Cómo 4 ciudades de EE. UU. ayudaron a ralentizar la propagación del coronavirus

Cómo 4 ciudades de EE. UU. ayudaron a ralentizar la propagación del coronavirus

MARTES, 14 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Las órdenes de confinamiento en casa y otras medidas de distanciamiento social han evitado que las personas salgan en cuatro ciudades clave de EE. UU., lo que probablemente haya mitigado la propagación de la COVID-19, informan las autoridades de salud federales.

El número de personas que salen de sus hogares se redujo gradual pero persistentemente a medida que las autoridades cerraron las escuelas, restaurante y bares en la ciudad de Nueva York, Nueva Orleáns, San Francisco y Seattle, según un estudio publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"El informe de los CDC muestra que cuando se implementaron medidas sucesivas de mitigación, los individuos tendieron a seguirlas", comentó el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore.

El porcentaje de personas que salían de casa en cada una de las cuatro ciudades comenzó en alrededor de un 80 por ciento, pero esto se redujo a medida que las autoridades añadieron órdenes diseñadas para promover el distanciamiento social.

La movilidad se redujo cada vez que se emitió una nueva orden de distanciamiento social, comenzando con las prohibiciones de las reuniones masivas, luego los cierres de los restaurantes y las escuelas, y por último las órdenes de confinamiento en casa. El 1 de abril, el porcentaje de las personas que salían de casa era del 42 por ciento en la ciudad de Nueva York, del 47 por ciento en San Francisco, del 52 por ciento en Seattle y del 61 por ciento en Nueva Orleáns.

Incluso mejor, mientras más medidas de distanciamiento social se añadían, "hubo una reducción contemporánea en el cambio de porcentaje en el promedio de tres días de los casos nuevos, lo que sugiere que podría haber ocurrido un efecto positivo", señaló Adalja.

Dirigidos por Kathleen Ethier, directora de la fuerza de trabajo de mitigación comunitaria para la respuesta a la COVID-19 de los CDC, los investigadores monitorizaron la movilidad comunitaria en cada una de las cuatro ciudades usando datos de los teléfonos celulares que muestran cuándo un dispositivo no se ha movido más de 500 pies (152 metros) de su ubicación nocturna usual.

Entonces, los investigadores crearon una cronología que mostraba cómo las medidas del distanciamiento social se implementaron en las ciudades, y cómo esas medidas afectaron tanto al número de personas que salían de casa como a los conteos diarios y cumulativos de pacientes con la COVID-19.

Las declaraciones iniciales de emergencia en los estados donde se ubican las ciudades no hicieron mucho por animar a las personas a quedarse en casa, mostró el estudio.

Pero en los días posteriores, las ciudades fijaron límites respecto a las reuniones masivas, y cerraron las escuelas, luego cerraron los restaurantes y bares, prohibieron las visitas a los centros de atención a largo plazo, y por último emitieron órdenes de confinamiento en casa.

Nueva Orleáns fue incluso más allá que otras ciudades, al emitir un toque de queda en varios de sus ocho distritos.

Con cada medida sucesiva, el porcentaje de personas que salían de casa siguió declinando, al igual que el porcentaje promedio de los conteos de casos de la COVID-19.

"Este análisis sugiere que las políticas para aumentar el distanciamiento social cuando los conteos de casos están aumentando pueden ser una herramienta importante para las comunidades, dado que los cambios en la conducta resultan en una reducción en la propagación de la COVID-19", concluyeron los investigadores en el trabajo, que se publicó el 13 de abril en la revista de los CDC, Morbidity and Mortality Weekly Report.

Estudios como este serán importantes para conformar la estrategia para reabrir esas ciudades, y a Estados Unidos en general, una vez la curva de la COVID-19 se haya aplanado, además de planificar la respuesta futura en las áreas metropolitanas que todavía no han sido afectadas por el coronavirus, planteó Adalja.

"Creo que es importante desentrañar cuáles medidas de distanciamiento social tienen el mayor impacto respecto a la transmisión de la enfermedad, con el fin de dar el tamaño correcto a las respuestas en otras áreas geográficas", añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión