Después de la curación de un segundo paciente, reviven las esperanzas de la erradicación del SIDA

Después de la curación de un segundo paciente, reviven las esperanzas de la erradicación del SIDA

MARTES, 10 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- El método exacto que ya ha curado a dos hombres de la infección con el VIH no estará ampliamente disponible para los casi 38 millones de personas que viven con el virus en todo el mundo, señalan los expertos.

Aun así, la noticia ha reavivado las esperanzas de por fin ganarle la guerra al virus que provoca el SIDA.

Los pacientes de Berlín y Londres se beneficiaron de una combinación fortuita de la medicina y la genética, explicaron los expertos. E incluso con la suerte de su parte, los dos hombres se tuvieron que someter a un agotador tratamiento que podría fácilmente haber acabado con sus vidas.

"Hay una variedad de circunstancias que limitan la aplicabilidad de esto a las personas en todo el mundo", comentó Rowena Johnston, vicepresidenta y directora de investigación de amfAR, la Foundation for AIDS Research.

Pero los dos casos (junto con una tercera cura que se reportó en Düsseldorf, Alemania) señalan el camino hacia una cura genética potencial para el VIH, aseguró Johnston.

"Es un camino largo. No digo que vaya a suceder mañana. Pero da la sensación de que quizá valga la pena dedicar el esfuerzo a ver si podemos desarrollar las tecnologías para hacer que suceda", observó Johnston.

El "paciente de Londres", Adam Castillejo, de 40 años, recibió un trasplante de médula ósea cuyo objetivo era vencer a un cáncer de la sangre que de otra forma era intratable llamado linfoma de Hodgkin, lo mismo que hizo su predecesor, el "paciente de Berlín" Timothy Ray Brown, para curar su leucemia.

En ambos casos, el trasplante crítico provino de un donante con una mutación en una proteína que se encuentra en la superficie de los glóbulos blancos, llamada CCR5.

"El VIH usa esta proteína para obtener el acceso a las células que infecta", dijo Johnston. "Si usted es una persona con esta mutación genética, que significa que carece de esa proteína, es casi imposible que el VIH infecte a alguna de sus células".

Como resultado, los dos hombres esencialmente recibieron un sistema inmunitario nuevo que incluía una resistencia genética al VIH. Los médicos teorizan que cualquier VIH que quedara en sus sistemas tras el tratamiento se desvaneció, porque ya no tenía ningún lugar en el que propagarse.

"Incluso si el virus quiere salir y encontrar una célula para infectarla, no hay células que pueda infectar, así que simplemente desaparece", dijo Johnston. "Esa es una de las ideas respecto a cómo funciona este sistema de trasplantes".

Los problemas para aplicar esta cura exacta a todo el que tiene VIH ahora mismo son numerosos.

Uno es que implica un trasplante de médula ósea que elimina al sistema inmunitario de una persona, un procedimiento radical que se reserva para las personas con afecciones letales que no responden a otros tratamientos, comentó el Dr. Antonio Urbina, director médico del Instituto de Medicina Avanzada de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Este paciente pasó por muchas cosas, en términos del trasplante de células madre y todas las complicaciones que esto puede conllevar", apuntó. "Es algo que podría tener una mortalidad de pacientes muy alta. Implementarlo de manera más generalizada a otros pacientes sería difícil".

Además, el paciente tiene que contar con un donante con una médula ósea compatible que porte la mutación específica en la proteína CCR5, anotaron Urbina y Johnston.

Esa mutación es muy rara, y en general solo ocurre en personas con una ascendencia de Europa del norte o caucásica, indicaron los expertos.

"En este caso, lo que fue único es que aunque el paciente era de Sudáfrica, tenía en parte ascendencia holandesa, y pudieron encontrar a un donante alemán que era genéticamente compatible con el paciente", comentó Urbina.

Como resultado, esta cura específica no será útil en más de unos cuantos pacientes, dijo Urbina.

Pero se pueden aprender lecciones importantes de los hombres curados de la infección con el VIH de esta manera.

Han pasado doce años desde el anuncio de la cura del paciente de Berlín, y esos fueron años durante los cuales todos se preguntaban si Brown se había beneficiado de una rara casualidad del tratamiento, dijo Johnston.

"Sin duda en esa cantidad de tiempo uno puede comenzar a preguntarse qué extraño conjunto de circunstancias irrepetibles sucedieron en el caso del paciente de Berlín", comentó. "Ahora que sucedió de nuevo con el paciente de Londres, estamos entendiendo que no fue nada milagroso ni raro ni único respecto al paciente de Berlín. De verdad es posible".

Y lo que es incluso mejor, ahora también hay un tercer caso, un paciente de Düsseldorf que recibió un trasplante de médula ósea y que parece estar libre del VIH, dijo Johnston. Los investigadores continúan dando seguimiento al tercer paciente.

Tanto el paciente de Berlín como el de Londres nacieron con versiones distintas de la proteína CCR5, de forma que el éxito de su tratamiento también muestra que su genética original no importa, siempre y cuando los genes se reemplacen con la mutación resistente al VIH, añadió.

Todo esto apunta a una cura potencial para el VIH con terapia genética, planteó Johnston.

"Imaginemos que podemos tomar mis células madre, ponerlas en una placa, administrar esa mutación genética a mis células, y volver a infundírmelas", dijo. "Como ahora tenemos una idea bastante buena de que esta mutación podría ser muy importante, tenemos una buena idea que podría ser un camino muy fructífero para avanzar".

Y lo que es incluso mejor, los médicos podrían algún día potencialmente crear una cura inyectable que añadiría esta mutación genética sobre la marcha.

"Qué sucedería si pudiéramos crear una forma de realizar una terapia genética en que se pueda inyectar en el brazo de una persona las herramientas genéticas en sí, que entonces buscaran a las células que necesitan editarse y lo hicieran dentro de las células de la persona", especuló Johnston.

Una cura de ese tipo no solo eliminaría el VIH del sistema de una persona, sino que podría potencialmente hacerla inmune a infecciones futuras, apuntó.

"Esto es de verdad llegar al máximo, eliminar todo el virus infeccioso del cuerpo de una persona", añadió Johnston. "Podría hacer que en estos hombres, ahora que poseen sistemas inmunitarios que no tienen la vulnerabilidad en la CCR5, en realidad casi se elimine la posibilidad de que pudieran volver a infectarse alguna vez con el VIH".

More información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre el VIH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión