Cómo defenderse de los ataques de asma durante una pandemia

Cómo defenderse de los ataques de asma durante una pandemia
| Foto: HEALTHDAY

Las hojas caídas, las calabazas y las manzanas son señales del otoño. Y el asma también.

Los ataques de asma tienden a aumentar a principios de otoño. Durante la pandemia del coronavirus, es particularmente importante que las personas que sufren de la enfermedad sepan cómo prevenir las exacerbaciones, señala un experto pulmonar.

"Hay dos tipos distintos de exacerbaciones del asma", indicó el Dr. Pushan Jani, profesor asistente de medicina pulmonar y de la atención crítica del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston.

"En primer lugar están los que sufren de asma todo el año, y luego hay personas que tienen un asma estacional, que es desencadenado por distintos alérgenos y pólenes en el aire", dijo en un comunicado de prensa de UTHealth. "Esta época del año aumenta los ataques de asma estacional, y puede hacer que las personas que sufren de un asma persistente tengan un peor control".

Cada otoño, Jani observa un aumento significativo en las hospitalizaciones relacionadas con el asma cuando varios tipos de polen, como la ambrosía, y el moho invaden el aire.

La combinación de la pandemia de la COVID-19, el inicio de la temporada de la influenza y unos niveles altos de polen significa que las personas con asma deben protegerse para no acabar en el hospital.

Tenga suministros de cualquier medicamento o inhalador necesarios para controlar las exacerbaciones, aconsejó Jani.

Hágase una prueba de alergias. "Si no sabe qué desencadena esos ataques, hágase una prueba. Esto ayudará a determinar a qué debe estar atento para evitar un gran ataque y una posible hospitalización", observó.

Consulte los conteos de polen en los canales locales del tiempo o el Índice de Calidad del Aire (Air Quality Index, AQI). "Si sabe qué tipo de polen desencadena su asma, manténgase al día con los canales y las aplicaciones del tiempo que puedan ayudarlo a determinar si debe salir o no. Si la calidad del aire es malsana para los grupos sensible, de 101-150, el AQI recomienda que los pacientes con asma reduzcan o limiten el tiempo que pasan trabajando o haciendo actividades al aire libre", apuntó Jani.

También es importante conocer los síntomas tempranos de un ataque de asma: una falta de aire intensa, un exceso de tos, dificultades para hablar y opresión en el pecho.

"Idealmente, nos gustaría que los pacientes tuvieran un buen control de su asma todo el año", añadió Jani. "Estamos llegando a la época del año en que observamos un aumento en los casos relacionados con el asma, y todavía estamos en medio de una pandemia. Esperamos que ahora, más que nunca, los pacientes comprendan la particular importancia de tener esos desencadenantes bajo control para evitar las visitas al hospital".

Comparte tu opinión