De "condenado a muerte" a danzar de nuevo

De "condenado a muerte" a danzar de nuevo

Tras pasar gran parte de 2016 sanando tras la muerte tanto de su pareja de 25 años como de su madre, Oswald Peterson (un bailarín de carnaval profesional de la ciudad de Nueva York) estaba convencido de que 2017 sería su año para comenzar de nuevo.

Pero la vida tenía otros planes. Peterson, que ahora tiene 53 años, se despertó el Día de Año Nuevo de 2017 sintiéndose terrible.

"Apenas podía caminar. Fui a una sala de atención de urgencias que tenía cerca, y me hicieron una radiografía. Dijeron que tenían neumonía o EPOC [enfermedad pulmonar obstructiva crónica]", explicó Peterson.

Como no mejoraba, Peterson subió a un taxi en Brooklyn para ir a ver a su médico usual, en el alto Manhattan. "En el coche, el conductor me preguntó '¿Seguro que quiere ir tan lejos? 'Hay hospitales más cercanos'. Es que me veía muy enfermo", recordó.

Peterson fue admitido al Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, donde le realizaron una biopsia pulmonar y descubrieron que tenía cáncer de pulmón.

"No solo era cáncer, sino un cáncer de pulmón muy agresivo en etapa 4. Lo tenía en la columna. Lo tenía en el pecho. Tenía coágulos sanguíneos. También tenía fluido en el corazón y los pulmones. Tras la experiencia con el cáncer de mi madre [fue su cuidador durante todo su cáncer], sabía que no me quedaban más de 8 a 12 semanas de vida", dijo Peterson.

"Cuando me diagnosticaron, de verdad no estaba en el mejor lugar, mentalmente. Pensé que me había llegado el turno. Pero mis amigos querían que luchara. Nunca me dejaron solo, y me dijeron que la mejor manera de honrar a los muertos es vivir", comentó.

Pero Peterson estaba demasiado enfermo como para recibir quimioterapia y radiación. Le dieron un anticoagulante para los coágulos sanguíneos, y sacaron el flujo de su corazón y pulmones para que pudiera respirar.

Justo en esas fechas, el hospital recibió la aprobación para administrar a los pacientes un nuevo tratamiento, llamado inmunoterapia.

"Los médicos tenían la esperanza de que este sería el tratamiento adecuado para mí, y que podría darme uno o dos años adicionales", dijo.

Escuche a Peterson narrar la historia de su recuperación en sus propias palabras:

La inmunoterapia es una nueva arma contra el cáncer

El Dr. Bill Cance, director médico y científico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), dijo que "básicamente, la inmunoterapia describe a unos medicamentos que estimulan al sistema inmunitario del cuerpo para que ataque al cáncer. [Cuando tiene éxito], la inmunoterapia impide que el tumor pueda defenderse del sistema inmunitario".

Cance dijo que los investigadores han estado trabajando en distintos tipos de inmunoterapia durante décadas. Comentó que los expertos creen que la mayoría de los tipos de tumores se podrían tratar mediante inmunoterapia, pero que es difícil averiguar cómo aprovechar el poder del sistema inmunitario contra el cáncer y que al mismo tiempo no afecte a las células sanas.

La inmunoterapia ha resultado exitosa para varios tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de piel melanoma, el cáncer de riñón y el cáncer de pulmón, indicó Cance.

"Ha habido mucho progreso en la inmunoterapia, pero falta mucho trabajo. Ahora mismo, apenas de un 20 a un 40 por ciento de las personas tratadas responden a la inmunoterapia", lamentó Cance. También anotó que esos tratamientos son muy costosos ahora mismo, y la esperanza es que sean más asequibles en el futuro.

Por suerte para Peterson, fue uno de los que respondió a la inmunoterapia.

Peterson recibió dos tratamientos de inmunoterapia antes de salir del hospital. Entonces, sus tratamientos se distribuyeron más o menos cada tres semanas.

"Cuando salí del hospital, parecía un condenado a muerte. Había sido modelo. Había sido bailarín. Las personas estaban acostumbradas a verme de una forma determinada. Pero había perdido 40 libras [18 kilos]. Tenía problemas hasta para caminar, y tenía que ir con un tanque de oxígeno", apuntó Peterson.

Tras el tratamiento con la inmunoterapia, comenzó a sentirse mejor rápidamente. Podía comer más, y comenzó a recuperar el peso perdido.

Peterson solo tuvo un efecto secundario temporal del tratamiento: una reacción alérgica significativa a una crema para la cara que hizo que su cara se hinchara y descamara. Pero solo duró unos cuantos días, y desde entonces no ha tenido más problemas.

Una segunda oportunidad

Pero Cance dijo que no siempre es así. "Algunas personas son más vulnerables que otras a los efectos secundarios. En algunas personas, el sistema inmunitario puede atacar a las células normales. Varía mucho de un paciente a otro, pero la terapia inmunitaria en general se tolera razonablemente bien", explicó. Cance también notó que los efectos secundarios de las personas que reciben inmunoterapia se monitorizan de cerca para detectarlos pronto.

El cáncer de Peterson respondió a la inmunoterapia. Dijo que su médica no usa la palabra curado, pero que sí dijo que estaba "libre de cáncer".

Debe continuar recibiendo la inmunoterapia, probablemente durante el resto de su vida. Ahora mismo, recibe tratamientos cada 10 semanas. Con el paso del tiempo, quizá pueda estar más tiempo entre tratamientos.

Peterson ha vuelto al trabajo, y todavía baila en ocasiones especiales, y a veces da clases de danza. "A mi edad, mi carrera de bailarín se habría acabado de cualquier forma. La vida de la danza es dura para el cuerpo. Los disfraces pesan 200 libras [91 kilos], y se baila bajo el sol caliente". Pero está encantado de estar suficientemente sano como para hacerlo.

Peterson aconsejó a otros que se enfrenten a la decisión de si probar o no con la inmunoterapia que aprendan todo lo posible sobre sus opciones. "La inmunoterapia da otra oportunidad, es otro soldado en la batalla. No tenga miedo a probar algo innovador, si parece ser el mejor tratamiento para usted", sugirió.

"Ahora, probablemente estoy en mejor forma que antes. Mi nueva pareja y yo viajamos a todos lados. Siento que puedo hacer cualquier cosa. No puedo ni expresar lo agradecido que estoy de haber recibido inmunoterapia", añadió Peterson.

Resulta qué, después de todo, el 2017 sí fue un nuevo comienzo para Peterson.

Comparte tu opinión