EE. UU. se enfrenta a una pandemia de coronavirus, y a los expertos les preocupa un aumento en el suicidio

EE. UU. se enfrenta a una pandemia de coronavirus, y a los expertos les preocupa un aumento en el suicidio

MIÉRCOLES, 15 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Millones de estadounidenses están confinados en casa, muchos están perdiendo sus trabajos debido a la pandemia del coronavirus, y podría haber un aumento en los suicidios, temen los expertos.

En un momento en que el suicidio ha estado en aumento en EE. UU., muchos de los efectos del distanciamiento social son factores de riesgo conocidos del suicidio, señaló en un artículo de perspectiva publicado en la edición en línea del 10 de abril de la revista JAMA Psychiatry Mark Reger, jefe de servicios psicológicos del Sistema de Salud de la VA de Puget Sound, en Seattle.

"El distanciamiento social puede aumentar el estrés económico, el aislamiento social y la soledad de algunas personas", señaló.

Encima de eso, quizá sea más difícil encontrar un respaldo comunitario y religioso, y la ansiedad y el miedo podrían afectar a las personas que ya se enfrentaban a problemas de salud mental o de uso de sustancias antes de la crisis, apuntó Reger.

"Todas esas probabilidades son preocupantes desde la perspectiva de la prevención del suicidio, sobre todo entre las personas que ya tenían un riesgo alto antes de la crisis, por ejemplo las que habían intentado suicidarse recientemente", dijo.

Al resaltar el riesgo potencial de suicidio vinculado con el coronavirus, Reger espera alertar a las comunidades y a los centros de atención de la salud de todo el país sobre la creciente necesidad de prevención del suicidio.

El suicidio es prevenible, aseguró. "Un aumento en las tasas de suicidio no es inevitable. Hay una oportunidad de aplicar lo que ya sabemos sobre la prevención del suicidio para mitigar cualquier riesgo nuevo al que nuestras comunidades pudieran enfrentarse", añadió Reger.

El distanciamiento social requiere una distancia física, no social, de forma que las personas pueden sentirse menos aisladas si se mantienen en contacto con sus amigos y familiares, planteó Reger.

"Se deben usar las conexiones por teléfono y por video para mantener a las personas conectadas con sus amigos, seres queridos e incluso los profesionales clínicos de la salud mental", enfatizó. "Además, los programas de contacto telefónico, o simplemente enviar cartas cariñosas por correo a los individuos que estén en riesgo, han reducido las tasas de suicidio en estudios de investigación anteriores".

La pandemia del coronavirus ha conducido a unos problemas de salud pública sin precedentes, comentó Reger.

"Las estrategias de salud pública diseñadas para minimizar la propagación de la COVID-19 deben ocurrir junto con unas iniciativas de salud pública que busquen reducir los efectos de la pandemia en la salud mental, lo que incluye al suicidio", observó.

Jonathan Singer, presidente de la Academia Americana de Suicidiología (American Association of Suicidology), concuerda en que el aislamiento social y las presiones económicas que la pandemia conlleva podrían resultar en un mayor número de suicidios.

Los suicidios, junto con los aumentos en la violencia doméstica, el abuso infantil y el abuso de sustancias, forman parte de un paquete que la reclusión podría provocar, advirtió.

"Cuando las personas abusan física o emocionalmente, puede ocurrir un trauma", dijo Singer. "También podría ser que lo que consideramos como un trauma no físico, en que hay más discusiones y pleitos, una crianza dura y crítica, y más conflicto entre los hermanos, de forma que hay una situación más tensa que podría aumentar el riesgo de suicidio entre los jóvenes".

Pero la familia también puede ofrecer respaldo y ser una fuerza positiva en la prevención del miedo y la ansiedad, que podrían aumentar el riesgo de suicidio, afirmó.

"Las personas deben recurrir al respaldo que hay disponible, como la línea telefónica de prevención del suicidio", enfatizó Singer. "Estos servicios no han cambiado, y las personas que atienden esas líneas están entrenadas para ofrecer servicios".

El número de la Red Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline) es 1-800-273-TALK (8255).

Otra cosa que puede hacer por su ser querido es iniciar el contacto, dijo. "Revise su [lista de contactos] y elija a algunas personas con las cuales comunicarse, envíe un mensaje de texto o invítelas a comer juntas por teléfono".

Singer apuntó que ayudar a los demás es una forma de aliviar el sentimiento de estar aislado.

"Hay cosas que puede hacer por los demás desde su casa. Y algo que sabemos es que hacer cosas por los demás puede ser muy beneficioso para tener una sensación de propósito, y un sentimiento de que usted tiene cierto control sobre su vida", añadió Singer. "Decir que uno ha hecho una diferencia para alguien puede ser muy gratificante".

Más información

Para más información sobre la prevención del suicidio, visite la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión