Demasiado tiempo frente a la televisión podría de verdad dañar al cerebro

MARTES, 23 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Los adultos mayores que pasan mucho "tiempo frente a las pantallas" quizá experimenten un aumento en el riesgo de desarrollar demencia, pero mucho depende de qué tipo de pantalla usan, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores encontraron que, entre los adultos británicos mayores, los que pasaban mucho tiempo viendo televisión eran más propensos a ser diagnosticados de demencia en los años siguientes, pero se observó el patrón contrario con el uso de las computadoras.

Demasiado tiempo frente a la televisión podría de verdad dañar al cerebro

Los expertos enfatizaron que los hallazgos no significan que ver televisión provoque demencia, o que navegar en internet proteja al cerebro que envejece.

Pero el estudio sí respalda ejercitar tanto el cuerpo como la mente, apuntó el investigador principal, David Raichlen, profesor de la Universidad de California, en Los Ángeles.

En general, explicó, la investigación sugiere que la actividad física respalda la salud cerebral a medida que las personas envejecen, y que tal vez incluso reduce el riesgo de demencia. Por extensión, parecería que ser sedentario es malo.

Menos estudios en realidad han observado esta premisa, pero algunos han encontrado que las personas sedentarias quizá experimenten una reducción más rápida de su memoria y pensamiento a medida que envejecen.

Sin embargo, las personas pueden estar sentadas, pero mentalmente activas, comentó Raichlen. Ver televisión se podría considerar "pasivo", mientras que otras actividades (como leer o usar la computadora) requieren cierta implicación mental.

"Las conductas sedentarias que son un poco más activas cognitivamente quizá presenten ciertos beneficios", apuntó Raichlen.

Para explorar esta idea, su equipo usó datos del UK Biobank, un gran proyecto de investigación que recolecta información de salud y médica de medio millón de adultos británicos.

Los investigadores se enfocaron en más de 146,000 participantes de a partir de 60 años que no tenían demencia al principio, y que reportaron varios hábitos de estilo de vida, lo que incluyó qué parte de su tiempo de ocio diario dedicaban a la televisión o a las computadoras.

En los 12 años siguientes, poco más de 3,500 participantes fueron diagnosticados con demencia. Y mientras más tiempo frente a la televisión reportaron al inicio del estudio, más alto fue el riesgo: por cada hora que las personas veían televisión al día en general, el riesgo de demencia aumentó en un 24 por ciento.

Esto fue después de que los investigadores tomaran en cuenta varios factores más, lo que incluye a los hábitos de ejercicio y dieta, el peso corporal y el nivel educativo de las personas, y si fumaban o tenían afecciones de salud crónicas.

De hecho, incluso entre los adultos mayores que hacían ejercicio con regularidad, los que pasaban más tiempo viendo televisión tenían un riesgo más alto de demencia que los que reportaron que veían poca televisión.

Al contrario, el tiempo frente a una computadora se vinculó con un riesgo más bajo de demencia. Por cada hora que los adultos mayores pasaban en general frente a una computadora cada día, su riesgo de demencia se redujo en un 15 por ciento.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 22 de agosto de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Una salvedad es que la demencia es un proceso largo, y las personas con un deterioro temprano quizá sean más propensas a actividades pasivas, como ver la televisión. No se puede descartar este tipo de "causalidad inversa", anotó Raichlen.

Pero la investigación sí amplía las evidencias que vinculan a un estilo de vida sedentario con un riesgo más alto de demencia, y a las actividades estimulantes (físicas y mentales) con un riesgo más bajo.

Heather Snyder es vicepresidenta de relaciones médicas y científicas de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association). Señaló que "un creciente conjunto de investigaciones sugiere que participar en ejercicio con una mayor frecuencia (si es posible), comer una dieta equilibrada, e implicarse social y cognitivamente podría reducir el riesgo de deterioro cognitivo".

Snyder, que no participó en el estudio, afirmó que el mensaje clave es que "hay cosas que puede hacer hoy que podrían ser buenas para su cerebro a medida que envejezca. En lugar de encender la televisión, intente leer un nuevo libro interesante, o salga a caminar".

Un punto desconocido es qué hacían los adultos mayores en su tiempo frente a las computadoras, comentó Raichlen. ¿Estaban leyendo y aprendiendo cosas nuevas, por ejemplo, o usaban las redes sociales?

Es posible que no haya nada especial respecto al uso de computadoras en sí. "Quizá sea un marcador de que alguien está más implicado a nivel cognitivo, en general", planteó Raichlen.

Si es así, sentarse a leer, o a hacer rompecabezas, quizá ofrezca beneficios similares.

"Simplemente decimos que no es mala idea pensar sobre lo que está haciendo mientras está sentado", añadió Raichlen. "Reducir el tiempo frente a la televisión en realidad no tiene desventajas".

Más información

La Asociación del Alzheimer ofrece consejos para respaldar la salud del cerebro.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: David Raichlen, PhD, professor, biological sciences and anthropology, University of Southern California Dornsife College of Letters, Arts and Sciences, Los Angeles; Heather Snyder, PhD, vice-president, medical and scientific relations, Alzheimer's Association, Chicago; Proceedings of the National Academy of Sciences, Aug. 22, 2022, online

Comparte tu opinión