Con frecuencia, los pediatras son la única fuente de atención de los niños con problemas de salud mental

LUNES, 17 de abril de 2023 (HealthDay News) -- Muchos niños y adolescentes de EE. UU. afrontan la depresión y la ansiedad, y, cada vez más, los pediatras intervienen como proveedores de atención de la salud mental. Ahora, un nuevo estudio sugiere que están haciendo un buen trabajo, pero que muy pocos niños son remitidos a la psicoterapia.

Los investigadores encontraron que, en los casos en que un pediatra le recetó medicamentos para la depresión o la ansiedad a un niño, la mayoría de las veces lo hizo de forma adecuada. De los niños que luego fueron atendidos por un especialista en la salud mental, a pocos les ajustaron los medicamentos, lo que los expertos aseguran es una señal de que la receta original estaba bien.

Con frecuencia, los pediatras son la única fuente de atención de los niños con problemas de salud mental

Por otro lado, encontró el estudio, apenas un tercio de los niños a los que les recetaron un medicamento también recibieron una remisión para ver a un terapeuta.

Esto es preocupante, porque si los niños tienen unos síntomas tan sustanciales que justifican el uso de medicamentos, deberían recibir algún tipo de consejería, enfatizó Eric Butter, jefe de psicología del Hospital Pediátrico Nacional, en Columbus, Ohio.

"Una pastilla nunca le enseñó a un niño a gestionarse mejor", afirmó Butter, autor de un editorial que se publicó junto con el estudio en la edición del 17 de abril de la revista Pediatrics.

No está claro por qué solo una minoría de los niños del estudio fueron remitidos a un terapeuta. Pero Butter afirmó que sospecha que se debe a un problema nacional bien conocido: hay demasiados pocos especialistas en la salud mental pediátrica para satisfacer la demanda.

"Pienso que la cifra de un 33 por ciento quizá sería más alta si los pediatras contaran con alguien a quien remitir a las familias", planteó Butter.

La autora del estudio, la Dr. Talia Lester, se mostró de acuerdo.

"Hay una gran escasez de especialistas, y la necesidad de atención de la salud mental es inmensa", aseguró Lester, profesora clínica asistente de pediatría del desarrollo y conductual de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en California.

Debido a esto, apuntaron ambos expertos, los pediatras son necesariamente los proveedores de "primera línea" para las afecciones comunes de la salud mental, como la depresión y los trastornos de ansiedad. El nuevo estudio fue una instantánea de qué tan bien hacen este trabajo.

El equipo de Lester reunió los expedientes médicos de casi 1,700 niños y adolescentes que fueron pacientes en una red de atención primaria del área de San Francisco. Todos habían recibido una receta de un fármaco ISRS (como Lexapro, Paxil o Zoloft) para la depresión o la ansiedad. Los investigadores eligieron al azar a 110 pacientes para realizar una exploración más profunda de sus expedientes.

En general, encontró el estudio, los pediatras cumplían las directrices de tratamiento con estas recetas de ISRS. Documentaron los motivos, por ejemplo unos síntomas que empeoraban o intensos, y que los niños tuvieran problemas para funcionar en la vida diaria, lo que incluye faltar a la escuela o ya no hacer cosas de las que antes disfrutaban.

En general, los pediatras tomaron la decisión sobre las recetas solos, sin implicar a un especialista.

"Si acaso, esto indica que los pediatras están a la altura de las circunstancias", aseguró Lester.

Pero el estudio también encontró "áreas a mejorar", añadió.

Una era las visitas de seguimiento tras la receta inicial. En general, un 62 por ciento de los niños realizaron una visita de seguimiento, y en alrededor de la mitad de estas visitas no hubo un registro de que el pediatra preguntara sobre algún efecto secundario del medicamento.

Y también está la falta de remisiones a la consejería psicológica. Un tercio de los niños fueron remitidos a una forma "no especificada" de psicoterapia.

Butter apuntó al lado alentador de los hallazgos. "Los pediatras pueden identificar de forma efectiva los problemas de la salud mental, y poner a las familias en una trayectoria de tratamiento", aseguró.

Nadie espera que los pediatras sean terapeutas, apuntó Butter. Están muy ocupados, y no están entrenados para ser especialistas en la salud mental.

Pero señaló que los pediatras pueden abordar el sueño, el ejercicio y la dieta (todo lo cual es importante para la salud mental de los niños), y que deberían poder conectar a las familias con los especialistas locales en la salud mental, lo que incluye a cualquier programa escolar disponible.

El problema más amplio, la carencia de especialistas en la salud mental pediátrica, es desalentador, lamentaron ambos expertos. Incluso cuando las familias reciben una remisión, la lista de espera para una cita puede durar meses.

Aun así, dijeron, los padres deben preguntar al pediatra sobre cualquier opción adicional, aparte de los medicamentos.

"Los padres deben saber que no hay una panacea universal", apuntó Lester.

Butter enfatizó dos puntos amplios sobre cómo ayudar a los niños a gestionar los síntomas de ansiedad y depresión.

Cuando el problema es la ansiedad, dijo, los niños en general aprenden a evitar las situaciones que desencadenan el problema. Pero al hacerlo, anotó Butter, "su mundo se hace cada vez más pequeño". Entonces, ayudar a los niños a afrontar las situaciones vitales que provocan ansiedad es clave, afirmó.

Cuando los niños tienen síntomas de depresión, observó Butter, ayudarlos a "activar nuevas conductas" es importante.

La nueva conducta puede ser sencilla, anotó. "Puede ser salir a caminar antes de ver una serie en Netflix", sugirió Butter. "Es hacer algo en lugar de no hacer nada".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece recursos de salud mental para las familias.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Eric Butter, PhD, chief, psychology section, Nationwide Children's Hospital, chief, division of psychology, pediatrics, Ohio State University College of Medicine, Columbus; Talia Lester, MD, clinical assistant professor, pediatrics/developmental-behavioral pediatrics, Stanford University School of Medicine, Palo Alto, Calif.; Pediatrics, April 17, 2023, online

Comparte tu opinión