El 'iso', un nuevo y letal opioide sintético, ha llegado a las calles de EE. UU.

El 'iso', un nuevo y letal opioide sintético, ha llegado a las calles de EE. UU.

MARTES, 9 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Un nuevo opioide sintético, tan potente como el fentanilo, está provocando muertes a un ritmo creciente, advierten los expertos.

Y lo peor es que la droga de diseño es legal en la mayoría de los lugares de Estados Unidos.

El isotonitazene, conocido comúnmente como "iso", está provocando alrededor de 40 a 50 muertes por sobredosis al mes en Estados Unidos, en comparación con unas seis al mes el verano pasado, señaló el Dr. Antonio De Filippo, especialista en la adicción y director médico del Grupo de Salud Conductual de Delphi en Fort Lauderdale, Florida.

"Las cifras están aumentando a medida que se populariza y se hace más común", explicó De Filippo.

El iso es una versión sintética del etonitazene, un opioide que se reportó por primera vez en 1957 pero que no está aprobado para su uso médico debido a que es muy adictivo y peligroso.

El iso parece ser un poco más potente que el fentanilo, que a su vez es hasta 100 veces más potente que la morfina, según un análisis sobre el nuevo fármaco que se publicó el año pasado en la revista Drug Testing and Analysis.

"El surgimiento de este opioide sintético nuevo es un importante problema de salud pública", comentó el Dr. Robert Glatter, médico de emergencias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "El hecho de que tenga una potencia similar a la del fentanilo hace que sea muy fácil de abusar, conduciendo a la depresión respiratoria, junto con un mayor riesgo de muerte".

El etonitazene es una sustancia controlada en Estados Unidos, pero el iso sigue siendo legal en todo el país porque su estructura química es ligeramente distinta, comentó Pat Aussem, directora de contenido y desarrollo clínicos del Centro de la Adicción, en la ciudad de Nueva York.

En mayo, Ohio emitió una notificación de que planifica incluir al isotonitazene en la lista de sustancias controladas de clasificación I.

"Desde el punto de la vista de la compra, los proveedores chinos venden mucho en línea legalmente, ofreciendo tratos al por mayor", dijo Aussem. "EE. UU. exigió a China que se endureciera con el fentanilo. Ahora, los químicos buscan otras formas de satisfacer la demanda".

China prohibió el fentanilo y todos sus derivados en abril de 2019. En un plazo de meses, los químicos chinos recurrieron al iso y a otros miembros de su familia de opioides, una clase de fármacos llamados benzimidazoles.

El iso se reportó por primera vez en agosto de 2019, basándose en un análisis de drogas confiscadas en Europa y Canadá, señaló la Junta Farmacéutica de Ohio (Ohio Board of Pharmacy).

El iso es un polvo blanquecino que se puede diluir en otras drogas, dijo Aussem. El iso se ha detectado en la sangre de víctimas de sobredosis en Illinois e Indiana, que lo tomaron mezclado con cocaína.

La droga también se está comprimiendo en pastillas falsificadas. La policía canadiense incautó 1,900 pastillas en marzo que tenían el marcado de dilaudid, pero que resultaron ser iso en pruebas de laboratorio, apuntó Aussem.

Aussem sospecha que el iso ya está más generalizado en Estados Unidos que los estimados actuales.

"Mi sospecha se debe a que muchas personas que realizan informes de toxicología no están enteradas, y mientras más se enteren al respecto, más aumentarán esas cifras", dijo Aussem respecto a las muertes por sobredosis relacionadas con el iso.

Los expertos tienen un par de motivos para preocuparse por el iso.

En primer lugar, el iso quizá no active las tiras reactivas que los usuarios de drogas usan para evaluar la presencia del fentanilo en otras sustancias ilícitas, dado que no es un opioide de uso común, advirtió Aussem.

"Los usuarios creen que están actuando de forma segura al evaluar las sustancias que reciben, pero quizá no aparezca", dijo Aussem.

En segundo lugar, la policía ha indicado que el iso responde a la naloxona, un medicamento para las sobredosis que salva vidas, pero que una persona quizá necesite varias dosis para que sea efectiva, continuó Aussem.

"Quizá una sola dosis de naloxona no sea suficiente, y ese es otro factor de riesgo", indicó Aussem.

El iso es el más reciente ejemplo de los agotadores esfuerzos por combatir la epidemia de opioides, lamentó Aussem: los químicos crean opioides sintéticos nuevos y altamente potentes para reemplazar cualquier droga que se ilegalice.

"Siempre habrá algo", dijo Aussem. "Podemos seguir intentando perseguir estas distintas variantes de los opioides, pero al final del día simplemente necesitamos una estrategia integral".

Una estrategia de ese tipo incluiría campañas de educación pública y concienciación, pruebas de detección del uso de drogas e intervenciones tempranas, prevención de las sobredosis mediante la disponibilidad generalizada de la naloxona, y un mayor acceso a los programas de tratamiento para las drogas y la salud mental, según el Centro para la Adicción.

Más información

La Junta Farmacéutica de Ohio ofrece más información sobre el isotonitazene.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión