Frente a la conmoción cerebral, no abandonar la actividad física

Frente a la conmoción cerebral, no abandonar la actividad física
| Foto: ISTOCK

Los niños y adolescentes que sufren una conmoción cerebral relacionada con el deporte deben reducir, pero no eliminar, la actividad física y mental en los días tras la lesión, señala un informe de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP).

"Sin duda alguna los deportistas deben hacer un descanso inmediato del juego tras una conmoción, pero encontramos que, durante el proceso de recuperación, lo mejor es animar a que tengan una cantidad razonable de actividad, por ejemplo caminar a paso vivo", afirmó en un comunicado de prensa de la AAP el autor principal del informe, el Dr. Mark Halstead.

"Los estudiantes no deben dejar de ir a la escuela durante un periodo prolongado, aunque deben trabajar con los maestros para reducir el trabajo académico. Se trata de decisiones individuales que las familias deben conversar y evaluar con el médico de su hijo", aconsejó.

Halstead es profesor asociado de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

No hay investigaciones que muestren que el uso de dispositivos electrónicos, como las computadoras, la televisión, los videojuegos o los mensajes de texto planteen un riesgo para los niños y adolescentes tras una conmoción. De hecho, prohibirles a los niños que usen dispositivos electrónicos podría conducir a sentimientos de aislamiento social, ansiedad o depresión, según el informe.

El informe, la primera actualización de la academia sobre el protocolo para las conmociones en ocho años, dijo que entre 1.1 y 1.9 millones de niños y adolescentes son tratados por conmociones recreativas o relacionadas con el deporte cada año en Estados Unidos, pero que es probable que el número sea más alto.

"Aunque más familias, médicos y entrenadores son conscientes de los riesgos para la salud de un golpe en la cabeza, y se están reportando más conmociones, nos siguen preocupando los jugadores que intentan hacerse los fuertes y no buscar ayuda", comentó Halstead.

"Sabemos a partir de las encuestas que muchos deportistas de secundaria siguen jugando tras una lesión en la cabeza por el miedo de que no les permitan volver al campo", explicó.

Una gestión efectiva de las conmociones puede reducir el periodo de recuperación, el riesgo de síntomas y complicaciones a largo plazo, según el informe, que aparece en la edición en línea del 12 de octubre de la revista Pediatrics.

El fútbol americano, el lacrosse, el hockey sobre hielo y la lucha conllevan los riesgos de conmoción más altos para los chicos. El fútbol, el lacrosse, el hockey sobre hierba y el básquetbol plantean los mayores riesgos para las chicas, señalaron los autores del estudio.

La mayoría de niños y adolescentes se recuperan de los síntomas de conmoción en un plazo de cuatro semanas tras su lesión, según el informe.

Más información

El Consejo Nacional de Seguridad ofrece más información sobre las conmociones cerebrales en niños y adolescentes.

Comparte tu opinión