¿El aire contaminado aumenta el riesgo de demencia?

VIERNES, 6 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Hace mucho que se sabe que la contaminación puede dañar al corazón y a los pulmones, pero una nueva investigación encuentra que también es mala para el cerebro.

Un estudio a largo plazo de un equipo de Seattle vinculó la exposición a unos niveles más altos de contaminación atmosférica con materia fina particulada con un aumento en el riesgo de demencia.

¿El aire contaminado aumenta el riesgo de demencia?

"Encontramos que un aumento de 1 microgramo por metro cúbico de exposición se correspondía con un peligro un 16 por ciento más grande de demencia por todas las causas", señaló la autora principal, Rachel Shaffer. "Hubo una asociación similar con el demencia tipo Alzheimer".

Shaffer realizó la investigación como estudiante doctoral del Departamento de Ciencias de la Salud Ambiental y Ocupacional de la Universidad de Washington (UW).

Ella y sus colaboradores analizaron los datos de más de 4,000 residentes del área de Seattle, que estaban inscritos en el estudio de Cambios en el pensamiento de los adultos, que fue llevado a cabo por el Instituto de Investigación de Kaiser Permanente de Washington en colaboración con la universidad.

Más de 1,000 participantes habían sido diagnosticados con demencia desde el inicio del estudio, en 1994.

Un ligero aumento en la contaminación promedio con materia particulada fina (PM2.5) a lo largo de una década en unos vecindarios específicos se asoció con un riesgo más alto de demencia para los residentes, según los hallazgos, que se publicaron el 4 de agosto en la revista Environmental Health Perspectives.

Para poner la diferencia en perspectiva, el Pike Street Market del centro de Seattle, donde hay mucho tráfico, y las áreas residenciales alrededor del Discovery Park, el área natural más grande de la ciudad, tenían una diferencia de alrededor de 1 microgramo por metro cúbico en la contaminación con PM2.5 en 2019, señaló Shaffer.

"Sabemos que la demencia se desarrolla durante un periodo largo", comentó en un comunicado de prensa de la universidad. "Estas patologías tardan años, incluso décadas, en desarrollarse en el cerebro, y por tanto debemos observar las exposiciones que cubren ese periodo extenso".

La contaminación atmosférica se reconoce como uno de los factores de riesgo modificables importantes de la demencia.

El estudio amplía las investigaciones que sugieren que la contaminación atmosférica podría dañar al cerebro, y que reducir la exposición de las personas al aire contaminado podría ayudar a bajar las tasas de demencia, según los autores.

"La forma en que comprendemos el rol de la exposición al aire contaminado en la salud ha evolucionado, desde la primera idea de que se limitaba bastante a problemas respiratorios, luego también a los efectos cardiovasculares, y ahora hay evidencias de sus efectos en el cerebro", señaló la autora sénior del estudio, Lianne Sheppard, profesora del Departamento de Ciencias de la Salud Ambiental y Ocupacional de la WU.

Shaffer anotó que una forma en que los individuos pueden reducir su riesgo es común en la época de la COVID-19: usar una máscara.

"Pero no es justo que el individuo tenga que hacerlo todo", añadió Shaffer. "Estos datos pueden respaldar más acciones políticas a nivel local y nacional para controlar las fuentes de la contaminación atmosférica con materia particulada".

Más información

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. ofrece más información sobre la demencia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Washington, news release, Aug. 2, 2021

Comparte tu opinión