Durante la pandemia, muchos casos de abuso infantil no se reportan

Durante la pandemia, muchos casos de abuso infantil no se reportan

Los informes de abuso infantil han caído en picada durante la pandemia del coronavirus, una preocupante señal de que las restricciones del distanciamiento social podrían significar que se están pasando por alto miles de casos, sugiere una nueva encuesta.

La encuesta, realizada por la Alianza Nacional para los Niños (Children's National Alliance), encontró que los centros de defensoría de los niños de todo el país reportaron que ofrecieron servicios a 40,000 niños menos en todo el país durante los seis primeros meses de este año que en el mismo periodo del año pasado, reportó el Washington Post.

En 2019, más de 192,000 niños recibieron servicios en los centros, mientras que en 2020 ayudaron a poco más de 152,000, una reducción del 21 por ciento, mostró la encuesta.

Pero el declive de ninguna manera constituye una buena noticia, advirtió Teresa Huizar, directora ejecutiva de la alianza.

"No tenemos absolutamente ningún motivo para creer que la tasa real de incidencia se haya reducido", apuntó. "Lo que en realidad creemos es que 40,000 niños menos han sido salvados del abuso".

"Lo que temíamos de hecho sucedió", declaró Huizar al Post.

Y el daño podría ser incluso más general, dado que las cifras de los centros, que reciben remisiones de los departamentos de servicios de protección infantil y de la policía, en realidad no toman en cuenta a todos los informes de abuso infantil del país. Un tercio completo de los condados de EE. UU. ni siquiera tienen acceso a un centro de defensoría infantil, reportó el Post.

Más de dos tercios de los casos de abuso infantil son reportados por los maestros y otros profesionales de la comunidad, según el periódico. Tan solo los educadores fueron responsables de un 21 por ciento de los 4.3 millones de remisiones a los servicios de protección infantil en 2018, según datos federales. Pero muchas escuelas, guarderías y campamentos de verano han cerrado, y los niños vulnerables tienen menos contacto con adultos que podrían detectar las señales de abuso o negligencia, reportó el Post.

Los padres están desbordados ante el inicio del año escolar

Para empeorar las cosas, otra nueva encuesta muestra que la mayoría de los padres se están sintiendo desbordados y abandonados ante el inicio del año escolar.

Apenas 1 de cada 7 padres dijo que sus hijos volverían a la escuela a tiempo completo este otoño, y la mayoría de los niños necesitan ayuda con el aprendizaje remoto, encontró una encuesta del The New York Times que se publicó el miércoles. Sin embargo, 4 de cada 5 padres dijeron que no contarían con ninguna ayuda en ese esfuerzo, ya fuera de familiares, vecinos, niñeros o tutores. Además, más de la mitad de los padres dijeron que asumirían esta tarea al mismo tiempo que trabajan por un salario.

Por supuesto, cuando ambos padres son asalariados que trabajan fuera de casa, no pueden estar en dos lugares a la vez. Pero tres cuartas partes de esos padres dijeron que estarán supervisando la educación de sus hijos, y casi la mitad planifican encargarse del cuidado de los niños, según la encuesta de más de 1,000 padres, realizada entre el 4 y el 8 de agosto.

En las familias en que ambos padres trabajan de forma remota durante la pandemia, un 80 por ciento también se encargarán de los cuidados y la educación de los niños, mostró la encuesta. Uno de cada cinco está pensando en contratar a un maestro o tutor privado para que ayude en el aprendizaje remoto.

"Todas las opciones son malas", declaró al Times Kate Averett, una socióloga de la Universidad de Albany, en Nueva York, que ha estado entrevistando a los padres desde la primavera. "Hay mucho estrés y ansiedad. Los padres me dicen que no pueden dormir, porque están muy ansiosos, o me dicen que están llorando mucho. Durante las entrevistas, ha habido mucho llanto".

Mientras tanto, dos universidades más se han unido a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y han anunciado que han parado la instrucción presencial, reportó el Post. Tras adoptar la medida el martes después de un aumento en los casos de coronavirus durante la primera semana en el campus, la Universidad de Notre Dame decidió realizar el cambio durante al menos dos semanas.

La Notre Dame también cerrará los espacios públicos en el campus, y restringirá a los residentes en los dormitorios. Se ha prohibido la entrada al campus a los estudiantes que no residen en el campus, reportó el periódico.

La Universidad Estatal de Michigan también cambió sus planes de reapertura el martes, y pidió a los estudiantes que no vuelvan para el inicio de las clases dentro de dos semanas, reportó el Post.

Observan una inmunidad duradera contra la COVID-19 en los ensayos iniciales

Una buena noticia: los científicos reportaron esta semana que están observando señales de inmunidad duradera contra el coronavirus, incluso entre los que solo experimentan unos síntomas leves de la COVID-19.

Varios estudios muestran que los anticuerpos que combaten a la enfermedad, además de las células B y las células T que pueden reconocer al virus, parecen persistir durante meses después de que las infecciones han seguido su curso, reporto el Times.

"Es exactamente la esperanza que se tenía. Están todos los elementos para tener una respuesta inmunitaria que proteja por completo", aseguró Marion Pepper, inmunóloga de la Universidad de Washington y autora de uno de los nuevos estudios, que están bajo revisión para su publicación en la revista Nature.

"Esto es muy promisorio", declaró al Times Smita Iyer, una inmunóloga de la Universidad de California, en Davis, que estudia las respuestas inmunitarias al coronavirus en macacos Rhesus. "Esto amerita cierto optimismo respecto a la inmunidad grupal, y potencialmente una vacuna".

Aunque los investigadores no pueden predecir cuánto tiempo durarán estas respuestas inmunitarias, los expertos consideran que los datos son la primera prueba de que el cuerpo tiene buenas probabilidades de rechazar al virus si se expone de nuevo.

"Las cosas de verdad están funcionando como deberían", dijo al Times Deepta Bhattacharya, inmunólogo de la Universidad de Arizona. Bhattacharya es un autor de uno de los nuevos estudios, que se presentó en medRxiv, un servidor previo a la publicación para la investigación de salud que todavía no ha sido revisada por profesionales.

El jueves, el conteo de casos de coronavirus de EE. UU. superó los 5.5 millones, mientras el número de muertes superó a las 173,000, según los cálculos del Times.

Según el mismo cálculo, hasta el jueves, los cinco primeros estados en cuanto al número de casos de coronavirus eran: California, con más de 646,000; Florida, con más de 584,000; Texas, con más de 582,000; Nueva York, con casi 432,000; y, Georgia, con más de 227,000.

Los países se enfrentan a la pandemia

En otros lugares del mundo, la situación sigue siendo difícil.

India ha superado a Reino Unido, y tiene la cuarta cantidad más grande de muertes por el coronavirus del mundo, después de Estados Unidos, Brasil y México, reportó el Post.

El jueves, India tenía más de 2.8 millones de casos confirmados de la infección, y casi 54,000 fallecimientos, muestra un cálculo de Johns Hopkins. Reino Unido sigue siendo el país más afectado de Europa, reportó el Post.

Brasil también es un foco de la pandemia del coronavirus, y el jueves ya tenía más de 3.4 millones de infecciones confirmadas, según el conteo del Hopkins. Tiene el segundo número más alto de casos, solo por detrás de Estados Unidos.

Los casos también se están disparando en Rusia: el jueves, ese país reportó el cuarto número más alto de casos de COVID-19 del mundo, con más de 940,000, mostró el conteo de Hopkins.

Ni Nueva Zelanda, un país que no había visto un caso nuevo de coronavirus en 100 días, se ha librado.

Esta semana, la Primera Ministra de Nueza Zelanda, Jacinda Arden, dijo que las elecciones generales del país, que estaban programadas para el 19 de septiembre, se iban a posponer un mes, reportó el Post. Tomó la medida mientras Nueva Zelanda se enfrenta a una nueva ola de infecciones con la COVID-19, que han provocado un regreso a las restricciones del confinamiento en partes del país.

En todo el mundo, el número de infecciones reportadas superó los 22.4 millones el jueves, con casi 788,000 muertes, según el conteo de Hopkins.

Comparte tu opinión