SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Dormir bien sí se hace más difícil con la edad

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -

Una revisión sugiere que muchas personas mayores tienen dificultades para dormir de forma profunda y restauradora, lo que se añade a sus problemas de salud

MIÉRCOLES, 5 de abril de 2017 (HealthDay News) -- La mayoría de personas experimentan cambios en el sueño a medida que envejecen, pero una nueva revisión sugiere que algunos adultos mayores pierden la capacidad de dormir de forma profunda y restauradora.

Y eso puede acarrear consecuencias para la salud, advirtió el autor de la revisión, Bryce Mander, investigador sobre el sueño en la Universidad de California, en Berkeley.

La "fragmentación" del sueño se ha vinculado con varias afecciones médicas, entre ellas la depresión y la demencia, dijo Mander. Las personas con sueño fragmentado se despiertan varias veces por noche, y se pierden las etapas profundas del sueño.

Es verdad que las afecciones médicas, o sus tratamientos, pueden provocar problemas del sueño, según Mander.

Pero dormir mal también puede contribuir a las enfermedades, añadió.

Un ejemplo es la demencia. La investigación sugiere que hay un vínculo "bidireccional" entre las perturbaciones del sueño y el proceso de la demencia, dijo Joe Winer, otro investigador de Berkeley que trabajó en la revisión.

Esto significa que con frecuencia la demencia provoca problemas del sueño, y dormir mal podría a su vez acelerar los declives en la memoria y las habilidades de pensamiento. Según Winer, la investigación con animales sugiere que el sueño profundo ayuda a "limpiar" el cerebro de las proteínas beta amiloideas que se acumulan en las personas con demencia.

Así que podría haber un "círculo vicioso", planteó Winer, en que la demencia y el hecho de dormir mal se fomenten mutuamente.

Unos círculos viciosos similares podrían también tener que ver con otras enfermedades, dijo Mander. Pero también enfatizó que algunos cambios en los hábitos de sueño podrían ser perfectamente normales.

Las personas mayores son famosas por su tendencia a "acostarse y levantarse temprano". Quizá también duerman un poco menos que en su juventud. Y quizá esto esté bien, dijeron los investigadores.

"No deseamos crear un pánico respecto a que si duerme un poco menos que antes desarrollará demencia", comentó Mander.

Pero añadió que es importante reconocer al sueño como uno de los factores de estilo de vida que son esenciales para una buena salud, junto con el ejercicio y una dieta saludable.

De hecho, anotó Mander, un motivo por el que el ejercicio regular nos mantiene sanos es que puede respaldar un sueño de mejor calidad.

"¿Por qué algunas personas envejecen 'con mayor éxito' que otras?", preguntó. "Creemos que el sueño es uno de los factores".

El Dr. Sanjeev Kothare, un especialista en el sueño que no participó en el estudio, dijo que dormir mal "claramente" tiene consecuencias para la salud.

La apnea del sueño es un buen ejemplo, dijo Kothare, del Centro Integral de Epilepsia y Sueño Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

La apnea obstructiva del sueño provoca pausas e inicios repetidos en la respiración durante la noche, y se vincula con enfermedades importantes, como la enfermedad cardiaca y la diabetes. La investigación también sugiere que puede acelerar los declives en la memoria y el pensamiento.

La Dra. Phyllis Zee, jefa de medicina del sueño de la Universidad de Northwestern, en Chicago, dijo que la calidad del sueño es más importante que su "duración".

De forma que si las personas mayores duermen un poco menos que antes, o se despiertan una vez por noche y vuelven a dormirse rápidamente, probablemente eso no sea motivo de alarma, según Zee.

Pero, dijo, los adultos mayores deben hablar con el médico si duermen de forma rutinaria menos de seis horas por noche, o carecen de bloques largos y "consolidados" de sueño.

En algunos casos, la apnea del sueño podría tener la culpa, dijo Zee.

En otros casos, las personas quizá necesiten ajustes en el estilo de vida para poder mejorar su sueño. Según Zee, la buena noticia es que "los cambios conductuales y ambientales son potentes".

Las personas mayores pueden mejorar su sueño al incluir la actividad física y social en su rutina diaria, aseguró Zee. De noche, sugirió asegurarse de que la temperatura en la habitación sea cómoda y limitar la exposición a la luz artificial, sobre todo el brillo azul de las pantallas de computadora y televisión.

Zee también enfatizó la importancia de recibir suficiente luz diurna, en la mañana y en la tarde. Esto ayuda a controlar a los ritmos circadianos (el ciclo de sueño y vigilia) del cuerpo.

Pero las personas no deben esperar a la vejez para darle importancia al sueño. Según el equipo de Mander, las personas con frecuencia comienzan a perder la capacidad de sueño profundo en la mediana edad, y ese declive continúa a lo largo de los años.

Mander dijo que lo que todavía no está claro es si unos buenos hábitos de sueño a una edad más temprana ayudan a proteger a las personas de los problemas para dormir en la vejez.

La revisión, que analizó la literatura médica sobre el tema del sueño y el envejecimiento, aparece en la edición en línea del 5 de abril de la revista Neuron.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el sueño y la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad