El aislamiento durante la pandemia del coronavirus es un desencadenante de la depresión

El aislamiento durante la pandemia del coronavirus es un desencadenante de la depresión

LUNES, 27 de abril de 2020 (HealthDay News) -- El aislamiento del distanciamiento social durante la pandemia del coronavirus podría desencadenar una depresión, señalan unos investigadores británicos.

"Cuando estamos tristes tendemos a elegir hacer cosas que nos alegren, y cuando estamos alegres quizá elijamos actividades que tiendan a calmarnos. Pero en nuestra situación actual con la COVID-19, los cierres y el aislamiento social, nuestras opciones de actividades son muy limitadas", comentó el coautor del estudio, Guy Goodwin, profesor emérito de psiquiatría de la Universidad de Oxford.

Goodwin y sus colaboradores observaron a más de 58,000 personas en países con unos ingreso bajos, medianos y altos, y compararon a las que tenían un estado de ánimo bajo o un historial de depresión con las que tenían un buen estado de ánimo.

El estudio evaluó la forma en que las personas regulaban su estado de ánimo mediante su elección de las actividades cotidianas, y encontraron que esta habilidad (la homeostasis del estado de ánimo) se ve afectada en las personas con un estado de ánimo bajo, y podría no encontrarse en las personas con antecedentes de depresión.

Una de cada 5 personas desarrollará una depresión mayor a lo largo de su vida, y las medidas de confinamiento de la pandemia podrían resultar en incluso más casos de depresión, según los investigadores.

"Al entrenar a las personas para que aumenten su propia homeostasis del estado de ánimo, la forma en que alguien regula naturalmente su estado de ánimo a través de las actividades que elige, quizá podamos prevenir o tratar mejor la depresión", planteó el autor principal del estudio, Maxime Taquet, un doctor de la fundación académica de Oxford.

"Es probable que esto sea importante en momentos de confinamiento y aislamiento social, cuando las personas son más vulnerables a la depresión y cuando parece que las opciones de actividades están restringidas", apuntó Taquet en un comunicado de prensa de la Oxford.

"Los hallazgos de nuestra investigación abren la puerta a nuevas oportunidades para desarrollar y optimizar tratamientos para la depresión, y esto podría potencialmente adaptarse bien a los tratamientos en la forma de aplicaciones de teléfonos inteligentes, puestas a disposición de una población de gran tamaño que a veces carece de acceso a los tratamientos existentes", añadió.

El estudio aparece en la edición del 22 de abril de la revista JAMA Psychiatry.

Más información

El Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU. ofrece más información sobre la depresión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión