Comer pescado podría mantener al cerebro agudo

JUEVES, 4 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Las personas mayores que comen pescado un par de veces por semana podrían estarle haciendo un favor a sus cerebros.

Una nueva investigación sugiere que el pescado, incluso en cantidades moderadas, ayuda a prevenir la enfermedad vascular que podría en última instancia conducir a la demencia.

Comer pescado podría mantener al cerebro agudo

"Estudios anteriores, que incluyen al trabajo de nuestro equipo en Francia y otros en EE. UU., han reportado unas asociaciones protectoras de comer pescado contra el deterioro cognitivo y el riesgo de demencia en la vejez", señaló la autora principal del estudio, Aline Thomas.

Su nueva investigación encontró que entre los adultos sanos de a partir de 65 años "dos o más porciones de pescado por semana podrían proteger al cerebro de las lesiones vasculares, antes de que aparezcan señales obvias de demencia", apuntó Thomas.

Pero hubo una salvedad: solo se observó un efecto protector entre los adultos mayores que tenían menos de 75 años.

Thomas es estudiante doctoral del Centro de Investigación en Salud de la Población de Burdeos de la Universidad de Burdeos, en Francia.

En la edición del 3 de noviembre de la revista Neurology, Thomas y sus colaboradores reportaron los resultados de los escáneres cerebrales realizados a más de 1,600 hombres y mujeres de a partir de 65 años, con una edad promedio de 72 años. Ninguno de los participantes tenía antecedentes de demencia, accidente cerebrovascular o enfermedad cardiaca.

En los escáneres se examinaron tres señales características de la enfermedad vascular. Los escáneres revelaron que en un 2 por ciento de los pacientes había pequeñas lesiones cerebrales, que había cavidades cerebrales en un 8 por ciento, y acumulación de fluido en el tejido cerebral en un 6 por ciento.

Aunque las tres cosas se pueden desarrollar mucho antes de que haya señales obvias de demencia, todas se han vinculado con un aumento a largo plazo en el riesgo de demencia y un deterioro general de la agudeza mental.

Al mismo tiempo, se preguntó a los participantes sobre sus dietas, y cuánto pescado (incluyendo salmón, atún o sardinas) consumían cada semana.

En promedio, el grupo consumía pescado más o menos dos veces por semana.

El equipo de la investigación comparó entonces el desarrollo de las lesiones y cavidades y la acumulación de fluido en el cerebro con los hábitos de consumo de pescado de cada participante.

El resultado fue que se citó enfermedad vascular (que puede afectar al flujo de sangre en el cerebro) en apenas un 18 por ciento de los que comían pescado cuatro veces por semana, y en un 23 por ciento de los adultos mayores menores de 75 años que consumían pescado tres veces por semana.

Al contrario, casi un tercio de los que no comían pescado habían desarrollado marcadores clave de la enfermedad vascular.

Los autores del estudio enfatizaron que sus hallazgos resaltan una asociación, y que en realidad no prueban que comer pescado pueda prevenir el inicio de la demencia.

Aun así, ¿por qué no se observó una asociación de este tipo en las personas de a partir de 75 años?

"Los motivos de esta especificidad todavía no están claros", dijo Thomas. "Una hipótesis es que el consumo de pescado podría ser más beneficioso en las etapas más tempranas del proceso de la enfermedad, y por tanto entre los participantes más jóvenes".

Pero, añadió, si se sostienen en investigaciones posteriores, los hallazgos podrían en última instancia proveer "una estrategia preventiva potencialmente sencilla y barata" para ayudar a los adultos mayores a tener una ventaja en el control del riesgo de demencia.

Los hallazgos tienen sentido para Lona Sandon, directora de programa del departamento de nutrición clínica de la facultad de profesiones de la salud del Centro Médico del Suroeste de la UT, en Dallas.

Esto "no es una sorpresa", aseguró Sandon.

"El cerebro requiere grasas omega 3 que se encuentran en el salmón y en las sardinas para desarrollarse y mantenerse sano a lo largo de la vida", explicó Sandon, y anotó que el tejido cerebral está conformado por estas grasas saludables. "Los omega 3 son igual de importantes para la salud del cerebro y para promover unos vasos sanguíneos limpios que para la salud del corazón".

Los adultos mayores no son los únicos que obtienen un beneficio significativo para la salud, añadió Sandon, que enfatizó que "la necesidad de grasas saludables comienza en la infancia para un crecimiento y un desarrollo cerebral adecuados".

Su consejo es que "no es necesario esperar. Comience a comer pescado y otras fuentes de omega 3, como las nueces y las semillas de linaza, ahora. Y para promover la salud y la longevidad con una mente en pleno uso de sus facultades, comience pronto a comer pescado graso, y cómalo con frecuencia".

Más información

Aprenda más sobre el vínculo entre la salud del cerebro y el pescado en la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Aline Thomas, PhD student, Inserm U1219, Bordeaux Population Health Research Center, Bordeaux University, France; Lona Sandon, PhD, RDN, LD, program director and associate professor, department of clinical nutrition, school of health professions, UT Southwestern Medical Center, Dallas; Neurology, Nov. 3, 2021

Comparte tu opinión