Cómo mantener a tus hijos delgados durante la cuarentena

Cómo mantener a tus hijos delgados durante la cuarentena

Muchos niños han engordado mientras están en casa por la cuarentena, y los padres deben tomar medidas para prevenir el temible aumento de peso de la cuarentena, señala una experta.

"Durante el año escolar, la mayoría de los padres confían en que las escuelas provean a sus hijos un ejercicio regular", comentó la Dra. Joyce Samuel, profesora asociada de pediatría de la Facultad de Medicina McGovern del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston (UTHealth).

"Debido a nuestra situación actual con la COVID-19, es importante que los padres se enfoquen en la salud de sus hijos, y que se aseguren de que hacen un ejercicio adecuado y tienen una nutrición adecuada para evitar la obesidad infantil", comentó Samuel en un comunicado de prensa del centro.

Si sus hijos están aprendiendo de forma remota, anotó que hay muchas aplicaciones con videos con sesiones cortas de ejercicio para hacer en casa, que en general requieren poco o ningún equipo. Otra opción es salir a diario y caminar o trotar 30 minutos.

"Siempre y cuando mantenga el distanciamiento social y permanezca con los miembros de su familia, es una forma segura de obtener algo de aire fresco y ejercicio regular", aseguró Samuel.

Otras sugerencias de ejercicio para los niños incluyen saltar a la cuerda o correr para ayudar a fortalecer los huesos, jugar a juegos como tirar a la cuerda para fortalecer a los músculos, actividades aeróbicas como andar en bicicleta o caminar para beneficiar al corazón, los deportes al aire libre, ir en patinete, jugar al pillador, y las búsquedas del tesoro en el vecindario.

Programe actividades para los niños varias veces por semana, planteó Samuel.

En cuanto a la dieta, ofrezca a los niños comidas que tengan tanto proteínas como productos agrícolas. Las frutas y las verduras congeladas son una alternativa buena y barata para los productos agrícolas frescos, siempre y cuando no contengan azúcar, jarabe ni sal añadidos.

Limite las bebidas y los refrigerios malsanos, como las papitas, las galletas, los dulces y las gominolas. Anime a los niños a beber agua en lugar de refrescos, jugos o bebidas deportivas.

"Como padres, debemos comprender que una dieta y un ejercicio saludables proveen unos grandes beneficios a las mentes y los cuerpos de los niños", apuntó Samuel. "Ahora mismo, muchos niños están estresados debido a toda la incertidumbre con la COVID-19, y hacer ejercicio con regularidad es una magnífica forma de aliviar el estrés y desarrollar unos hábitos saludables a una edad temprana".

Un sueño adecuado también es esencial para prevenir la obesidad: de ocho a 10 horas por noche para los adolescentes, y de nueve a 12 horas por noche para los niños de 6 a 12 años. Reducir el tiempo que pasan frente a pantallas también puede ayudar a reducir el riesgo de sobrepeso.

"Se ha mostrado que irse a dormir más tarde se asocia con la obesidad, de forma que guardar los dispositivos a una hora razonable y volver a un horario de sueño más típico es otra forma de combatir a la obesidad", añadió Samuel.

Comparte tu opinión