Casi 1 de cada 5 estadounidenses sigue una dieta 'especial'

Casi 1 de cada 5 estadounidenses sigue una dieta 'especial'

MIÉRCOLES, 4 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- Sin duda, ha oído a sus amigos lamentarse de que no pueden comer pan porque siguen la dieta cetogénica, o quizá la paleo, o un plan bajo en carbohidratos, o tal vez no están comiendo gluten. Mantenerse al día es difícil.

Esto se debe a que muchos estadounidenses están siguiendo una dieta especial. Cualquier día dado, alrededor de uno de cada seis estadounidenses reporta que come una dieta "especial", encuentra un nuevo estudio del gobierno de EE. UU.

Una dieta especial podría ser una dieta para perder peso o que busque mejorar la salud, por ejemplo una dieta baja en carbohidratos para una persona con diabetes, o evitar el gluten en una persona que sufra de enfermedad celíaca.

"Alrededor de la mitad de los adultos de EE. UU. tienen una enfermedad crónica relacionada con la dieta, como la enfermedad cardiovascular, la hipertensión o la diabetes tipo 2. Las dietas especiales son una forma en que los adultos previenen, tratan y gestionan esas enfermedades", escribió el equipo de investigación, dirigido por el Dr. Bryan Stierman, del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de EE. UU.

Pero si usted está sano y no tiene una enfermedad crónica, probablemente no necesite una dieta especial, apuntó la dietista registrada Liz Weinandy, que trabaja en el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus.

Aunque necesite perder peso, como muchos estadounidenses, "las dietas en general no funcionan", advirtió Weinandy. "Las dietas en general no conducen al éxito a largo plazo, porque no producen cambios en la conducta. Es mejor observar sus patrones generales de alimentación: ¿Come muchos alimentos altamente procesados? ¿Come muchas frutas y verduras? Y, entonces, intente desarrollar unos patrones más saludables", aconsejó.

"Es probable que no sea la respuesta que la mayoría de las personas desean escuchar. Tal vez parezca demasiado general, decir que sigan un patrón saludable, que coman sobre todo frutas, verduras y granos integrales al mismo tiempo que evitan comer un demasiados alimentos procesados. Las personas quizá estén buscando unas normas y directrices más específicas para seguirlas. Y la multimillonaria industria de las dietas las provee", dijo Weinandy.

El estudio encontró que más de un 9 por ciento de los estadounidenses de a partir de 20 años llevaban una dieta para bajar de peso o baja en calorías. Poco más de un 2 por ciento dijeron que estaban siguiendo una dieta para la diabetes, y un 2 por ciento adicional comían una dieta baja en calorías. Casi un 2 por ciento reportaron que comían una dieta baja en grasa o baja en colesterol.

En total, un 17 por ciento de los estadounidenses dijeron que estaban siguiendo una dieta especial en cualquier día dado durante 2017 y 2018. Esto es un aumento respecto a un 14 por ciento en 2007 y 2008.

Durante 2015 a 2018, las mujeres tuvieron ligeramente más probabilidades que los hombres de decir que estaban siguiendo una dieta especial.

Las personas blancas fueron el grupo racial o étnico más propenso a seguir una dieta especial (un 18 por ciento). Alrededor de un 16 por ciento de los hispanos dijeron que habían seguido una dieta especial, seguidos de cerca por alrededor de un 15 por ciento de los adultos negros y asiáticos.

Katrina Hartog, una dietista registrada, es gerente de nutrición clínica del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. Afirmó que "aunque los datos y la información presentados en el informe pueden resultar útiles para notar que los adultos están haciendo el intento de seguir dietas especiales que pueden en última instancia modificar su riesgo de enfermedad crónica, todavía se necesita más información para sacar cualquier conclusión importante".

Hartog afirmó que la palabra dieta en general se refiere a un "programa de alimentación temporal y restrictivo para perder peso".

Como Weinandy, Hartog también comentó que las dietas tienden a ofrecer beneficios solo temporales.

"Las dietas muy bajas en calorías o de moda son difíciles de mantener, y las personas con frecuencia recuperan el peso. Piense en deshacerse de la mentalidad de perder peso, y enfocarse en los cambios en el estilo de vida. El cambio en el estilo de vida consiste en adoptar unos hábitos generales saludables que fomenten un control de peso y una salud a largo plazo", anotó Hartog.

Pero no todo el que sigue una dieta especial lo hace para perder peso. Weinandy aseguró que hay personas que necesitan seguir unas dietas más restringidas por su salud. Apuntó que las dietas cetogénicas pueden ser útiles para las personas con epilepsia. Las personas con enfermedad celíaca o una intolerancia al gluten deben evitar la proteína del trigo. Las personas que son alérgicas a ciertos alimentos deben evitar comerlos, y las personas con el síndrome de intestino irritable con frecuencia se benefician de eliminar ciertos alimentos de su dieta.

Weinandy dijo que lo mejor es trabajar con un dietista para asegurarse de no eliminar por completo a unos nutrientes importantes de su dieta.

El estudio se publicó en la edición del 3 de noviembre de la revista de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., NCHS Data Brief.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece consejos sobre cómo comer bien sin hacer dieta.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Liz Weinandy, RD, MPH, Ohio State University Wexner Medical Center, Columbus; Katrina Hartog, RD, clinical nutrition manager, Lenox Hill Hospital, New York City; NCHS Data Brief, Nov. 3, 2020, online

Comparte tu opinión