Casi la mitad de los estadounidenses quieren vacunarse contra la COVID lo antes posible, y la cifra aumenta desde diciembre: encuesta

MIÉRCOLES, 27 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Casi la mitad de todos los estadunidenses desean ponerse la vacuna contra la COVID-19 lo antes posible, sugiere una encuesta reciente.

Ese porcentaje es incluso más alto entre los que conocen a alguien que ya se ha vacunado.

Casi la mitad de los estadounidenses quieren vacunarse contra la COVID lo antes posible, y la cifra aumenta desde diciembre: encuesta

"Quizá ver a un vecino, amigo o familiar que se vacuna sin ningún efecto adverso sea más importante que cualquier mensaje", planteó Drew Altman, presidente y director ejecutivo de la Kaiser Family Foundation (KFF), que realizó la encuesta. "Esto provee esperanzas de que la confianza en la vacuna aumente con el tiempo".

Las personas encuentran que los mensajes que promueven a la efectividad de las vacunas y prometen una vuelta a la normalidad son convincentes, pero cuando escuchan sobre las reacciones alérgicas y los efectos secundarios, se desaniman, según los encuestadores.

El deseo de vacunarse está aumentando en todos los grupos de edad, pero los republicanos y los residentes de las zonas rurales siguen siendo los más renuentes.

La encuesta, realizada entre más de 1,500 adultos del 11 al 18 de enero, y que aparece en la edición del 27 de enero de la publicación de la KFF COVID-19 Vaccine Monitor, encontró que un 47 por ciento de los estadounidenses quieren vacunarse lo antes posible o ya se han vacunado. Esta cifra es mucho más alta que el 34 por ciento del público que dijo que deseaba vacunarse en diciembre.

Un 31 por ciento adicional dicen que desean "esperar hasta que haya estado disponible durante un tiempo para ver cómo funciona en los demás".

Pero un 20 por ciento se muestran más renuentes a vacunarse, entre ellos un 7 por ciento que solo se vacunarán "si el trabajo, la escuela u otras actividades lo requieren", y un 13 por ciento que dicen que "sin ninguna duda no" se pondrán la vacuna, encontró la encuesta.

La raza y la política tienen un rol

El número de los que se han vacunado o desean vacunarse lo antes posible ha aumentado entre los adultos negros, hispanos y blancos.

Entre los participantes blancos, un 53 por ciento son más propensos a querer vacunarse que participantes negros (un 35 por ciento) y participantes hispanos (un 42 por ciento).

Más personas negras (un 43 por ciento) y personas hispanas (un 37 por ciento) son propensas a decir que "esperarán a ver" antes de vacunarse que personas blancas (un 26 por ciento).

Las personas blancas (un 51 por ciento) son más propensas que los adultos negros (un 38 por ciento) o los adultos hispanos (un 37 por ciento) a haberse vacunado o a conocer a alguien que se haya vacunado, y los que tienen unos ingresos de al menos 90,000 dólares tienen casi el doble de probabilidades que los que tienen unos ingresos inferiores a 40,000 dólares a decirlo (un 65 frente a un 33 por ciento).

"Muchas personas sienten claramente que necesitan más información antes de ponerse en fila para una vacuna, y que lo que escuchan (positivo o negativo, verdadero o falso) podría influir en lo que al final hagan", señaló en un comunicado de prensa de la KFF Mollyann Brodie, vicepresidenta ejecutiva de la fundación. "A muchos les preocupan los efectos secundarios y las reacciones adversas potenciales, sobre todo a los adultos negros e hispanos, lo que presenta tanto una dificultad como una oportunidad para las iniciativas de alcance y educación".

La afiliación a un partido político también influyó en las opiniones sobre las vacunas. Los demócratas y los independientes mostraban más entusiasmo por la vacuna, mientras que las opiniones de los republicanos no han cambiado desde diciembre.

Entre los trabajadores de la atención de la salud, un 32 por ciento afirman que han recibido al menos la primera dosis de una vacuna, y un 26 por ciento desean vacunarse lo antes posible. Pero un 28 por ciento desean esperar a ver qué pasa antes de vacunarse, un 5 por ciento solo se la pondrían si es obligatorio, y un 9 por ciento no se vacunarían.

Conocer a alguien que se vacunó es un potente persuasor

Las personas que conocen a alguien que se ha vacunado son más propensas a querer vacunarse.
Por ejemplo, un 52 por ciento de los que desean vacunarse lo antes posible conocen a alguien que ya ha recibido una dosis, en comparación con un 29 por ciento de los que solo se la pondrían si es obligatorio y un 36 por ciento de los que sin duda no se la pondrán.

Entre los que aún no se han vacunado, un 57 por ciento dijeron que se vacunarían si escucharan que tiene una "alta efectividad" para la prevención de la COVID-19, mientras que un 54 por ciento se vacunaría si la vacuna ofreciera "la forma más rápida de que la vida vuelva a la normalidad".

Y un 46 por ciento afirman que les gustaría vacunarse si escucharan que "millones de personas ya se han vacunado de forma segura" y que la vacuna es necesaria para "volver la economía de EE. UU. a la normalidad".

Los mensajes que hacen que las personas digan que sería menos probable que se vacunen incluyen la información sobre las reacciones alérgicas graves (un 39 por ciento), o los efectos a corto plazo como la fiebre o el dolor (un 33 por ciento).

Además, un 68 por ciento dijeron que les preocupan los efectos a largo plazo de la vacuna, los efectos secundario potencialmente graves (un 59 por ciento), y si las vacunas son tan seguras (un 55 por ciento) y efectivas (un 53 por ciento) como se afirma.

Y un 31 por ciento de los que no se han vacunado están preocupados respecto a contraer la COVID-19 de la vacuna. Esa preocupación es mayor entre las personas negras (un 54 por ciento) y las personas hispanas (un 50 por ciento).

Los encuestados negros y los hispanos son más propensos que los blancos a estar preocupados sobre otros efectos adversos.

Más información

Aprenda más sobre las vacunas contra la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Kaiser Family Foundation, news release, Jan. 27, 2021

Comparte tu opinión