El cambio climático ya está dañando la salud de muchos estadounidenses, según un informe

VIERNES, 29 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- El cambio climático ya está enfermando a los estadounidenses, y los investigadores advierten que el país debe tomar rápidas medidas para proteger el bienestar de las personas.

"Los efectos del cambio climático no son solo una abstracción, algo que va a suceder dentro de muchos años. Ya están ocurriendo, y afectan a todos los aspectos de la salud, desde el aire que respiramos [más humo, más polen] hasta la calidad nutricional de los alimentos que comemos [menos proteína]", señaló el investigador Lewis Ziska, profesor de ciencias de la salud ambiental de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

El cambio climático ya está dañando la salud de muchos estadounidenses, según un informe

"Pero en la actualidad, a nivel federal, casi no hay fondos para estudiar los efectos de salud", añadió. "Estamos dando tumbos con una vela, y lo que necesitamos es un foco reflector para ver (y para responder) a estas amenazas".

Ziska estuvo entre los colaboradores de un resumen sobre EE. UU. que acompaña al informe anual sobre la salud y el cambio climático Report of the Lancet Countdown on Health and Climate Change. Un gran equipo internacional produjo el informe, que se publicó en la edición del 24 de octubre de The Lancet. Se enfoca en tres peligros para la salud asociados con el cambio climático: las olas de calor, las sequías y los incendios forestales.

En comparación con el periodo de 1986-2005, los adultos mayores y los bebés de EE. UU. menores de 1 año experimentaron muchos más días de exposición al calor en 2020.

Ciertos grupos son más propensos a exponerse al calor extremo, lo que incluye a las personas de color, a los trabajadores al aire libre, los reclusos de las cárceles y los que viven por debajo de la línea de la pobreza, anotó el estudio.

Los incendios forestales en el Oeste coinciden con unas temperaturas más altas, y la estación de los incendios forestales se está alargando.

En septiembre del año pasado, la incidencia anual máxima de incendios forestales en EE. UU. alcanzó su pico en unos 80,000, ocho veces más que en todo 2001.

Hay evidencias emergentes de que la materia fina particulada (PM2.5) del humo de los incendios forestales podría ser hasta 10 veces más nociva para la salud humana que la PM2.5 de otras fuentes, y que plantea un mayor riesgo de daño respiratorio en los niños.

También se ha mostrado que la PM2.5 del humo de los incendios forestales intensificados por el cambio climático aumenta el riesgo de contraer y fallecer de la COVID-19, quizá al permitir al virus desplazarse mayores distancias y provocar más inflamación en los pulmones.

Las sequías también son un peligro para la salud, porque complican la exposición al calor, aumentan los riesgos de enfermedades respiratorias e infecciosas, dañan la calidad del agua, y empeoran los problemas de la salud mental, en particular en las áreas rurales.

"Los datos de este informe son más que tan solo estadísticas y tendencias alarmantes", enfatizó en un comunicado de prensa de The Lancet la autora principal del resumen, la Dra. Renee Salas, experta en clima y salud del Instituto Harvard de Salud Global y la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard. "Estos números representan a pacientes, como aquellos cuyos ataques de asma, enfermedad de Lyme o enfermedades potencialmente letales empeoran debido al calor extremo".

Tomar medidas sobre el cambio climático es una forma de mejorar la salud en Estados Unidos, y de hacer avances en la igualdad, añadió.

El documento describe lo que Estados Unidos debe hacer. Los pasos incluyen realizar reducciones rápidas en las emisiones de los gases de invernadero, reconocer los costos relacionados con la salud de los combustibles fósiles, y aumentar rápidamente los fondos para las protecciones contra las amenazas de salud relacionadas con el cambio climático.

"El cambio climático es real y está ocurriendo ahora", advirtió una colaboradora del documento, la Dra. Cecilia Sorensen, profesora asociada de ciencias de la salud ambiental de la Facultad Mailman de la Columbia. "La buena noticia es que hay muchas cosas que podemos hacer para cambiar la trayectoria en la que vamos".

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece más información sobre el cambio climático y la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: The Lancet, news release, Oct. 28, 2021

Comparte tu opinión