El coronavirus puede infectar e inflamar a la tiroides

El coronavirus puede infectar e inflamar a la tiroides

VIERNES, 22 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Una adolescente italiana podría ser el primer caso de una dolorosa infección en la tiroides provocada por el nuevo coronavirus, reportan unos médicos.

Un equipo de investigación de Pisa, en el norte de Italia, dijo que la tiroides de la mujer de 18 años comenzó a dolerle y se agrandó unas pocas semanas tras tener un resultado positivo en una prueba del virus SARS-CoV-2, a finales de febrero. La afección, llamada tiroiditis, se resolvió por completo en un plazo de una semana tras ser tratada con prednisona, un esteroide.

Aun así, los médicos creen que "se debe avisar a los médicos sobre la posibilidad de esta manifestación clínica adicional" vinculada con el nuevo coronavirus, señaló en un comunicado de prensa de la Sociedad Endocrina (Endocrine Society) el líder del estudio, el Dr. Francesco Latrofa, endocrinólogo del Hospital de la Universidad de Pisa. Latrofa y sus colaboradores publicaron los hallazgos en la edición del 21 de mayo de la revista The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

"La COVID-19 sigue dándonos muchas sorpresas", comentó un experto en la tiroides, el Dr. David Hiltzik, director de cirugía de cabeza y cuello del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York. "Se ha mostrado que se manifiesta en tantos sistemas orgánicos distintos de todo el cuerpo, así que no es sorprendente que la tiroides se una a las muchas otras áreas que han sido afectadas por la enfermedad".

"Por suerte, la tiroiditis se puede tratar con facilidad y no debería ser un gran problema", añadió Hiltzik, que no participó en la nueva investigación. "Dicho esto, si un paciente tuvo el virus y presenta un nuevo dolor de cuello, se debe evaluar".

En el caso de la mujer italiana, recibió primera vez una prueba de frotis nasal del nuevo coronavirus el 28 de febrero, porque su padre había sido hospitalizado antes con la COVID-19. La prueba fue positiva, pero al principio solo experimentó unos síntomas respiratorios leves y pasajeros.

Pero el 17 de marzo, volvió a la clínica de Pisa con fiebre, palpitaciones cardiacas y dolor de cuello. El dolor de cuello empeoró, y su glándula tiroides le dolía y estaba agrandada, apuntaron los médicos.

Las pruebas confirmaron una tiroiditis. La paciente recibió prednisona, que alivió su dolor de cuello y fiebre en cuestión de dos días. Cualquier otro síntoma restante se calmó en un plazo de una semana.

Latrofa y su grupo anotaron que la tiroiditis se puede observar en una gran variedad de infecciones, entre ellas las paperas, el Eptstein-Bar, la hepatitis E y el VIH, de forma que su aparición con el SARS-CoV-2 no es una completa sorpresa. Pero, hasta donde sepan, este es el primer caso de este tipo vinculado con el nuevo coronavirus.

La Dra. Minisha Sood es endocrinóloga del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Al leer los hallazgos de Italia, dijo que fue "una presentación clásica de tiroiditis postviral, que se caracteriza por el inicio de dolor de cuello, fiebre y unos niveles altos de hormonas tiroideas".

Sood dijo que debido a la intensidad del dolor de cuello que la mujer experimentó, sus médicos le recetaron prednisona. Pero, en casos más leves, con frecuencia se receta primero un analgésico antiinflamatorio no esteroide, y un esteroide se receta más tarde si resulta necesario.

En cualquier caso, "a medida que se atribuye una creciente variedad de síntomas postvirales a la COVID-19 o a complicaciones de la COVID-19 como los eventos trombóticos [de coagulación], el potencial de una tiroiditis subaguda no se debe pasar por alto", añadió Sood.

Más información

Aprenda más sobre la tiroiditis en la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión