¿Cuándo pueden retomarse los eventos deportivos de forma segura?

¿Cuándo pueden retomarse los eventos deportivos de forma segura?

Los fanáticos de los deportes están ansiosos por ver a sus equipos favoritos de vuelta en los partidos, ¿pero los estadios abarrotados son aunque sea remotamente seguros en medio de la pandemia del coronavirus?

Para Glenn Rall, director académico y virólogo del Centro Oncológico Fox Chase en Filadelfia, la respuesta no es sencilla.

"Hay peligros inherentes", señaló. "Y la decisión racional quizá sea que no, que no podemos hacerlo. Pero no creo que nosotros, como científicos, podamos sentarnos en nuestra torre de marfil y solo decir que es demasiado peligroso, y que no puede suceder nada hasta que tengamos una vacuna. Porque no tendremos una vacuna disponible hasta mediados de 2021. Y no es realista decirle al público que se queden encerrado para siempre".

En primer lugar, explicó Rall, la tolerancia al riesgo del público evoluciona. "Hace tres meses, todas las puertas se cerraron porque la gente estaba aterrorizada. Ahora, están aprendiendo cómo funciona. Se usa una máscara. Se usa un desinfectante. La compra se hace en horarios poco concurridos. Si va a un restaurante, se sienta fuera en lugar de dentro. Y es probable que, dentro de tres meses, tomemos incluso más riesgos", dijo Rall.

"Y también hay muchísima gente cuyos ingresos dependen de esos deportes. Y no me refiero a los jugadores ni a los propietarios. A ellos les irá bien. Pero las personas que trabajan en esos estadios, como los porteros y el personal de limpieza, también forman parte de la ecuación. Hay que tomarlas en cuenta", añadió.

"Por supuesto, no estoy propugnando para nada volver a los eventos inmensos con los estadios llenos a capacidad", enfatizó Rall. "Debemos ser cuidadosos. Debemos limitar las multitudes, y debemos pedirles a esas multitudes que sean responsables, que usen máscaras, y que practiquen el distanciamiento social. Pero pienso que con una variedad de acuerdos y salvedades, hay motivos por los que creo que sería adecuado volver a algunos deportes".

En cuanto a si se puede confiar en que los fanáticos actúen de forma responsable en un ambiente deportivo lleno de pasiones, Rall admitió que quizá sea "un poco ingenuo. Quizá pedirle a los espectadores que tengan una buena conducta en términos del distanciamiento social sea demasiado. Reconozco que es verdad. Pero, como mínimo, debemos tener la conversación y ver a dónde se llega".

Sin embargo, un investigador que acaba de finalizar un estudio sobre cómo los grandes eventos deportivos afectan a las tasas de infección con la gripe se muestra menos optimista.

"Creo que los legisladores deberán tener mucho cuidado respecto a la reapertura de los eventos deportivos para los espectadores", advirtió Brad Humphreys, profesor de economía de la Universidad de Virginia Occidental. Su investigación determinó que siempre que una huelga o un bloqueo provocaba cancelaciones de partidos en una ciudad en particular, la tasa de mortalidad por la gripe de esa ciudad se reducía.

"El coronavirus se propaga de una forma muy similar a la influenza estacional", explicó Humphreys. "Entonces, podemos prever que es probable que reabrir los eventos deportivos para los fanáticos aumente la propagación del coronavirus, y que al final conduzca a más muertes de las que habrían ocurrido sin la asistencia de los fanáticos".

¿Por qué? Los eventos deportivos abarrotados magnifican el riesgo de la transmisión aérea "porque los fanáticos grita, corean y a veces se abrazan. Todas esas acciones generan muchas gotitas aéreas, que pueden contener al virus si asisten personas infectadas", explicó Humphreys. Y una vez los fanáticos infectados salen del estadio, es más probable que el virus se propague a las poblaciones locales vulnerables.

"Soy fanático de los deportes", añadió Humphreys. Pero cualquier iniciativa de reiniciar los deportes profesionales debería conllevar "una experiencia muy distinta para el fanático que antes de la era de la COVID-19", con unas ventas de entradas muy limitada y un distanciamiento social estrictamente implementado.

Se trata de un desafío que muchas ligas deportivas profesionales ya están afrontando. Varias ligas de Estados Unidos han dicho que planifican volver a jugar sin fanáticos en las gradas, mientras que muchas ligas de fútbol de todo el mundo están haciendo lo mismo. Pero Francia, Japón y España han anunciado planes para permitir que algunos fanáticos deportivos vuelvan a los estadios antes de finales de verano.

Por otra parte, NASCAR ha vuelto a las carreras, pero las ventas de entradas se han restringido de forma estricta, a apenas unos cuantos miles de fanáticos con distanciamiento social en pistas diseñadas con una capacidad de 150,000 o más.

Los organizadores del U.S. Open han ido incluso más allá. Anunciaron hace poco que el torneo de tenis, mundialmente famoso, se llevará a cabo como se había programado, a partir del 31 de agosto. Pero con una salvedad. No se permitirán espectadores.

Comparte tu opinión