EE. UU. negocia con Pfizer más dosis de la vacuna contra la COVID

MIÉRCOLES, 16 de diciembre de 2020 (HealthDay News) – La administración de Trump está trabajando para liberar la materia prima que Pfizer necesita para producir docenas de millones de dosis adicionales de la vacuna contra el coronavirus en la primera mitad de 2021.

Si se logra un acuerdo con la compañía, podría ayudar a aliviar una escasez futura que sucederá porque la Casa Blanca no pidió por adelantado más dosis de la vacuna de Pfizer hace meses, según el The New York Times. La semana pasada, la compañía aceptó suplir a Estados Unidos 100 millones de dosis para finales de marzo, suficientes para inocular a 50 millones de personas.

EE. UU. negocia con Pfizer más dosis de la vacuna contra la COVID

La vacuna de Pfizer es una de solo dos que han demostrado que funcionan en ensayos clínicos en etapa avanzada hasta ahora; una vacuna similar de Moderna podría recibir la aprobación de emergencia a finales de esta semana. Estados Unidos solo ha garantizado suficientes dosis de las dos vacunas para cubrir a 150 millones de personas hasta finales de junio, es decir, a menos de la mitad del país, reportó el Times.

La administración pidió hace poco a Pfizer que le venda suficientes dosis para cubrir a 50 millones de estadounidenses más, pero Pfizer dijo que ya había encontrado clientes alrededor de todo el mundo para las dosis que puede producir hasta más o menos mediados del próximo año, apuntó el Times.

Pero, entonces, Pfizer indicó que podría fabricar más dosis si la administración ordena a los proveedores de la compañía que prioricen sus órdenes de compra.

Después de que la compañía firmó un contrato el julio pasado para vender a Estados Unidos 100 millones de dosis hasta finales de marzo, los directivos de Pfizer sugirieron al menos dos veces a la administración de Trump que reservara más dosis, pero fueron rechazados, declararon al Times personas que están familiarizadas con la situación.

Moderna, una pequeña firma con sede en Massachusetts, aceptó el verano pasado proveer a Estados Unidos 100 millones de dosis hasta finales de marzo. Ahora, se ha comprometido a vender 100 millones de dosis adicionales hasta finales de junio, reportó el Times.

Comienza la campaña de vacunación, y las encuestas muestran que un 70 por ciento se vacunarán

Esta semana, EE. UU. inició una masiva campaña de vacunación para frenar la propagación de la COVID-19.

El martes en la mañana, científicos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. publicaron una revisión de datos que casi garantiza que una segunda vacuna pronto se unirá a la vacuna de Pfizer a medida que se distribuye en los 50 estados: un ensayo clínico encontró que el régimen de dos dosis de Moderna, que se basa en la misma tecnología que la vacuna de Pfizer, tiene una efectividad del 94 por ciento, y no conlleva preocupaciones graves de seguridad. Esa brillante valoración posiciona a la vacuna de Moderna para obtener la aprobación de un panel asesor de la FDA que se reunirá el jueves, reportó el Washington Post.

Mientras las primeras dosis de la vacuna de Pfizer llegaron a los brazos de los trabajadores de la atención de la salud de todo Estados Unidos esta semana, una nueva encuesta de la Kaiser Family Foundation mostró que un 71 por ciento de los estadounidenses "definitiva o probablemente" se pondrán una vacuna contra la COVID-19.

Esto es un aumento respecto al 63 por ciento en septiembre, y es una señal de que un creciente número de estadounidenses comienzan a confiar en la ciencia en la que se basan las vacunas, a medida que se sienten más cómodos con la velocidad a la que se están desarrollando las vacunas.

Aun así, poco más de una cuarta parte de los estadounidenses se muestran reacios a ponerse una vacuna, y dicen que probable o definitivamente no se pondrán una vacuna contra la COVID-19 aunque sea gratis y los científicos la consideren segura. La mayor renuencia se observó entre los afroamericanos, las personas que vivían en áreas rurales y los republicanos.

Y no todo el mundo quiere vacunarse de inmediato. Un tercio de los encuestados dijeron que desean ponerse una vacuna "lo antes posible", mientras que un 39 por ciento de los participantes dijeron que "esperarían para ver" cómo van los esfuerzos de vacunación iniciales antes de vacunarse. Kaiser encuestó a 1,676 adultos.

El lunes por la mañana la primera vacunación fuera de un ensayo clínico en Estados Unidos se administró en el Centro Médico Judío de Long Island, en Queens, reportó el The Times. La vacuna, fabricada por Pfizer, se administró a Sandra Lindsay, una enfermera de atención crónica del centro.

Lindsay, que ha tratado a pacientes a lo largo de la pandemia, dijo que esperaba que su vacunación pública inspire confianza en la seguridad de las vacunas.

"He visto la alternativa, y no se la deseo a nadie", enfatizó. "Siento que la sanación está llegando. Espero que esto represente el inicio del fin de un periodo muy doloroso de nuestra historia".

La mayor parte de la primera ronda de inyecciones se administrarán a los trabajadores de la atención de la salud de alto riesgo, reportó el Times. Como las vacunas pueden provocar efectos secundarios, entre ellos fiebre y dolor, los hospitales han aclarado que escalonarán la vacunación de sus trabajadores.

Los residentes de los hogares de ancianos, que han sufrido una cantidad desproporcionada de muertes por la COVID-19, comenzarán a recibir las vacunas la próxima semana, reportó el Times. Una inmensa mayoría de los estadounidenses no serán elegibles para la vacuna hasta la primavera o más adelante.

Alex Azar, director del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., dijo que el plan es haber vacunado a 20 millones de personas a finales de diciembre, a hasta 50 millones para finales de enero, y a 100 millones para finales de febrero, señaló el Post.

Un azote global

El miércoles, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. había superado los 16.7 millones, mientras que el número de muertes se acercaba a las 304,000, según el conteo del Times. El Miércoles, los cinco estados con más casos de infecciones con el coronavirus eran: California, con más de 1.6 millones de casos; Texas, con más de 1.5 millones de casos; Florida, con más de 1.1 millones de casos; Illinois, con más de 865,000 casos; y Nueva York, con casi 800,000 casos.

Frenar la propagación del coronavirus en el resto del mundo sigue resultando difícil.

En India, el número de casos de coronavirus superó los 9.9 millones el miércoles, mostró un conteo de la Universidad de Johns Hopkins. Más de 144,000 pacientes con coronavirus han fallecido en India, según el conteo de la Hopkins, pero cuando esto se mide como una proporción de la población, el país ha tenido muchas menos muertes que muchos otros. Los médicos dicen que esto es un reflejo de la población más joven y delgada de India. Aun así, el sistema de salud pública del país está extremadamente saturado, y algunos pacientes enfermos no pueden encontrar camas de hospital, anunció el Times. Solo Estados Unidos tiene más casos de coronavirus.

Por otra parte, el miércoles Brasil superó los 6.9 millones de casos y tenía casi 183,000 muertes, mostró el conteo de la Hopkins.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas había superado los 73.6 millones el miércoles, con más de 1.6 millones de muertes, según el conteo de la Hopkins.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Washington Post; The New York Times

Comparte tu opinión