¿Es grano integral? Las etiquetas de los alimentos son engañosas

¿Es grano integral? Las etiquetas de los alimentos son engañosas

Las etiquetas de los productos que pueden confundir y engañar a los consumidores no ayudan a las personas que desean comer de forma saludable al elegir granos integrales, muestra un estudio reciente.

Casi la mitad no pudieron identificar la opción más saludable de grano integral cuando se les pidió que utilizaran las etiquetas de los paquetes de alimentos, descubrieron los investigadores.

Una proporción similar de los participantes no pudieron declarar de forma precisa el contenido de grano integral de los distintos productos, según el estudio.

Términos como "multigrano", "contiene granos integrales", "trigo y miel", y "12 granos" se pueden usar para publicitar panes, cereales y galletas como opciones más saludables, aunque el producto contenga sobre todo harina refinada, explicó el líder de la investigación, Parke Wilde, profesor de la Facultad de Ciencias y Políticas de la Nutrición de la Universidad de Tufts, en Boston.

"Si dicen que contiene granos integrales, de verdad debe contener algunos granos integrales. Se meterían en problemas si hicieran una afirmación del todo falsa", dijo Wilde. "Pero está completamente permitido decir que contiene granos integrales aunque contenga sobre todo granos refinados".

"En cuanto a términos como multigrano, siete granos o 12 granos, o sobre el color, no hay ninguna regla", continuó Wilde. "No hay reglas que prohíban usar ninguno de esos términos en un producto de grano refinado, ni de darle color marrón al producto, que los consumidores asocian con los granos integrales".

Las directrices dietéticas actuales de EE. UU. recomiendan que los granos integrales conformen al menos la mitad de la ingesta total de granos de una persona. Los estudios han mostrado que los granos integrales pueden proteger de la enfermedad cardiaca, la diabetes tipo 2 y el cáncer, señalaron los investigadores en las notas de respaldo.

Los granos refinados se han molido para convertirlos en harina o sémola, y se han eliminado las saludables capas externas. Los productos de grano integral contienen el grano entero, lo que mejora el contenido de fibra y añade unos niveles más altos de nutrientes.

Wilde y sus colaboradores usaron dos métodos distintos para evaluar la capacidad de los consumidores de elegir productos de granos integrales.

En un experimento, pidieron a las personas que eligieran entre dos productos hipotéticos: un producto que contenía muchos granos integrales pero que no lo declaraba en la parte frontal del paquete, y otro que tenía una cantidad total más baja de granos integrales, pero que en el paquete se vendía como "hecho con granos integrales", o "multigrano" o "trigo".

Ambos productos contenían una lista de ingredientes y un panel de datos nutricionales que mostraban con claridad que el producto menos llamativo contenía más granos integrales, pero entre un 29 y un 47 por ciento de los participantes de cualquier forma eligieron la opción menos saludable, que se mercadeaba como rica en granos integrales, encontraron los investigadores.

"La pregunta distinguió entre las personas que utilizan la afirmación sobre los granos integrales de la parte frontal del paquete de las personas que leen la lista de ingredientes", afirmó Wilde. "Si se observaba la lista de ingredientes, se podía ver cuál producto en realidad contenía granos integrales".

En el segundo experimento, se pidió a los participantes que observaran cuatro productos reales de granos, y que adivinaran si cada uno contenía solo grano integral, mayormente grano integral, o entre poco y nada.

Entre un 43 y un 51 por ciento de las personas exageraron el contenido de granos integrales de los productos, basándose en lo que decía el paquete, encontraron los investigadores.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 10 de agosto de la revista Public Health Nutrition.

El estudio ofrece evidencias firmes que podrían respaldar a cualquier intento del gobierno por regular las etiquetas engañosas sobre los granos integrales, planteó Wilde.

"Diría que, entre las etiquetas engañosas, las afirmaciones sobre los 'granos integrales' están entre las peores", comentó la coinvestigadora Jennifer Pomeranz, profesora asistente de políticas y gestión de la salud pública de la Facultad de Salud Pública Global de la NYU.

"Incluso las personas que tienen títulos universitarios avanzados no pueden averiguar cuánto grano integral contienen esos productos", lamentó en un comunicado de prensa de la Tufts.

Mientras tanto, las personas deben leer un poco más en el supermercado si desean elegir productos que de verdad contengan más granos integrales, aconsejó Wilde.

"Lea la lista de ingredientes, y sepa cuáles cosas son indicadoras de los granos integrales", planteó Wilde. Busque palabras como "grano integral" o "trigo integral", y esté alerta a palabras como "harina enriquecida" y "harina de trigo", que no describen a los granos integrales.

"Debe saber que la lista se presenta en un orden decreciente según el peso. Si un producto de grano integral menciona al grano integral como primer ingrediente, es una indicación más firme del contenido de grano integral", siguió Wilde. "Esto es algo que los consumidores ya pueden hacer, pero se puede ver que sería más fácil si la etiqueta tuviera algo como el porcentaje de contenido de grano integral en la parte frontal".

La etiqueta de datos nutricionales también puede ayudar a las personas a distinguir la opción más saludable entre los productos de granos integrales, aseguró la Dra. Maria Pena, directora de servicios endocrinos de Mount Sinai Doctors Forest Hills, en la ciudad de Nueva York.

"El truco real es aprender a leer la etiqueta nutricional. Si no sabe leer la etiqueta nutricional, tendrá problemas", dijo Pena, que no participó en el estudio. "De verdad hay que enfocarse en la cantidad de carbohidratos que el pan tiene, y la cantidad de fibra. Eso de verdad ayuda a determinar cuál pan es mejor que el otro".

"Si una rebanada de pan tiene 30 o más carbohidratos, considero que no es una opción saludable", añadió Pena.

Comparte tu opinión