de a partir de 55 años de edad, todos los cuales habían reportado pérdida auditiva. Se realizaron entrevistas a profundidad con 21 pacientes.

Las entrevistas encontraron que el costo, la falta de cobertura de seguro, la vanidad o el estigma eran motivos comunes para no utilizar los audífonos. Los participantes también citaron que su proveedor de atención primaria no prestaba atención a su pérdida auditiva, así como preocupaciones sobre encontrar un audiólogo de confianza.

Apenas un 15 por ciento de los encuestados a finales de la cincuentena dijeron que usaban audífonos, frente a un 57 por ciento de los que estaban a finales de la ochentena, mostraron los hallazgos.

El uso de audífonos también varió según la raza, encontraron los investigadores. Más o menos un 40 por ciento de los pacientes blancos usaban audífonos, frente a alrededor de un 18 por ciento de los pacientes negros y un 21 por ciento de los hispanos.

También fueron evidentes lagunas según la educación. Más de un 45 por ciento de los participantes del estudio que habían ido a la universidad usaban audífonos, frente a menos de un 29 por ciento de los encuestados que no habían acabado la secundaria.

Entre los encuestados más pobres, más o menos una cuarta parte usaban un audífono, en comparación con casi la mitad de los que más dinero ganaban.

Dicho esto, los veteranos militares con pérdida auditiva de 55 a 64 años de edad tenían el doble de probabilidades de usar un audífono que sus pares que no eran militares. ¿Por qué? Porque los beneficios de los veteranos con frecuencia cubren el costo.

Aun así, Jackie Clark, presidenta de la Academia Americana de Audiología (American Academy of Audiology), dijo que aunque el precio es un obstáculo, no es el único problema.

"El motivo de que las personas sean adversas a usar audífonos es bastante complejo, es multidimensional, y se ve influido por la cultura", aseguró Clark.

Además, la ciencia del oído todavía es relativamente joven, anotó. Cobró impulso solo tras la segunda guerra mundial, cuando muchos veteranos regresaron con el oído dañado debido a la exposición a las bombas que explotaban.

"Con frecuencia me gusta recordar a las personas que pasaron más de 100 años tras la adopción de las gafas para lograr una buena vista", comentó Clark.

Solo fue cuando una buena vista se convirtió en una característica indispensable de la vida moderna que "la industria de las gafas pasó de ser casi inexistente a una adopción casi completa", añadió Clark.

¿Qué se puede hacer para fomentar una mayor aceptación de los audífonos?

Además de garantizar que el seguro cubra el costo, McKee dijo que hay que recordar a las personas lo útiles que pueden ser los audífonos.

"Los programas de anuncios públicos que resalten los beneficios de abordar la pérdida auditiva podrían ayudar", planteó. "Debemos implicar a los famosos que usan audífonos para mostrar que tener uno no hace que uno parezca fuera de moda o discapacitado".

McKee y sus colaboradores reportaron sus hallazgos en una edición reciente de la revista The Gerontologist.

Más información

Para más información sobre las personas mayores y la pérdida auditiva, visite el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión