Cuando los genes aumentan el riesgo de cáncer de mamá, ¿hay que contárselo a los hijos?

VIERNES, 22 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Es importante hablar con los hijos sobre los riesgos de salud familiares, pero el impacto de compartir este tipo de información no ha estado claro.

Es probable que sea seguro, según un estudio reciente, ¿pero cómo y cuándo debe hacerlo?

Cuando los genes aumentan el riesgo de cáncer de mamá, ¿hay que contárselo a los hijos?

Los investigadores encontraron que, general, los hijos no tienen un problema para gestionar la información sobre el riesgo de cáncer cuando se comparte con ellos. Pero no es raro que los padres tengan dificultades para comunicar la noticia.

"Con frecuencia les decimos a los padres que a veces las conversaciones suceden cuando menos se lo esperan, por ejemplo cuando van en coche a un evento deportivo o en una reunión familiar", comentó la coautora del estudio, Beth Peshkin, directora de consejería genética del Centro Oncológico Integral Lombardi de la Universidad de Georgetown en Washington, D.C.

También hay oportunidades naturales para hablar sobre estos temas serios, por ejemplo, cuando a mamá le toca su mamografía anual. Por ese motivo, es importante plantearse las preguntas importantes por adelantado.

"¿Cuándo cree que debe compartir esta información? ¿Cómo se sentiría si su hijo le preguntara al respecto o lo averiguara por otro lado?", preguntó Peshkin, y añadió que es importante pensar en el desarrollo mental de un niño y decidir si y qué compartir según cada caso.

"En particular con los hijos más pequeños, dígales un poco y vea si quieren saber más", aconsejó.

Este estudio incluyó a 272 adolescentes y adultos jóvenes, de los cuales un 76.1 por ciento tenían una mamá que había sobrevivido a un cáncer de mama o de ovario, y un 17.3 por ciento tenían una mamá que recibió un resultado positivo del gen BRCA, lo que las pone en riesgo de estos dos tipos de cáncer.

Tras aprender sobre el estatus de BRCA de sus madres, los jóvenes reportaron unos niveles relativamente bajos de estrés psicológico.

"Para mí, la mayor lección es que el conocimiento y la información son poder", comentó Kelsey Largen, una psicóloga clínica pediátrica cuyo trabajo se enfoca en el cáncer y los trastornos de la sangre del Hospital Pediátrico de Hassenfeld de Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"Pero, al adquirir este conocimiento sobre sus padres, los hijos tienen entonces la oportunidad de hacer cambios en su estilo de vida para prepararse para las dificultades futuras. Pienso que esto siempre es beneficioso", dijo Largen, que no participó en la investigación.

Pero el estudio, que se publicó en la edición del 21 de julio de la revista Pediatrics, también encontró que incluso cuando se presentaba esta información a los hijos, no era probable que cambiaran su conducta. El conocimiento sobre el riesgo de cáncer no impidió que fumaran y no hizo que consumieran menos alcohol o hicieran más ejercicio.

"La lección para nosotros es que aunque no vimos cambios generales en lo que los hijos hacían respecto a fumar, el consumo de alcohol o el ejercicio, hubo una toma de conciencia", aseguró Peshkin. "Pienso que aprovechar esto es clave. Quizá no recibieran ninguna herramienta ni ninguna manera formal para explorar cómo resolverlo".

Aunque se necesita más investigación, unas vías claras para tomar medidas después de revelar la noticia podría ser una forma de cambiar la conducta futura.

"Si estuviera hablando con un adulto joven cuyos padres averiguaran que tienen esta mutación, lo observaría en términos de cómo afrontarlo. Decir 'No tienes esta [enfermedad] ahora mismo, pero si te enfrentaras a ella, hay recursos disponibles para ti si sucede en el futuro. Podemos hablar sobre cómo puedes usar estas habilidades de afrontamiento para gestionar los desafíos a medida que surjan'", apuntó Largen.

"Como psicóloga, esto es en lo que pensaría", apuntó. "¿Cómo afrontan la noticia? ¿Cómo podemos ayudarlos a prepararse emocionalmente?".

Pero, en última instancia, es una buena señal de que los jóvenes son resilientes y pueden gestionar una información importante. Los padres no deberían evitar las oportunidades para hablar... sus hijos estarán bien.

"Con frecuencia, intentamos convencer a los pacientes de que compartan la información con sus hijos cuando se trata del cáncer, porque sabemos que mientras más información tengan [los hijos], mejor lo afrontan", apuntó Largen.

Más información

La Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society) ofrece más información sobre los riesgos de cáncer.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Beth Peshkin, MS, CGC, director, cancer genetic counseling, Georgetown University, Lombardi Comprehensive Cancer Center, Washington, D.C.; Kelsey Largen, PhD, clinical psychologist, Hassenfeld Children's Hospital, NYU Langone, New York City; Pediatrics, July 21, 2022

Comparte tu opinión