El chocolate, la mantequilla, los refrescos: si quiere una mediana edad más sana, evite estos alimentos

JUEVES, 22 de abril de 2021 (HealthDay News) -- No es un secreto que un exceso de azúcar y grasa saturada no es bueno, ¿pero qué combinaciones de alimentos lo ponen en un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y muerte en la mediana edad?

Es probable que la respuesta, de un nuevo estudio de la Universidad de Oxford, decepcione a muchas personas.

El chocolate, la mantequilla, los refrescos: si quiere una mediana edad más sana, evite estos alimentos

Los investigadores encontraron que las dietas ricas en chocolates y masas, mantequilla, azúcar de mesa, refrescos y jugos de fruta (y con pocas frutas y verduras frescas) son las peores. También son riesgosas, aunque menos, las dietas ricas en bebidas azucaradas, chocolates y dulces, azúcar de mesa y conservas, incluso cuando esas dietas contenían menos alimentos como la mantequilla y el queso, que son ricos en grasa saturada.

"Hay muchas investigaciones y evidencias sobre los nutrientes particulares. El problema de esto es que las personas no comen nutrientes, comemos alimentos, combinaciones de alimentos", señaló la autora sénior, Carmen Piernas, profesora de investigación en ciencias de la atención primaria de la salud. "Decirles a las personas que deben reducir el consumo de azúcar es muy confuso, y quizá no sea el mensaje adecuado".

Entonces, su equipo decidió observar la dieta y los resultados de salud, no en términos de nutrientes específicos que se deban limitar, sino de alimentos específicos.

Usaron el UK Biobank, una base de datos de casi 117,000 adultos de Reino Unido que fueron reclutados entre 2006 y 2010, cuando tenían de 37 a 73 años.

Los participantes reportaron su dietas ellos mismos, entre dos y cinco veces. Los investigadores identificaron los grupos de alimentos y los nutrientes. Se usaron los expedientes de hospital y los certificados de defunción para calcular las tasas de enfermedad cardiaca y muerte.

Los participantes se agruparon según los alimentos que comían. Las personas cuyas dietas contenían mucho chocolate, dulces, mantequilla y pan blanco tenían un riesgo un 40 por ciento más alto de enfermedad cardiaca, y un riesgo un 37 por ciento más alto de muerte precoz, aseguró Piernas.

Las del grupo de las bebidas azucaradas tenían un riesgo un 14 por ciento más alto de enfermedad cardiaca y un riesgo un 11 por ciento más alto de morir, aunque Piernas cree que los vínculos fueron menos claros que en el otro grupo. Los investigadores solo encontraron una asociación, no un vínculo causal.

"Quizá la importancia de este estudio es dejar de hablar sobre el azúcar y la grasa, y comenzar a hablar sobre el chocolate, los dulces, el pan blanco, la mantequilla y el queso rico en grasa", apuntó Piernas. "Eso es lo que debemos decirles a las personas. Si tienen una dieta con grandes cantidades de estas cosas y con pocas frutas y verduras", es más probable que desarrollen una enfermedad cardiaca y mueran de forma precoz.

Esta es la razón. "Principalmente, estas malas dietas hacen que aumenten de peso", lo que las pone en riesgo de enfermedad cardiaca.

En este estudio participaron personas de Gran Bretaña, de forma que los hallazgos podrían ser distintos en otras partes del mundo, planteó Piernas.

Los participantes cuyas dietas contenían más chocolate, dulces, mantequilla y pan banco eran más propensas a ser chicos y hombres más jóvenes que fumaban. En comparación con las personas cuyas dietas no incluían estos alimentos en grandes cantidades, también tendían a ser menos activos, a ser obesos y a tener hipertensión.

Los que favorecían una dieta rica en bebidas endulzadas y conservas tenían un riesgo más alto de enfermedad cardiaca y muerte, aunque eran más activos y menos propensos a fumar, a ser obesos o a tener hipertensión, diabetes o colesterol alto, encontró el estudio.

Otros alimentos que se han publicitado como menos saludables (como el pescado empanado frito, los refrigerios salados y las carnes rojas y procesadas) también aparecen en este estudio, pero contribuían a un menor grado, señaló Piernas.

Los datos provienen de unas evaluaciones de 24 horas, y quizá no sean representativos de los hábitos de alimentación de por vida de los participantes, aclararon los investigadores. Unas investigaciones futuras podrían explorar los motivos potenciales de los vínculos.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 21 de abril de la revista BMC Medicine.

Whitney Linsenmeyer, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics), revisó los hallazgos.

"Una dieta rica en pan blanco (un carbohidrato refinado), grasa saturada y azúcar añadido contiene todas las señales de alarma que han sido bien respaldadas por la investigación", advirtió.

Para las personas puede resultar alarmante pensar sobre unos alimentos específicos en términos de malos resultados para la salud, o incluso de la muerte, comentó Linsenmeyer, que también es profesora asistente de nutrición y dietética de la Universidad de Saint Louis, en Missouri.

"Creo que es mucho más importante enfatizar que todos estos alimentos pueden sin duda incluirse en un patrón dietético saludable", planteó. "No hay que evitarlos por completo, pero tampoco queremos que nuestras dietas sean ricas en estas cosas. La moderación es un tema recurrente de los dietistas, pero es algo auténtico".

Las directrices de alimentación saludable en general enfatizan a las verduras y las frutas, la proteína magra, los granos integrales y los lácteos o las alternativas a los lácteos, apuntó Linsenmeyer. Después de esto, se incluirían los alimentos menos nutritivos, es decir, con una "densidad nutricional más baja".

"Para mí, una dieta saludable también incorpora una mentalidad y una relación con la comida saludables, en que podemos disfrutar algunos de estos caprichos sin sentirnos culpables", añadió Linsenmeyer.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece consejos para una dieta saludable.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Carmen Piernas, MSc, PhD, university research lecturer, Nuffield Department of Primary Care Health Sciences, University of Oxford, England; Whitney Linsenmeyer, PhD, RD, LD, spokeswoman, Academy of Nutrition and Dietetics, and assistant professor, nutrition and dietetics, Doisy College of Health Sciences, Saint Louis University, St. Louis, Mo.; BMC Medicine, April 21, 2021, online

Comparte tu opinión