Casi 20 años más tarde, las tasas de cáncer son más altas entre el personal de respuesta del 11/9

Casi 20 años más tarde, las tasas de cáncer son más altas entre el personal de respuesta del 11/9

MARTES, 14 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Casi dos décadas después de que los terroristas atacaran a las Torres Gemelas de Nueva York, ciertos tipos de cáncer atacan a los policías y a los trabajadores de recuperación que salvaron vidas, recuperaron los cuerpos y limpiaron los escombros.

Este grupo particular del personal de respuesta parece tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de tiroides, leucemia y cáncer de próstata, además de un riesgo general ligeramente elevado de cáncer, informan los investigadores.

Pero "no hay evidencias de una epidemia de cáncer. Hay evidencias de un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer entre el personal de respuesta expuesto en las Torres Gemelas", señaló el autor principal, Moshe Shapiro, bioestadístico de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Los programas federales de EE. UU. ofrecen una atención continua a los distintos tipos de trabajadores de rescate que acudieron a la Zona Cero, añadieron los investigadores.

En los ataques de 2001, los terroristas estrellaron dos aviones comerciales contra las Torres Gemelas, provocando que ambos rascacielos se cayeran en cuestión de horas.

El nuevo estudio se enfocó en los casi 29,000 miembros del Programa de Salud de las Torres Gemelas (WTC Health Program) que pertenecen a la Cohorte de Personal General de Respuesta, un grupo compuesto sobre todo por policías y trabajadores de recuperación, dijo Shapiro. Los bomberos pertenecen sobre todo a un grupo distinto que se está estudiando.

Usando datos de registros estatales del cáncer, Shapiro y sus colaboradores monitorizaron la salud de esos trabajadores de la Zona Cero hasta 2013.

Encontraron que los miembros del personal de respuesta tenían un riesgo de cáncer de tiroides que era de más del doble que el de la población general.

Su riesgo de leucemia era un 41 por ciento más alto, y su riesgo de cáncer de próstata era un 25 por ciento más alto, mostraron los resultados. Su riesgo general de cualquier tipo de cáncer era un 9 por ciento más alto que el de la población general.

"En esa nube de polvo había muchas cosas distintas, muchas de las cuales se sabe que son nocivas", comentó el coautor del estudio, el Dr. Henry Sacks, profesor de salud ambiental y salud pública de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai.

El estudio aparece en la edición del 14 de enero de la revista JNCI Cáncer Spectrum.

El riesgo encontrado en este estudio "no es para nada sorprendente", aseguró el Dr. Leonidas Platanias, director del Centro Oncológico Integral Robert H. Lurie de la Universidad de Noroeste, en Chicago.

"Algunos tipos de cáncer tardan más en desarrollarse, así que podríamos ver incluso más en el futuro, a medida que pase el tiempo", indicó Platanias.

Pero los investigadores no encontraron ningún vínculo entre el riesgo de cada persona y el número de días que estuvo en la zona ni la cantidad de polvo a la que se expuso, apuntó Shapiro.

Susan Gapstur, vicepresidenta sénior de investigación conductual y epidemiológica de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), dijo que "el riesgo elevado de todos los tipos de cáncer y de cáncer de próstata reportado en este estudio se debe considerar con precaución". Ella y Platanias no participaron en el estudio, pero revisaron los hallazgos.

"Como los autores aclararon, las diferencias en la edad, el sexo, la raza/etnia, el estatus de tabaquismo y otros factores entre los grupos expuestos y no expuestos lo explicaban", observó Gapstur.

Shapiro dijo que aunque es difícil decir qué podría estar aumentando el riesgo de cáncer de tiroides, el benceno se ha vinculado estrechamente con el riesgo de leucemia.

"Hay muchas evidencias de un vínculo entre la exposición al benceno y la leucemia mieloide aguda", dijo Shapiro. "El benceno es uno de los principales compuestos del combustible para aviones, y fue una de las exposiciones en la zona".

Sacks anotó que "observamos que el cáncer en general parece estar aumentando, y que ahora, casi 20 años más tarde, sigue siendo un problema".

El personal de respuesta de la Zona Cero sigue aprovechando la atención de salud ofrecida mediante programas federales como el Programa de Salud de las Torres Gemelas, aseguró Sacks.

Además de algunos tipos de cáncer, los miembros del personal de respuesta también parecen tener un mayor riesgo de enfermedad pulmonar, enfermedad cardiaca, trastorno por estrés postraumático (TEPT) y otras enfermedades, advirtió Sacks.

Además de una monitorización regular de la salud, los trabajadores de la Zona Cero deben reducir su riesgo de enfermedad general aumentado al seguir un estilo de vida saludable, recomendó Platanias.

"Por ejemplo, si se expuso y es fumador, el riesgo es más alto", añadió Platanias. "Sería importante modificar cualquier otro factor de riesgo".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre el Programa de Salud de las Torres Gemelas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión