Con frecuencia, tras un ACV aparece la depresión, y las mujeres tienen un riesgo más alto

JUEVES, 11 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- El trauma y la pérdida que conlleva un accidente cerebrovascular (ACV) puede con frecuencia dejar a los sobrevivientes con una depresión a largo plazo, y las mujeres parecen tener un riesgo particular, muestra una nueva investigación.

"No previmos que el riesgo cumulativo de depresión siguiera estando tan persistentemente elevado", señaló la autora del estudio, la Dra. Laura Stein, profesora asistente de neurología de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Con frecuencia, tras un ACV aparece la depresión, y las mujeres tienen un riesgo más alto

Apuntó que, con demasiada frecuencia, "la depresión posterior al ACV no es simplemente una consecuencia pasajera de las dificultades de ajustarse a la vida tras un ACV".

En el estudio, el equipo de Stein analizó los datos de pacientes con Medicare de a partir de 65 años, que fueron hospitalizados por un ACV isquémico (más de 174,000) o un ataque cardiaco (más de 193,000) entre julio de 2016 y el 31 de diciembre de 2017. El ACV isquémico es la forma más común de accidente cerebrovascular, y ocurre cuando un coágulo de sangre bloquea el flujo sanguíneo hacia el cerebro.

A los pacientes se les siguió por un promedio de 1.5 años. Se excluyó a todos los que tenían cualquier antecedente de depresión en un periodo de seis meses antes de su ACV o ataque cardiaco.

Aunque la depresión puede afectar a cualquier paciente cardiaco, el grupo de Stein encontró que el riesgo de depresión fue más o menos un 50 por ciento más alto entre los sobrevivientes al ACV que entre los sobrevivientes a un ataque cardiaco.

La ansiedad con frecuencia tuvo un rol. Se encontró un historial de ansiedad en un 10.3 por ciento de los pacientes de ACV y en un 11.8 por ciento de los pacientes de ataque cardiaco, y los pacientes de ACV con un historial de ansiedad tuvieron casi el doble de probabilidades de desarrollar depresión que los que no tenían ansiedad, mostró el estudio.

El sexo y una edad más joven también parecieron ser importantes. Los pacientes de a partir de 75 años tuvieron un 19 por ciento menos de probabilidades de que les diagnosticaran depresión, en comparación con los pacientes más jóvenes, y las mujeres que habían sobrevivido a un ACV fueron un 20 por ciento más propensa a desarrollar depresión, en comparación con los sobrevivientes de sexo masculino.

Los hallazgos provienen de dos estudios preliminares que se presentarán más adelante este mes en la reunión anual virtual de la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular (American Stroke Association).

"La depresión tras un ACV es casi tres veces más común que en la población general, y podría afectar a hasta un tercio de los pacientes de ACV", comentó Stein en un comunicado de prensa de la asociación Stein es también neuróloga tratante de Mount Sinai y de los Centros de ACV de Mount Sinai Queens, en la ciudad de Nueva York.

Una especialista que no participó en el nuevo estudio dijo que los hallazgos se hacen eco de la experiencia de muchos pacientes.

Brittany LeMonda es neuropsicóloga sénior del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Dijo que el motivo de que el ACV sea más tendiente a conducir a la depresión que el ataque cardiaco está claro, "Los individuos que sufren un ACV también podrían experimentar una mayor discapacidad, y pérdida de autonomía, mientras que los pacientes de ataque cardiaco en general no sufren el mismo grado de cambios vitales".

Detectar a los pacientes con el mayor riesgo de depresión posterior a un ACV podría ser esencial "para unas intervenciones rápidas y unos mejores resultados", añadió.

Stein se mostró de acuerdo. "Nuestros hallazgos actuales resaltan la necesidad de una detección y un tratamiento activos de la depresión en el periodo inmediato y tiempo después de un ACV, y la importancia de evaluar la depresión posterior al accidente cerebrovascular en todos los pacientes de ACV, lo que incluye a las mujeres y a los que tienen antecedentes de enfermedad mental", planteó.

El Dr. Andrew Rogove es director de servicios del ACV del Hospital Universitario de Southside Shore en Bay Shore, Nueva York. Planteó una salvedad respecto al estudio, al anotar que "la población que se estudió tenía más de 65 años de edad. Sería interesante observar las tasas de depresión posterior al ACV en una población más joven, y evaluar si hay diferencias sexuales en la frecuencia de la depresión posterior al ACV en esa población".

Dado que los nuevos hallazgos serán presentados en una reunión médica, deben considerarse preliminares hasta que sean publicados en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Heart and Stroke Foundation ofrece más información sobre la depresión tras un ACV.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Brittany LeMonda, PhD, senior neuropsychologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Andrew Rogove, MD, PhD, medical director, Stroke Services, South Shore University Hospital, Bay Shore, N.Y.; American Stroke Association, news release, March 11, 2021

Comparte tu opinión