El 'superenfriamiento' es un avance para los pacientes que esperan un trasplante de hígado

El 'superenfriamiento' es un avance para los pacientes que esperan un trasplante de hígado

LUNES, 9 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- Una nueva técnica de "superenfriamiento" puede triplicar el tiempo que se puede conservar un hígado de un donante antes del trasplante, afirman unos investigadores.

El nuevo método, que enfría al hígado a 21.2 ºF (-6 ºC) sin congelarlo, podría hacer que una cantidad significativamente mayor de hígados estén disponibles para el trasplante.

Actualmente, un hígado donado se guarda en hielo en una solución conservadora a entre 39.2 y 46.4 ºF (de 4 a 8 ºC). El órgano dura solo unas nueve horas antes de sufrir daños irreparables y tener que ser descartado.

Un hígado sobreviviría más tiempo a unas temperaturas más frías, pero congelarlo provoca daños graves que hacen que el hígado no se pueda utilizar.

Este avance superenfría al hígado sin dañar los tejidos, de forma que se puede conservar hasta 27 horas, suficiente tiempo para enviar los órganos a casi cualquier sitio en Estados Unidos o más lejos, señalaron los investigadores en un trabajo que se publicó en la edición del 9 de septiembre de la revista Nature Biotechnology.

Antes de superenfriarse, los hígados se infunden con un "coctel" conservador que los protege del frío.

"Con el superenfriamiento, a medida que el volumen aumenta, se hace exponencialmente más difícil prevenir la formación de hielo a temperaturas por debajo de cero [en Celsius]", comentó el Dr. Reiner de Vries, que ayudó a desarrollar la técnica en el Centro de Ingeniería en Medicina de Boston. El centro es una asociación entre el Hospital General de Massachusetts y la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

La técnica se evaluó primero en hígados de ratas. "Antes, muchos expertos decían 'esto es increíble en ratas pequeñas, pero no funcionará en órganos humanos', y ahora hemos ampliado exitosamente la escala 200 veces, de hígados de ratas a hígados humanos, usando una combinación de tecnologías", explicó de Vries en un comunicado de prensa del hospital.

El tiempo adicional que la técnica puede proporcionar podría hacer la diferencia entre el éxito y el fracaso de un trasplante de hígado, según la codesarrolladora Shannon Tessier, del Centro de Ingeniería en Medicina. Muchas veces, cuando aparece un órgano disponible, quizá no haya una buena coincidencia cerca.

"Cuando se añade el tiempo adicional, eso significa que se puede buscar una mayor distancia, lo que implica unas mayores probabilidades de encontrar no solo una buena coincidencia, sino una coincidencia excelente", aseguró Tessier en el comunicado de prensa. "Y eso significa que hay que desechar menos órganos, que hay más órganos para los receptores, y que esos órganos están mejor emparejados con los receptores, lo que implica que el órgano puede tener una vida más larga dentro de receptor".

Los investigadores afirmaron que el avance podría ayudar a reducir una grave escasez de órganos donados. Cada año, apenas unos 36,500 de los 730,000 pacientes de EE. UU. que necesitan un trasplante de un órgano lo reciben.

Más información

La American Liver Foundation ofrece más información sobre los trasplantes de hígado.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión