El café podría ser bueno para el corazón, siempre y cuando sea filtrado

El café podría ser bueno para el corazón, siempre y cuando sea filtrado

JUEVES, 23 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Las órdenes de confinamiento en casa significan que muchas personas están haciendo por primera vez su propio café matutino. Ahora, un oportuno nuevo estudio sugiere que la forma más saludable es con una máquina de café de filtro.

Los investigadores encontraron que los bebedores de café en general disfrutaban de unas vidas más largas que quienes no lo bebían, pero solo si la bebida era filtrada, lo que sugiere que quizá los bebedores de expreso no tengan esa suerte.

El estudio de más de 500,000 adultos noruegos mostró que las personas que bebían con regularidad café filtrado tenían un 15 por ciento menos de probabilidades de fallecer a lo largo de 20 años, en comparación con los que lo evitaban.

Al contrario, los bebedores de café que preferían métodos sin filtrado no mostraron una ventaja respecto a la supervivencia. Y los que tomaban mucho (9 o más tazas al día) tuvieron un ligero aumento en el riesgo de morir de enfermedad cardiaca.

El café no filtrado se refiere a la bebida en que los posos del café tienen un contacto prolongado con el agua caliente. Esto incluye al expreso, los cafés hervidos y el café que se hace en una cafetera francesa.

Hace años que los investigadores saben que el café sin filtrar contiene unos niveles más altos de aceites naturales que pueden aumentar el colesterol en la sangre. Y es posible que esto explique estos últimos hallazgos, según el investigador sénior, el Dr. Tag Thelle, profesor de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia.

"Nuestro estudio sugiere que el café que pasa por un filtro es la bebida de café más favorable respecto a las consecuencias para la salud", señaló Thelle.

Pero los hallazgos no prueban un vínculo causal, dijo Connie Diekman, asesora de alimentación y nutrición y expresidenta de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

En primer lugar, el estudio carecía de información sobre la dieta de las personas, lo que incluye si echaban azúcar y crema a su café, o si disfrutaban de su expreso con una galleta. Es posible que la dieta ayude a explicar los resultados distintos entre los grupos de café filtrado y sin filtrar, planteó Diekman.

"El café sin filtrar sí permite que algunos componentes [que aumentan el colesterol] del grano de café lleguen a la taza que bebemos", concurrió. "Pero la buena noticia es que la cantidad no es suficiente como para ser la única causa de un colesterol elevado en la mayoría de las personas".

Los hallazgos, que se publicaron el 23 de abril en la revista European Journal of Preventive Cardiology, se basan en más de 508,000 hombres y mujeres que tenían entre 20 y 79 años de edad al inicio. A lo largo de los próximos 20 años, más de 46,000 fallecieron.

Los que bebían café filtrado de forma regular tuvieron un 15 por ciento menos de probabilidades de morir, en comparación con las personas que bebían café raras veces o que nunca lo bebían. Esto se observó después de que los investigadores tomaran en cuenta algunas diferencias más entre los grupos, como el peso corporal, la presión arterial, los niveles de colesterol, y los hábitos de ejercicio y tabaco.

El panorama fue distinto entre las personas que preferían el método noruego tradicional de hervir a fuego lento el café molido en agua casi en ebullición. Su riesgo de morir durante el estudio fue similar al de los que no bebían café.

Y las personas que bebían mucho café sin filtrar (al menos 9 tazas al día) tuvieron un riesgo de morir de enfermedad cardiaca un 9 por ciento más alto.

En general, el hábito "más saludable" de consumo de café pareció ser entre 1 y 4 tazas de café filtrado al día, según Thelle. Esas personas tuvieron el riesgo más bajo de morir de enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular, específicamente.

Whitney Linsenmeyer es profesora asistente de nutrición de la Universidad de Saint Louis, y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética. Como Diekman, comentó que los hallazgos no pueden determinar que el café sin filtrar tuviera la culpa, en sí.

"Sin duda es un estudio interesante", aseguró Linsenmeyer. "Pero quizá haya demasiados factores influyentes a tomar en cuenta en la opción de café que se elige, como la cantidad total a lo largo del día, o el uso de edulcorantes".

Eso no significa que beber café con un poco de leche o azúcar sea malo, añadió. Pero sea consciente de que añade calorías adicionales, e inclúyalas en su dieta general, aconsejó Linsenmeyer.

En cuando a la cafeína, Diekman dijo que "las evidencias actuales sugieren que hasta 400 miligramos al día es una cantidad segura para la mayoría de los adultos". Eso equivale más o menos a 4 tazas de café de 8 onzas (unos 237 mililitros).

Pero hay excepciones, añadió Diekman. En general, se aconseja a las mujeres embarazadas o lactantes que tengan unos límites más estrictos respecto a la cafeína, y las personas con enfermedades cardiacas quizá deban hablar con su médico sobre su consumo de cafeína.

Más información

La Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre los efectos del café en la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión