Confusión, convulsiones: hospitalizan a personas tras tomar un fármaco veterinario para la COVID

JUEVES, 21 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Es un medicamento que algunas figuras mediáticas conservadoras han respaldado, pero tomar ivermectina para tratar o prevenir la COVID-19 podría hacer que acabe en el hospital, advierte un nuevo estudio.

El interés en el fármaco se disparó el verano pasado, mientras la variante Delta, que es altamente contagiosa, se apoderaba de Estados Unidos. Pero en lugar de proteger contra el virus, el uso del medicamento, que en general se reserva para los caballos y el ganado, ha provocado un aumento en las llamadas a los centros de control de las intoxicaciones de todo el país.

Confusión, convulsiones: hospitalizan a personas tras tomar un fármaco veterinario para la COVID

Como respuesta, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ha advertido que no se debe utilizar el fármaco, y enfatizó que ninguna forma de la ivermectina se ha aprobado para tratar o prevenir la COVID-19.

"Usted no es un caballo. Usted no es una vaca. De verdad, escuchen. Paren", tuiteó la FDA en agosto.

En el informe más reciente sobre la ivermectina, los investigadores señalaron que los efectos secundarios de tomar el fármaco pueden incluir confusión, pérdida de control del movimiento corporal ("ataxia"), debilidad, presión arterial baja, convulsiones, molestias gastrointestinales, mareo, síntomas visuales o sarpullido. Anotaron que los efectos secundarios pueden desencadenarse si se toma demasiado del medicamento o si interactúa con otros fármacos.

"Tomar demasiado es muy fácil. Lo más probable es que la mayoría de las personas que desarrollan síntomas tomaran demasiado, pero sí tuvimos a varias personas que lo tomaron durante días y semanas y que entonces desarrollaron toxicidad", comentó el investigador principal, el Dr. Robert Hendrickson, director médico asociado del Centro de Intoxicaciones de Oregón, y profesor de medicina de emergencias de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland.

"Se trata de un fármaco inusual que tiene muchas interacciones, así que aunque esté tomando la dosis recetada para otros trastornos, puede enfermar debido a las interacciones con otros medicamentos", explicó. "Usualmente es un medicamento con el que tenemos mucho cuidado".

Hendrickson explicó que la ivermectina puede acumularse en el cerebro. "Ahí se encuentra la mayor parte de la toxicidad (pierde el equilibrio, se confunde y se siente débil), ahí es donde están la mayoría de las interacciones", indicó.

Unos estudios iniciales en cultivos celulares parecían indicar que la ivermectina podría evitar que la COVID-19 entrara a las células, pero no dio resultado en los humanos, aclaró Hendrickson.

Pero los que se oponen a las vacunas contra la COVID-19 siguen publicitando al medicamento, aunque no existe ninguna prueba de que sea efectiva para la prevención o el tratamiento de la COVID-19, señaló.

En el estudio, el equipo de Hendrickson revisó las llamadas relacionadas con la ivermectina al Centro de Intoxicaciones de Oregón en agosto. En total, 21 personas reportaron efectos secundarios tras tomar el fármaco.

La mayoría de los informes fueron de personas mayores de 60 años. Once de los informes fueron de personas que tomaron ivermectina para prevenir la COVID-19. Las otras 10 tomaron el fármaco para tratar síntomas de la COVID-19.

Entre los que tomaron ivermectina, tres recibieron una receta de un médico o un veterinario, y 17 compraron versiones veterinarias del medicamento en línea. No se sabe de dónde la obtuvieron los demás.

En la mayoría de las personas, los síntomas adversos se desarrollaron en un plazo de dos horas tras tomar por primera vez una dosis alta del fármaco. En seis personas, los síntomas se desarrollaron a lo largo de varios días o semanas, tras dosis repetidas que tomaron cada dos días o dos veces por semana. Una persona también estaba tomando vitamina D para tratar o prevenir la COVID-19.

Seis de los 21 fueron hospitalizados por los efectos tóxicos de la ivermectina, y todos dijeron que tomaron el fármaco para prevenir la COVID-19, entre ellos los tres que tenían una receta para el fármaco.

De los seis hospitalizados, cuatro fueron tratados en una unidad de cuidados intensivos, y ninguno falleció. Entre los hospitalizados, los efectos secundarios adversos más comunes fueron las molestias gastrointestinales, la confusión, la ataxia, la debilidad, la presión arterial baja y las convulsiones.

Entre los que no fueron hospitalizados, los síntomas más comunes fueron las molestias gastrointestinales, el mareo, la confusión, los problemas de la vista y el sarpullido, encontraron los investigadores.

Hendrickson anotó que los efectos secundarios de la ivermectina no tienen ningún tratamiento. "Es simplemente cuestión de esperar y dar cuidados de respaldo", apuntó.

Desde agosto, los informes de efectos secundarios graves por la ivermectina han continuado, aunque no han sido igual de numerosos, dijo Hendrickson.

El Dr. Robert Glatter, médico de medicina de emergencias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, dijo que "en pocas palabras, no hay un uso clínico para recetar la ivermectina con el fin de tratar o prevenir la COVID-19. Es irresponsable, y francamente peligroso, que los profesionales de atención de la salud tan siquiera piensen en recetar la ivermectina para el tratamiento o la prevención de la COVID-19".

Aunque el medicamento quizá pueda inhibir la replicación del virus en un tubo de ensayo, según múltiples estudios y revisiones no tiene ningún valor clínico real para tratar a las personas con COVID-19, enfatizó.

"La única indicación para recetar ivermectina es para tratar una infección intestinal con parásitos, conocida como estrongiloidiasis [ascárides]. También se podría utilizar para tratar la oncocercosis [ceguera de los ríos] o como tratamiento tópico para la pediculosis [piojos] y la rosácea. En general, ha tenido un valor para tratar parásitos en las mascotas y el ganado", apuntó Glatter.

La información falsa relacionada con la ivermectina tiene el potencial de provocar graves complicaciones médicas que podrían resultar letales, advirtió. "Es esencial que el público consulte a las fuentes médicas oficiales y fiables, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. y los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. sobre los métodos validados y seguros para el tratamiento de la COVID-19", subrayó Glatter.

El informe se publicó en la edición en línea del 20 de octubre de la revista New England Journal of Medicine.

Más información

Aprenda más sobre la ivermectina y la COVID-19 en la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Robert Hendrickson, MD, associate medical director, Oregon Poison Center, professor, emergency medicine, Oregon Health and Science University, Portland; Robert Glatter, MD, emergency medicine physician, Lenox Hill Hospital, New York City; New England Journal of Medicine, Oct. 20, 2021, online

Comparte tu opinión