SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

El anticoagulante Pradaxa podría ser mejor que la warfarina después de una hemorragia, según un estudio

La investigación también muestra que retomar cualquier anticoagulante sigue siendo más seguro que dejar los medicamentos en estos casos

La investigación también muestra que retomar cualquier anticoagulante sigue siendo más seguro que dejar los medicamentos en estos casos

JUEVES, 1 de diciembre de 2016 (HealthDay News) -- Usar un anticoagulante es algo rutinario para muchos pacientes con problemas cardiacos, pero estos medicamentos conllevan riesgos de episodios de sangrado excesivo.

¿Qué anticoagulante deberían tomar (si es que deben tomar alguno) estos pacientes después de la aparición de tales episodios?

Un nuevo estudio sugiere que el anticoagulante Pradaxa (dabigatran) podría ser una mejor opción que la warfarina, un popular medicamento, en estos casos.

La razón es que es menos probable que Pradaxa provoque hemorragias recurrentes en pacientes que recientemente sufrieron un accidente cerebrovascular (ACV) hemorrágico u otro evento importante de sangrado que la warfarina, encontraron los investigadores.

"Nuestros resultados deberían animar a los profesionales clínicos a que consideren seriamente en retomar los medicamentos anticoagulantes en los pacientes que sobrevivieron a un evento importante de sangrado, sobre todo si se identificó y se trató la fuente del sangrado", dijo el autor principal del estudio, el Dr. Samir Saba, jefe asociado de cardiología en el Instituto del Corazón y Vascular de la Universidad de Pittsburgh.

Como explicó el equipo de Saba, tanto la warfarina como Pradaxa son anticoagulantes, que con frecuencia se recetan para prevenir los coágulos sanguíneos en las personas con riesgo de ACV o ataque cardiaco.

Pero los anticoagulantes también aumentan el riesgo de sangrado grave, como en el cerebro o en el intestino, porque reducen la capacidad de la sangre de coagularse.

Esto significa que "si un paciente que toma un anticoagulante para evitar un ACV sufre un evento importante de sangrado, los médicos se enfrentan a un callejón sin salida: dejar de tomar el anticoagulante para evitar un sangrado en el futuro, pero poner de nuevo al paciente en riesgo alto de ACV; o retomar el anticoagulante para seguir evitando el ACV, pero entonces tener que preocuparse por otro evento de sangrado", comentó en un comunicado de prensa de la universidad la autora principal, Inmaculada Hernández, profesora asistente de farmacia en la universidad.

Para saber más sobre cómo tratar mejor a los pacientes que toman anticoagulantes que sufren un evento importante de sangrado, los investigadores compararon los datos de 2010-2012 de casi 90,000 pacientes que surtieron recetas de Pradaxa o de warfarina.

Más de 1,500 de los pacientes sufrieron un evento importante de sangrado cuando tomaban los medicamentos, y aproximadamente la mitad de ellos retomaron uno de los dos anticoagulantes unos pocos meses después del evento de sangrado.

Dejar de tomar el anticoagulante del todo fue claramente la opción menos segura, encontró el estudio. Por ejemplo, el riesgo de mortalidad por cualquier causa, o de sufrir un ACV, fue entre un 23 y un 34 por ciento más alto para los pacientes que dejaron que tomar los anticoagulantes del todo que para los que volvieron a tomar los medicamentos.

Y Pradaxa pareció ser mejor que la warfarina con respecto a la seguridad, encontró el grupo de Pittsburgh. Las personas que tomaron Pradaxa después del evento de sangrado tenían casi la mitad de probabilidades de sufrir otro evento importante de sangrado en el plazo de un año que las que tomaron warfarina.

Dos especialistas que revisaron los hallazgos dijeron que este tipo de decisiones siempre son difíciles.

"Tanto los pacientes como los médicos son reacios a retomar los anticoagulantes una vez se ha producido una complicación con un sangrado", dijo el Dr. Kevin Marzo, jefe de cardiología en el Hospital de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York.

Marzo dijo que el nuevo estudio respalda la idea, sin embargo, de que volver a tomar un anticoagulante después del episodio de sangrado sigue siendo el camino más seguro para la mayoría de los pacientes. "Este hallazgo podría aliviar parte de la ansiedad por volver a tomar anticoagulantes", dijo Marzo.

El Dr. Richard Libman, vicepresidente de neurología en el Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York, afirmó que la nueva investigación se hace eco de resultados de estudios anteriores que han sugerido que Pradaxa tiene una ligera ventaja con respecto a la warfarina en estas situaciones.

Pero también enfatizó que el nuevo estudio fue "observacional", no un ensayo prospectivo y aleatorizado que es el estándar de excelencia, por lo que no se pueden extraer conclusiones firmes.

"No obstante, la moraleja es que si usted sufre un sangrado grave mientras toma un anticoagulante, la mayoría de las veces le beneficiará si finalmente vuelve a tomar el anticoagulante", dijo Libman.

El estudio fue publicado el 1 de diciembre en la revista Stroke.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre los anticoagulantes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad