Con la eliminación de ciertos aceites, la margarina ahora quizá sea más saludable que la mantequilla

MIÉRCOLES, 15 de diciembre de 2021 (HealthDay News) -- La margarina ha tenido una mala reputación durante años, pero una prohibición de los aceites parcialmente hidrogenados en EE. UU. quizá la haya convertido en una opción más saludable que la mantequilla, sugiere un estudio reciente.

Antes de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) los prohibiera en 2018, la margarina contenía estos aceites, que son ricos en grasas trans y aumentan los niveles de colesterol malo (el "LDL") al mismo tiempo que reducen los niveles de colesterol bueno (el "HDL"). Comer grasa trans también aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular (ACV) y diabetes tipo 2.

Con la eliminación de ciertos aceites, la margarina ahora quizá sea más saludable que la mantequilla

"Las margarinas son una mejor opción que la mantequilla para la salud del corazón, y las margarinas en tarrinas y en tubos exprimibles son las mejores opciones", aseguró la investigadora principal, Cecily Weber, residente en dietética de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis.

El equipo del estudio "también encontró que los productos combinados de margarina y mantequilla contienen menos grasa saturada y más grasa insaturada que la mantequilla regular", añadió.

"Este es un éxito de la salud pública. Ahora, para los consumidores [de EE. UU.] resulta más fácil elegir opciones saludables para el corazón, porque ya no tienen que preocuparse de revisar las etiquetas de los productos para buscar aceites parcialmente hidrogenados con grasas trans, simplemente pueden saber que los productos no los contienen", dijo Weber.

En el estudio, que no recibió fondos de los fabricantes de margarina, Weber y sus colegas examinaron el contenido de ácidos grasos de 83 margarinas y mezclas con mantequilla parecidas a la margarina, vendidas en Estados Unidos, y las compararon con la mantequilla.

Los investigadores encontraron que, tras la prohibición, los productos mezclados de margarina y mantequilla tenían una cantidad sustancialmente más baja de grasa saturada y colesterol, en comparación con la mantequilla. Los productos tampoco contenían grasa trans artificial.

Las margarinas más suaves en tarrinas y tubos contenían menos grasa saturada que las margarinas en barra, lo que hace que sean unas opciones más saludables entre las margarinas, anotó Weber.

"Las margarinas en barra contienen más grasa saturada que las margarinas en tarrina o en tubo, lo que les permite mantenerse más firmes a temperatura ambiente", apuntó. "Pero para la salud cardiaca, las recomendaciones dietéticas actuales son que se limite el consumo de grasas saturadas".

Weber añadió que aunque las margarinas vendidas en Estados Unidos son más saludables que antes, de cualquier forma todavía se deben consumir con moderación.

"Aunque las margarinas son una mejor opción que la mantequilla para la salud del corazón, de cualquier forma se deben comer poco, ya que siguen conteniendo algo de grasa saturada y tienen una alta densidad energética, es decir, contienen altas cantidades de calorías por tamaño de porción", explicó.

El informe se publicó en una edición reciente en línea de la revista Public Health Nutrition.

Samantha Heller, nutricionista clínica sénior de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York, advirtió que en lugar de margarina o mantequilla, la opción que es de verdad más saludable es utilizar aceites vegetales.

"Independientemente de que la crema provenga de las vacas o de los químicos, lo que hace la diferencia es el contenido de grasa saturada", aseguró. "Lo que debemos limitar es la grasa saturada, esas grasas que son sólidas a temperatura ambiente, como la mantequilla, la manteca, el tocino y la grasa de pollo, y del mundo vegetal, el aceite de palma y el de coco".

Estas grasas aumentan el riesgo de inflamación, y de enfermedad cardiovascular y otras enfermedades crónicas, advirtió Heller.

"Intente utilizar más aceites que sean líquidos a temperatura ambiente, como el aceite de oliva virgen extra, los aceites de canola, aguacate, nuez, sésamo o girasol en las cremas, salsas y al cocinar", sugirió.

"Se puede dar sabor a los aceites con vinagres, especias, hierbas, y añadidos como los tomates secados al sol", dijo Heller. "Use mantequillas de frutos secos y nueces en lugar de la mantequilla para las tostadas, y aceite de oliva para las papas y las verduras. Para las recetas que necesitan grasas sólidas, por ejemplo para hornear, es adecuado utilizar una crema de origen vegetal o mantequilla".

Más información

Aprenda más sobre las grasas saturadas en la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Cecily Weber, dietetic intern, University of Minnesota School of Public Health, Minneapolis; Samantha Heller, MS, RD, CDN, senior clinical nutritionist, NYU Langone Health, New York City; Public Health Nutrition, Nov. 2, 2021, online

Comparte tu opinión