SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Cuando las familias más pobres tienen dificultades para alimentar a los niños, los adolescentes podrían pasar hambre

Los padres se saltan comidas para que los niños puedan comer, pero los hermanos más pequeños son la prioridad si no hay suficiente comida

Los padres se saltan comidas para que los niños puedan comer, pero los hermanos más pequeños son la prioridad si no hay suficiente comida

MIÉRCOLES, 15 de febrero de 2017 (HealthDay News) -- En las familias estadounidenses extremadamente pobres, los adolescentes pasan hambre con más frecuencia que los niños más pequeños, encuentra un estudio reciente.

Los padres son los primeros que prescinden de la comida para alimentar a sus hijos. Pero si todavía no hay comida para todos, los niños más pequeños se priorizan más que los adolescentes, mostró la investigación.

"Si un padre es realmente pobre, intenta sacrificarse primero, pero cuando se ve obligado a decidir, decide permitir que los adolescentes no tengan suficiente", dijo el autor líder, Robert Moffitt.

Los investigadores de la Universidad de Johns Hopkins analizaron datos de 1,500 familias en Boston, Chicago y San Antonio, que fueron encuestados varias veces entre 1999 y 2005.

Los ingresos promedios de esas familias eran de unos 1,558 dólares al mes. La mayoría de las familias estaban encabezadas por padres solteros que no tenían empleo y que recibían ayuda del gobierno. La mayoría eran de minorías.

Los adolescentes en esas familias pasaron hambre con el doble de frecuencia que sus hermanos más pequeños, según el estudio.

"Si tienen que renunciar a algo, renuncian a sus hijos adolescentes", dijo Moffitt en un comunicado de prensa de la Hopkins.

"Es difícil imaginarse a padres que tengan que hacer eso", añadió. Moffitt es profesor de economía en la Facultad Krieger de Artes y Ciencias de la Johns Hopkins.

Los investigadores dijeron que alrededor de un 6 por ciento de los niños que tenían once años o menos de edad no comían lo suficiente, y un 12 por ciento de los que tenían de 12 a 18 pasaban hambre con regularidad. De esos niños mayores, un 14 por ciento de los chicos no comían lo suficiente, frente a un 10 por ciento de las chicas.

Unos niveles distintos de hambre no fueron tan evidentes en las familias que comían juntas con regularidad, encontró el estudio. Si la escasez de comida era provocada por problemas financieros a corto plazo, como la pérdida de trabajo o una enfermedad, todos los niños eran alimentados por igual tan pronto como los padres lograban encontrar dinero o volver a trabajar.

"Las cifras fueron realmente sorprendentes y desalentadoras. Tantas familias con ingresos bajos lo experimentaban... y eso fue antes de la gran recesión [de 2008]. Es probable que esas cifras sean incluso peor ahora", lamentó Moffitt.

Los hallazgos se publicaron hace poco como documento de trabajo de la Oficina Nacional de Investigación Económica de EE. UU.

Más información

El Servicio de Educación sobre el Hambre en el Mundo (World Hunger Education Service) ofrece más información sobre el hambre en EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad